Registro de empresa

Calentador de gas o termo eléctrico,¿cuál es la mejor opción?

Elegir entre el calentador de gas o termo eléctrico parece complicado. Especialmente cuando quieres cubrir unas necesidades específicas en tu hogar. Antes de decidirte es recomendable que conozcas un poco más sobre cada uno de ellos. Los termos eléctricos puede que sean muy populares. Pero los calentadores de gas, no se quedan atrás. Déjanos mostrarte cómo funciona cada uno de estos sistemas.
Menú de contenidos:

Antes de decidirte entre el calentador de gas o termo eléctrico, tienes que conocer cuáles son las ventajas y desventajas de cada uno. Ver cuál de las dos opciones se adapta mejor a tus necesidades.

Calentador de gas ventajas y desventajas

Los calentadores de gas funcionan de manera muy sencilla. En su interior cuenta con una serie de fogones, a través de los cuales sale el gas. Tras un encendido, esas salidas se convierten en llamas. Estas llamas avivan su fuerza cuando se abre el grifo por completo y el agua comienza a correr. Junto a esos fogones pasan unas tuberías que transportan agua. A medida que se calientan esas tuberías, el agua de su interior se calienta y va a parar a los grifos de nuestra casa. No sale caliente desde el primer momento, hay que dejar correr el agua unos segundos, hasta que los fogones hayan calentado la tubería. A partir de ahí, se puede contar con agua caliente ilimitada.

Vamos a conocer ahora las ventajas y desventajas del calentador del gas:

  • Viene en varios formatos de tamaño y de tipo de gas, lo que permite que haya una gran variedad para elegir un gas que se adapte a tu hogar.
  • Puedes controlar el consumo de gas en tu casa. Especialmente, si el sistema es de butano, puedes activarlo en momentos puntuales.
  • Te permite contar con agua caliente de manera ilimitada.

Pero también, en el calentador de gas podemos encontrar algunas desventajas:

  • Cuando hace mucho frío, el consumo de gas se dispara. Al tener tanta potencia comienza a gastar mucho más.
  • No sale agua caliente desde el primer momento, sino que tienes que esperar un poco a que haga efecto el gas.
  • En temperaturas extremas, como cuando hace mucho frío, el gas no sube en condiciones.

Tipos de calentadores de gas

Antes de conocer más detalles sobre si elegir entre un calentador de gas o termo eléctrico, tenemos que diferenciar entre los distintos tipos de suministro de gas que ofrece el calentador de gas:

  • Gas butano: este tipo de gas viene embotellado en una carcasa metálica bastante gruesa. Cada bombona de butano, tiene una válvula que se conecta directamente con el calentador de gas butano. Estas bombonas de butano, vienen en varios tamaños y puedes conseguir que te las lleven a domicilio o conseguirlas a través de una estación de servicio. Para este tipo de calentador de gas, necesitas un pequeño espacio en donde colocar la bombona. Si puede ser en un sitio abierto o por lo menos, con buena ventilación.
  • Gas natural: para este tipo de gas, no hace falta contar con ningún tipo de espacio determinado, porque el gas llega a tu hogar por tuberías. Cuando el gas es extraído de los yacimientos, es transportado a las diferentes centrales. A través de allí, se va proporcionando el gas natural a las casas que contratan el suministro. No sólo ayuda a calentar el agua del calentador, sino que también, permite alimenta a más electrodomésticos.
  • Y por último, gas propano: este tipo de gas es el más potente. Viene en diferentes formatos y puede alimentar una casa, pero también una fábrica o una granja. Puedes encontrarlo en formatos de botellas de 11 kg o de 35 kg. Pero también, a través de depósitos. A través de los mismos consigues una potencia de calor muy alta. Y además, consigues que suba el gas a una temperatura de hasta 44 grados. Aunque gasta un poco más de energía que el gas butano y necesita más espacio para su ubicación.

