Registro de empresa

¿Qué es el termosifón y cómo funciona?

Cada vez más personas en España recurren a la energía solar para sus electrodomésticos. De esta forma consiguen una energía barata, sostenible y respetuosa con el medio ambiente perfecta para el lugar en el que viven. El sistema de agua caliente sanitaria por termosifón (o termosifón ACS) está causando furor entre los consumidores españoles. Muchos ven disminuir sus facturas de combustible sin renunciar al confort. El termosifón también les permite acceder a un tipo de energía inagotable, que no está ligada a intereses económicos, con las molestas variaciones en el precio para los consumidores, y que además les permite sentir que contribuyen a cuidar el planeta. Si estás buscando una alternativa al calentador de gas o al termo eléctrico que sea ecológica y económica, el termosifón ACS es la opción adecuada para ti. Pero ¿sabes lo que es y cómo funciona?
Menú de contenidos:

termosifón

Fuente de la imagen: Contenidosclick.com

¿Qué es el termosifón solar de agua caliente sanitaria?

Se llama termosifón solar al sistema que funciona según el intercambio de agua por temperatura calentada por energía solar. Se basa en las reglas físicas que rigen la densidad del agua. Estas reglas provocan movimientos en masas de agua de distintas temperaturas. Puede parecer un poco complicado, pero en realidad es muy sencillo. El agua tiene una densidad distinta dependiendo de la temperatura que tenga. Por así decirlo, pesa más o menos. El agua caliente pesa menos que el agua fría. Esto hace que, en un circuito de agua cerrado, si aplicamos calor a una parte del circuito (por ejemplo, mediante un panel solar térmico), el agua caliente tenderá a subir, el agua fría bajará para ocupar ese hueco y pondremos esa agua en movimiento. Y en esta ley física se basa el sistema de agua sanitaria calentada por termosifón solar.

Volver al menú de contenidos

¿Para qué sirve el termosifón ACS?

El termosifón solar nos permite calentar el agua de manera natural, gracias a la energía solar. Pero además no necesitamos complejos mecanismos, como bombas, para que el agua caliente fluya hacia las tuberías de agua caliente de nuestro hogar. La simple física de la temperatura del agua hace que el agua que han calentado las placas solares circule por el interior del termosifón ACS hasta llegar al sistema de tuberías de la vivienda. De esta forma, nos ahorramos el despilfarro de energía que supondría tener una bomba en funcionamiento que moviera el agua por el interior del termosifón ACS y conseguimos optimizar recursos y ahorrar en nuestras facturas.

Esto convierte el termosifón solar en una estupenda alternativa a los calentadores de agua más convencionales, como el calentador de gas o el termo eléctrico. No solo ahorraremos en la energía que requeriría tener en funcionamiento una bomba, sino que el combustible térmico que utilizaremos será energía solar, que es mucho más segura, ecológica y barata.

Volver al menú de contenidos

¿Cómo funciona el termosifón ACS?

Un sistema termosifón ACS tiene un funcionamiento muy sencillo. El sistema tiene dos circuitos de agua independientes, uno conectado a una cámara, o acumulador, en la que se calienta el agua y el otro a un panel solar térmico. El panel solar térmico está conectado a un sistema de tuberías ACS, dentro de las cuales hay agua. Este sistema de tuberías se coloca de manera que haya una inclinación para crear una desnivelación entre el punto más alto y el punto más bajo. Por lo tanto, los paneles solares estarían en la parte más baja, para que, al calentar el agua de la parte inferior, esta suba y provoque el movimiento de aguas.

termosifón ACS

Fuente de la imagen: ©dreampicture - Fotolia.com

La parte más alta del circuito ACS solar está en contacto con la cámara, conectada al otro circuito de agua (el agua que acabará en tu sistema de tuberías. Cuando los paneles solares calientan el agua del sistema ACS solar, el agua caliente entra en contacto con la cámara. Como esa agua está caliente, calienta la cámara. Esto hace que a su vez el agua de su interior se caliente. La cámara está conectada en su parte inferior a una entrada de agua fría y en la superior a una de agua caliente. Cuando el agua dentro de la cámara se calienta, sube y accede a la tubería de agua caliente. Y de esa forma fluye hacia el sistema de tuberías de tu hogar.

