Registro de empresa

¿Por qué elegir un termo eléctrico para una segunda vivienda?

Cuando tenemos una casa o piso de campo, playa o montaña, necesitamos agua caliente sanitaria pero por un tiempo determinado. Un termo eléctrico podría ser la mejor solución para nuestra segunda vivienda. Ya que nos permite despreocuparnos del dispositivo, si sobre todo pasamos temporadas largas sin usar la casa. Además su mantenimiento es muy sencillo y no tenemos que estar pendientes de revisiones periódicas.
Menú de contenidos

Un termo eléctrico para segunda vivienda es la mejor solución

Son muchos los que tienen un apartamento o vivienda unifamiliar en el campo, playa o la montaña, y buscamos el sistema más adecuado para tener agua caliente sanitaria y de esta forma poder disfrutar de esa segunda vivienda al máximo.

Si buscamos la mejor solución, un termo eléctrico de mediana capacidad es mucho más aconsejable que un calentador de gas en una segunda vivienda, ya que en la misma no tendrá uso frecuente, pero también para las viviendas donde el consumo no es muy elevado, os hablamos de dos o tres miembros.

Un termo eléctrico se puede instalar mucho más fácilmente que los calentadores, ya que solamente se necesita la entrada de agua fría y la salida de agua caliente y un enchufe de red eléctrica. Los termos eléctricos nos ofrecen agua caliente al momento, solamente es necesario abrir el grifo, y lo mejor de todo es que ofrecen una temperatura constante. En comparación con los calentadores a gas, los termos eléctricos no necesitan un caudal mínimo de agua para su funcionamiento.

termo-eléctrio-segunda-vivienda

Fuente de la imagen: ©sylv1roob1 - Fotolia.com

Pero al momento de tener un termo eléctrico para segunda vivienda, debemos tener en cuenta que una vez que se acabe el agua caliente que se encuentra almacenada, tardarán un poco de tiempo para calentar el agua fría que se encuentra o que va entrando en el depósito del termo eléctrico. Si en nuestra segunda vivienda se duchan muchas personas seguidamente, puede que el agua caliente del termo eléctrico no alcance para una ducha para cada uno de ellos y por lo tanto deberemos esperar un tiempo.

Por esta razón se recomienda seleccionar el más indicado en cuanto al volumen del termo eléctrico según las necesidades de las personas que pretenden utilizarlo. Cuando compramos un termo eléctrico para la segunda vivienda, puede que tengamos la duda al momento de utilizarlo y si se nota mucho en el consumo de la factura de la electricidad, y más en estos tiempos en el que las tarifas eléctricas están aumentando considerablemente.

Esta duda se puede solucionar, si elegimos termo eléctrico para segunda vivienda más adecuado, ya que se encuentran termos eléctricos que ofrecen una mayor eficiencia energética y nos pueden hacer ahorrar una gran cantidad de dinero, os hablamos de hasta un 20% si elegimos un buen termo eléctrico.

A muchas personas, también les preocupa la dureza del agua en la zona de nuestra segunda vivienda, ya que en muchas zonas la acumulación de cal es notoria, sin embargo la mayoría de los termos eléctricos hoy en día ofrecen una tecnología que es especialmente diseñada para esos lugares de aguas especialmente duras y para todas esas zonas costeras del país.

Volver al menú de contenidos

Mantenimiento de un termo eléctrico para segundas viviendas

Lo bueno de los termos eléctricos es, que no necesitan un cuidado excesivamente especial que lo que se refiere a su mantenimiento ya que solamente necesitan de un enchufe de corriente eléctrica. Por esta razón, la mayoría de las personas se deciden a la hora de la compra de un termo eléctrico o calentador de gas, por un termo eléctrico de un volumen no muy grande para esos días en los que suelen pasar en la casa de campo, playa o montaña.

Lo único necesario es, mientras no estamos en la segunda vivienda de vacaciones, cerrar las llaves de agua y desconectar el termo eléctrico de la toma de corriente. De esta forma el mantenimiento no será necesario y tampoco requiere de controles técnicos, como es el caso de los calentadores de gas y las salidas de los gases que los mismos producen.

