Registro de empresa

Termo eléctrico: tipos, sistemas y funcionamiento

El termo eléctrico es una gran alternativa para disponer de agua caliente a la temperatura idónea y de manera instantánea en el hogar siempre que lo necesites. Pero ¿cómo funcionan?, ¿qué tipos hay? y ¿cuál es su consumo medio?. En este artículo te explicamos todo lo que tienes que saber sobre el termo eléctrico, sus beneficios y en qué aspectos hay que prestar más atención para poder elegir el termo eléctrico más adecuado a las necesidades de tu vivienda.
Menú de contenidos:

Cómo funciona un termo eléctrico

Un termo eléctrico es un aparato que calienta cierta cantidad de agua y la almacena en un contenedor. De acuerdo con su capacidad, un termo eléctrico puede brindar servicio a uno o más usuarios a la vez. Si el depósito se vacía por completo, será necesario esperar unos minutos para permitir que el termo caliente de nuevo el agua. El tiempo que toma lograr lo anterior dependerá de la temperatura original, de la que se pretende alcanzar y de la potencia. Los termos eléctricos vienen en varias presentaciones y se pueden instalar tanto en interiores como exteriores.

Fuente de la imagen: ©alexlm - Fotolia.com

A pesar de que existen muchas clases de termos eléctricos, todos tienen un funcionamiento similar. Sus piezas fundamentales son dos resistencias, un termostato que regula la temperatura superior y otro que controla la inferior. Cuando el termo eléctrico se enciende, una resistencia calentará la tercera parte del agua del cilindro a la temperatura indicada por el termostato. Enseguida, una segunda resistencia del termo eléctrico hará lo propio con otro tercio del tanque.

En este caso, el otro termostato calienta la sección correspondiente, aunque no tanto como la primera. Una vez que el agua sale del termo eléctrico, un tubo conectado a la toma le proporciona más. De esta manera, se garantiza un suministro constante. Los pasos antes mencionados se repiten tantas veces como sea necesario.

Volver al menú de contenidos

Resistencias de los termos eléctricos según el tipo de agua

El agua potable puede contener distintas concentraciones de sales de magnesio y calcio. Esta propiedad, conocida como dureza, sirve como base para la fabricación de dos tipos de resistencias de termo eléctricos. Identificar las características del agua que llega hasta tu hogar te ayudará elegir el termo eléctrico que más te conviene. Te presentamos información útil sobre cada resistencia.

Resistencias blindadas

Al entrar en contacto con el agua, esta pieza la calienta más rápido que las envainadas. Ahora bien, este componente de los termos eléctricos presenta dos inconvenientes. En primer lugar, un alto porcentaje de minerales disueltos ocasiona una corrosión acelerada de estas piezas de metal. Además de tener una vida útil más corta, es necesario vaciar el cilindro del termo eléctrico para reemplazarlas. Por lo tanto, se recomienda recurrir a las resistencias blindadas solo cuando el agua es particularmente blanda.

Resistencias envainadas

Como su nombre lo indica, esta resistencia posee un recubrimiento, que suele estar hecho de cerámica. Esto significa que no interactúa directamente con el agua, lo que retarda un poco la capacidad de calentamiento del termo eléctrico.Por consiguiente, no importa el grado de dureza del agua, ya que la parte metálica siempre permanece aislada del medio acuoso. Y para sustituirla por otra pieza, no hace falta desaguar el termo eléctrico.

Volver al menú de contenidos

Tipos de instalación de los termos eléctricos

Los termos eléctricos pueden venir en dos prestaciones: horizontales y verticales. Veamos en qué se diferencian:

Ventajas de los termos de agua eléctricos horizontales

Generalmente, la distancia entre los extremos de una pared es mayor a la que separa al suelo del techo. Desde luego, si vives en un apartamento pequeño, no te agradará que el termo eléctrico te quite unos cuantos centímetros cuadrados.El espacio disponible en la zona donde piensas montar el termo eléctrico es el primer factor que debes de tener en cuenta en tu decisión. Para colocar un termo horizontal, lo más recomendable es dejar el suelo libre. De lo contrario, las futuras reparaciones y labores de mantenimiento del termo de agua eléctrico se complicarán.

Es más sencillo dejar espacio a ambos lados de un termo eléctrico horizontal. Por otro lado, esta clase de calentadores pueden montarse en cualquier parte de la pared, incluso por debajo de un mueble. La estética es cada vez más importante en la fabricación. Los termos eléctricos de ahora, además de ser funcionales, le confieren a tu espacio una apariencia moderna. El atractivo visual es una cualidad muy deseable en el hogar.