Volver al menú de contenidos

Tipos de termosifón ACS

Para adecuarse a cada tipo de vivienda, se han desarrollado distintos sistemas de termosifón solar. A continuación te explicamos las diferencias entre ellos.

  • Termosifón ACS sin intercambiador (o sistema directo): se llama así por el flujo directo del agua. El agua fría llega hasta la cámara en la que se calienta y se acumula ahí. Cuando se abre un grifo de agua caliente, esta fluye desde la cámara del acumulador hasta el grifo abierto. Es decir, el flujo de agua hacia el termosifón ACS funciona solo cuando se activa un grifo que requiere agua caliente. Cuando está desactivado, el agua permanece estática en el acumulador. El agua que recibe la acción calorífica del panel solar tiene un recorrido corto y cíclico.
  • Termosifón ACS con intercambiador: este sistema se utiliza cuando la cámara del acumulador tiene que estar dentro de casa. En este caso, las tuberías del sistema cerrado que reciben directamente el calor del sol fluyen a lo largo de las casas hasta un acumulador de interior. Ahí calientan continuamente el agua de su interior, de manera que esté disponible para su uso.
  • Termosifón ACS con circulación forzada: es el sistema de termosifón ACS que se utiliza cuando, por particularidades de la casa, el agua no puede fluir de manera natural. Se llama circulación forzada porque hace uso de una bomba que obliga al agua del sistema cerrado de tuberías a subir hasta el panel solar térmico. Aunque sigue siendo más eficiente energéticamente que otros tipos de calentadores, al hacer uso de la energía solar para calentar el agua, lo cierto es que sí hay un gasto extra de energía en mantener el agua del circuito cerrado en movimiento mediante una bomba.

Volver al menú de contenidos

Características del termosifón ACS

Sea cual sea el sistema de termosifón que utilices, debe tener en cuenta que un termosifón necesita varias características para funcionar. Debe haber varios niveles de altura para que el agua fluya con los cambios de temperatura. Además, el punto de calor (en este caso, las placas solares) debe estar en el punto inferior. De esta forma, cuando el agua se caliente desde abajo, se creará el flujo de agua caliente y fría. Y esto pone el sistema en funcionamiento.

Cualquier sistema de termosifón ACS debe tener, al menos, cuatro partes esenciales: un circuito cerrado de agua, un circuito abierto de agua, un acumulador y un panel solar térmico. El acumulador es una parte del calentador de agua solar imprescindible, pues es ahí donde se almacena el agua caliente. El panel solar térmico es la clave para que el agua del circuito de agua cerrado se caliente. Así se transmite el calor al acumulador y al agua que llegará a tus grifos.







Termosifón solar

  • Componentes

Circuito cerrado de agua

Circuito abierto de agua

Panel solar térmico

Cámara del acumulador

  • Capacidad en litros

150 litros

200 litros

300 litros

  • Tipos de termosifón solar

Termosifón solar sin intercambiador

Termosifón solar con intercambiador

Termosifón solar con circulación forzada

Volver al menú de contenidos

¿Desde cuándo está disponible en España?

En todos los países mediterráneos, dada la cantidad de días de intensa luz solar de los que disfrutan, el sistema de energía solar fotovoltaica más utilizado es el termosifón solar. Estos sistemas eran muy utilizados en España durante los años 70 y 80, aunque después sufrieron una caída. Posiblemente esto se deba a un abaratamiento en otros tipos de energía basada en combustibles fósiles. También a la escasa fiabilidad de los sistemas de energía solar fotovoltaica de la época.

Sin embargo, el uso de energías renovables se retoma a finales de los años 90. La subida del precio del combustible fósil se une a una preocupación cada vez mayor por el calentamiento global y el uso de energías limpias y renovables. Esto hace que se retome el interés por el termosifón solar. La llegada de un sistema de termosifón solar del que derivarán los actuales llega de manos de un grupo austriaco en 2012. A partir de ahí, la población española se ha ido dando cuenta de las increíbles ventajas de este sistema de calentamiento de agua sanitaria. A la vez, han ido mejorando los sistemas e incorporándolos a sus viviendas.