¿Merece la pena apagar el termo eléctrico al irte de vacaciones?:

Sí, sin duda alguna. Al no estar en la segunda vivienda pasando unos días y el usuario se ausentará durante bastante tiempo, se debe desenchufar y de esta forma evitamos todo consumo de gastos de electricidad innecesarios. Los termos eléctricos al estar enchufados a una toma de corriente se encienden automáticamente para poder recuperar la temperatura del agua. El utilizar un termo eléctrico para la obtención de agua caliente tiene una gran ventaja pero también un pequeño inconveniente desde el punto de vista económico.

Ventaja: La instalación del termo eléctrico para segunda vivienda es mucho más barata que el resto de los otros.

Inconveniente: Para obtener agua caliente de esta forma resulta más cara. Por lo mismo, es normal ver en casas de alquiler un termo eléctrico. El propietario se gasta menos dinero en la instalación del mismo y el inquilino es la persona que se encarga de pagar la factura de electricidad.

Volver al menú de contenidos

Consumo y gasto de los termos eléctricos para la segunda vivienda

El consumo necesario, dependerá mucho de la cantidad de tiempo que solamos pasar en nuestra casa de campo, montaña o playa, pero también de la cantidad de personas. Los técnicos y profesionales recomiendan la compra del mejor termo eléctrico para segunda vivienda teniendo en cuenta que cada persona suele utilizar una media de 30 litros de agua diario. Partiendo de ese consumo, nos podemos guiar del volumen que necesitaremos para cubrir las necesidades de todos los miembros de nuestro hogar. Hoy en día suelen haber termos eléctricos que van desde los 30 litros hasta los 250 litros.

El gasto que generan los termos eléctricos para segunda vivienda es mayor que el de otras tecnologías, sin embargo, el gasto que tendremos por cuestión de electricidad, no será mucho, ya que solamente pasamos un tiempo determinado en nuestras segundas viviendas y el resto no. Con un calentador de gas, tendríamos que hacer cada cierto tiempo revisiones, mantenimiento y surtimiento cada vez que decidamos pasar un tiempo en nuestra vivienda. Con el termo eléctrico, los propietarios de una segunda vivienda pueden ahorrarse muchos dolores de cabeza, ya que en lo único que deben estar pendientes es, en apagar o desenchufar completamente el termo eléctrico cuando no estemos más en la segunda vivienda.

Volver al menú de contenidos

Ventajas de la compra de un termo eléctrico para la segunda vivienda

Son muchas las ventajas que podemos obtener y las principales las nombraremos para que lo tengan en cuenta:

Son más baratos Los termos eléctricos son más baratos que cualquier otro equipo para calentar agua sanitaria. En el mercado, podemos encontrar termos eléctricos que van desde los 100€ según la capacidad o volumen de los mismos.
Instalación La instalación de un termo eléctrico no es muy complicada, y es mucho más sencilla que cualquier otro aparato para calentar agua sanitaria. Solamente necesitamos la entrada de agua fría, la salida de agua caliente y la toma de electricidad.
Mantenimiento El mantenimiento de los mismos suele ser casi ninguno, a menos que se estropee y decidamos mandar a repararlo.
Ubicación No tendrás que tener un espacio extra para el mismo, son muchas las segundas viviendas que los tienen en el cuarto de baño o en la cocina.
Volver al menú de contenidos

Comprar un termo eléctrico para segundas viviendas

Si te has decidido por comprar un termo eléctrico para una segunda vivienda, es recomendable que te dejes orientar por un profesional, del tamaño apropiado y de la calidad del mismo, ya que mucho dependerá de la calidad del agua de la zona, del tiempo que sueles pasar normalmente en la segunda vivienda, y si es mejor en función del espacio que tengas decantarte por un termo eléctrico de tipo horizontal, vertical o incluso reversible. Todo ello dependerá de dónde quieras y puedas ubicar el dispositivo.

La instalación, se debe realizar por un persona con conocimientos o preferiblemente por un profesional, ya que a pesar de no ser muy complicada, tenemos que hacerlo de una forma correcta ya que el termo eléctrico dispone de tuberías de agua sanitaria. Además, si pasas mucho tiempo fuera de la segunda vivienda, no olvides en cerrar todos los pasos de agua y desenchufar el termo eléctrico. Desenchufar el mismo, no afectará en su buen funcionamiento posteriormente.

Este artículo ha sido redactado por: Christian Abele, redactor www.HogarSense.es