Volver al menú de contenidos

calentador-de-agua-o-termo-eléctrico

Fuente de la imagen: ©by-studio - Fotolia.com

Termo eléctrico ventajas y desventajas

Gracias a la colaboración de la electricidad, el termo eléctrico es un dispositivo algo más avanzado para el calentamiento del agua. El termo es un depósito que se llena de agua corriente y se calienta. Su calentamiento, se produce gracias a una señal eléctrica, que hace que este tanque comience a generar calor. De esta manera, toda el agua se calienta a la par y además en grandes cantidades. En cuanto el termo está lleno, el agua sale caliente desde el primer segundo. Aunque si el tanque se vacía, el termo eléctrico tiene que volver a llenarse antes de volver a ofrecer agua caliente.

Conozcamos ahora las ventajas y desventajas del termo eléctrico para entender mejor lo que nos ofrece. Repasemos primero sus ventajas:

  • Consigues agua caliente desde el primer segundo en el que abres el grifo. Esto te permite ahorrar en agua y no desperdiciarla.
  • Puedes contar con dispositivos externos al tanque de agua que controlan la temperatura, incluso a distancia.
  • Estos tanques también pueden controlar su autollenado y el autocalentamiento.
  • Puedes programar el encendido del agua caliente para poder contar con ella en cuanto llegas a casa y no tener que esperar.

Por otro lado, los termos eléctricos tienen algunas desventajas como:

  • Se trata de un tanque que ocupa un espacio determinado. Dependiendo de la cantidad de personas que convivan en la casa, puedes contar con más o menos agua. Y eso implica un mayor o menor tamaño del termo eléctrico.
  • Los calentadores eléctricos cuando se vacían y se quedan sin agua caliente, se llenan y comienzan a calentarse. Pero no se activan hasta que el agua haya alcanzado la temperatura adecuada. Esto implica una espera de entre media hora y una hora.

Volver al menú de contenidos

Consumo: calentador de gas vs termo eléctrico

Tras conocer las ventajas y desventajas entre el calentador de gas y el termo eléctrico, ahora hay que tener en cuenta un punto importante a la hora de tomar la decisión final: tipo de consumo. Así como ya hemos visto las diferencias entre los dos sistemas, también hay saber cual de los dos nos puede ayudar más a ahorrar en el consumo final.

El termo eléctrico, no se mide por unidades de consumo. En este caso el gasto depende de la tarifa eléctrica contratada por cada hogar. De media, podemos decir que consume unos 2800kWh, en un hogar medio de entre 3-4 personas. Lo que implicaría un precio de 60€ al mes aproximadamente, en cuanto a tarifa y consumo eléctrico.

A nivel económico, el calentador de gas, es mucho más asequible. En este lado de los calentadores de gas, podemos ver una opción que permite ahorrar y controlar mucho mejor el gasto. Las bombonas más comunes, son las de 12.5kg que rondan un precio de 15€. Un poco más o un poco menos, todo depende de la empresa que te lo lleve a casa. En un hogar de 3-4 personas, el consumo de bombonas es de 1-2 al mes. Lo que implicaría, un gasto de 15-30€ al mes más lo equivalente a 150-250 kWh, de consumo eléctrico.

Volver al menú de contenidos

Calentador de gas o termo eléctrico: mejor opción

Tanto el calentador de gas como el termo eléctrico son buenas opciones para el hogar. Pero no puedes optar por ambas a la vez. Los calentadores de gas, cuentan con un sistema totalmente diferente a los termos eléctricos. Pero eso no significa que un termo eléctrico funcione peor que un calentador de gas. Así que, según lo que hemos conocido de cada uno de estos sistemas, veamos donde el calentador de gas o el termo eléctrico es una mejor opción.

  • Calentadores de gas: es perfecto para viviendas que se ubican en zonas cálidas y en donde no se tiene por qué abusar del agua caliente. Se recomiendan para un hogar de 3-4 personas como máximo, en donde el agua caliente se centra en la alimentación y el uso de agua sanitaria.
  • Termos eléctricos: es la mejor opción si perteneces a una zona algo más fría, el agua caliente estará más presente en tu vida diaria.

Descubiertas las diferencias y características de cada uno, ya estás en disposición de elegir entre el calentador de gas o termo eléctrico. Todo depende de las necesidades que tengas en tu hogar, el consumo mensual y por supuesto la factura final .