Los termos eléctricos horizontales lucen mejor en espacios como el baño y la cocina. Queda claro que en lo que se refiere a la instalación y a la estética, los termos eléctricos horizontales llevan ventaja respecto a los verticales. Por su parte, los termos verticales tienen un mejor rendimiento, y son más eficientes y económicos.

Ventajas de los termos de agua eléctricos verticales

El agua del termo eléctrico se torna menos densa a medida que se calienta, lo que ocasiona un desplazamiento hacia arriba del líquido ya calentado. La entrada de agua fría por la parte inferior de los termos eléctricos genera cierta turbulencia que altera la temperatura de la que ya está en el contenedor. La orientación del depósito de los termos eléctricos determina si el impacto será mayor o menor. Por regla general, los termos verticales resultan menos afectados por este fenómeno.

Los problemas en el rendimiento de los termos eléctricos de orientación horizontal se traducen en una disminución de la eficiencia energética. Esto explica por qué los termos eléctricos verticales generan un menor gasto en la tarifa de luz. Por último, los termos eléctricos horizontales son relativamente recientes y de momento, tienen menos demanda que los verticales. Estas circunstancias repercuten en el precio de estos termos. De hecho, son entre un veinte y treinta por ciento más caros que los termos verticales.

Volver al menú de contenidos

Capacidad por litros de los termos eléctricos

Los termos eléctricos vienen en distintas capacidades. Este aspecto es uno de los más críticos. Hay que tener claro cuántas personas lo van a utilizar, qué hábitos tienen y cuáles son sus necesidades. Determinar cuántas personas usarán un termo eléctrico es fácil cuando se instalará en un hogar o en un local. En contraste, los cálculos deberán ser más cuidadosos cuando se trata de termos eléctricos para viviendas unifamiliares o de grandes establecimientos con demandas variables como los hoteles, gimnasios, clubes deportivos, etc.

Cada familia tiene diferentes hábitos de consumo. En algunos hogares, toda la familia acostumbra ducharse antes de salir de casa por la mañana o antes de dormir. En otros, cada uno usa la ducha en momentos distintos del día. La limpieza de la vajilla es otra actividad que consume una cantidad considerable de agua caliente. Por ello a la hora de tomar la decisión de elegir el mejor termo eléctrico, hay que tener en cuenta que deberá estar listo para satisfacer la demanda del hogar de forma oportuna.

La capacidad del termo eléctrico también depende de la cantidad de salidas de agua caliente que tienes y de la frecuencia con la que lo usarás a lo largo del día. Por ejemplo, su función en un negocio pequeño podría limitarse a darle suministro a un lavabo. Si el comercio está relacionada con la preparación de alimentos, lo más probable es que el termo de agua eléctrico le proporcione agua al fregadero durante toda la jornada. Y los particulares también necesitarán uno para la ducha o la bañera.

Volver al menú de contenidos

Consumo del termo de agua eléctrico

Para poner en marcha un termo eléctrico, tendrás que contratar una potencia eléctrica de al menos 6 kW. Tomando en cuenta la energía que consumen el resto de tus aparatos, el número de vatios podría incrementarse a 10 kW.Si deseas ahorrar en tu tarifa eléctrica, te sugerimos encender el termo eléctrico sólo cuando lo vayas a necesitar. Puedes adquirir un temporizador que te permita programar el termo de agua caliente para que se encienda automáticamente en el momento del día que más lo requieras. También existen modelos que ya incorporan esta interesante función, y te ayudan a controlar el consumo del termo eléctrico, pero cabe señalar que son más costosos.

La siguiente tabla te ayudará a elegir el termo eléctrico adecuado para satisfacer las necesidades de los miembros de tu hogar:

Tipo de vivienda Número de residentes Consumo medio de los termos eléctricos
Con ducha, fregadero y lavabo Entre 1 y 3 Entre 80 litros y 150 litros
Con ducha, fregadero y lavabo Entre 4 y 5 200 litros
Con bañera pequeña, fregadero y lavabo Entre 1 y 3 Entre 150 litros y 200 litros
Con bañera pequeña, fregadero y lavabo Entre 4 y 5 300 litros
Con bañera grande, fregadero y lavabo Entre 1 y 3 Entre 200 y 300 litros
Con bañera grande, fregadero y lavabo Entre 4 y 5 300 litros