Presupuesto para instalar un termo eléctrico

13 de enero de 2021
Si entre tus planes está la compra de un termo eléctrico debes saber que aspectos influyen directamente en el presupuesto y cuánto te cuesta instalarlo. El termo eléctrico es un sistema que, a simple vista, puede parecer muy sencillo de instalar pero para sacarle el máximo partido debemos tener en cuenta: la capacidad, el tipo de termo o la necesidad de servicios para los que estará destinado. En base a esto, decantarnos por un termo eléctrico de acumulación o instantáneo es primordial para abastecer nuestra vivienda de la ACS suficiente. A continuación, veremos sobre qué precios rondan los presupuestos para instalar un termo eléctrico.
Artículo escrito por:
Neftali Barreto, Redactor de www.HogarSense.es
Agua calientePide presupuestoPresupuesto termo eléctrico
Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©Freepik.com

¿Cuánto cuesta instalar un termo eléctrico?

El termo eléctrico puede ser una de las partes más fundamentales de nuestra vivienda si nuestro sistema de generación de ACS depende únicamente de él. Por ello, se hace indispensable conocer bien este tipo de sistemas, analizar sobre qué precios se mueven y cuánto nos puede costar tanto la instalación de un nuevo sistema como su propia reparación.

Normalmente el coste medio de la instalación de un termo eléctrico nuevo suele oscilar alrededor de 200 – 400 €. Aunque claro está que, depende principalmente de la capacidad del termo, personas que residan en la vivienda y calidad de marca y material que se instale. Partiendo del precio más bajo de un termo básico, en tanto a 60 €, podemos ir viendo cuales son las necesidades de nuestra vivienda y que tipo de termo nos conviene instalar.

¿Estás pensando en cambiar tu calentador de gas o termo eléctrico? Te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

Volver al menú de contenidos

Coste medio de una instalación del termo eléctrico

Para poder tener una idea del coste medio de una instalación del termo eléctrico, tenemos que tener en cuenta una serie de factores:

Capacidad del termo eléctrico

Dependerá de la demanda de agua que necesitemos para abastecer a nuestra vivienda: servicio para 1,2,3 o más puntos de agua caliente, nos servirán como referencia para saber si necesitamos un termo de 30, 50, 80, 100 o 300 litros. Diferenciando entre unos y otros, por ejemplo, podemos encontrar termos de 30 litros por 60 €, siguiendo los termos de 50 litros por 100 € hasta los termos de 300 litros superando los 400 – 500 €.

Fuente de la imagen: ©bouilleur.fr

Termo eléctrico con depósito de agua o instantáneo

¿Qué diferencia uno de otro?

Termo eléctrico de acumulación

Este tipo de termos son los más habituales ya que pueden acumular el agua caliente en un depósito que, previamente, ha sido calentada mediante resistencias internas. Estas resistencias son las encargadas de calentar y mantener la cantidad de agua suficiente. Aun así, no se esté utilizando el termo eléctrico. De este modo, se intenta mantener por más tiempo la temperatura del agua y siempre está disponible hasta que se agote. El precio del termo eléctrico con depósito de acumulación de 100 litros oscila los 180 – 200 €.

Termo eléctrico instantáneo

La gran diferencia de estos termos eléctricos es que no disponen de tanque para acumular agua, por lo cual, calientan el agua sobre la marcha dependiendo de la necesidad del usuario. Se recomiendan para usos que no son con tanta frecuencia o de manera intensiva, ya que este sistema suele tener una capacidad de calentamiento que no supera los 10 – 12 l/min. Por otro lado, gracias a que no requiere depósito de acumulación, ocupan poco espacio y tiene la ventaja de que solo consume energía cuando esté en funcionamiento el sistema.

El precio del termo eléctrico instantáneo con capacidad de calentar 3,4 l/min puede oscilar alrededor de los 250 €, y con una relación de 6,8 – 8,2 l/min puede ascender a 350 – 450 €.

Tabla de precios orientativos en base al consumo
Litros del termo eléctrico N° de personas (uso) Precio orientativo
20 L 1 350 €
30 L 1 400 €
50 L 2 500 €
80 L 3 650 €
100 L 4 800 €
300 - 500 L Más de 4 Más de 1000 €

Mano de obra e instalación

Normalmente, este tipo de instalaciones va a depender si se trata sólo de un cambio de un termo eléctrico por otro nuevo, o si se trata de una nueva instalación de termo eléctrico para suministrar ACS en una vivienda. Ambas instalaciones son por regla general rápidas y sencillas. a que el sistema no suele ser de grandes dimensiones, y se suele dejar una zona reservada para este tipo de conexiones de ACS.

En lo que respecta a la mano de obra, un fontanero puede llegar a cobrar entre 25- 30 € la hora de trabajo. Dependerá si se trata de un cambio, lo cual incluiría quitar el sistema e incorporar el nuevo, o instalar directamente el nuevo. Es decir, si tenemos que retirar el antiguo termo, dependerá de las características del termo y el lugar donde esté instalado. Pero de media, podemos sumarle unos 40 € al presupuesto final. Además, a la tarifa anteriormente nombrada, se le puede agregar un pequeño sobrecoste de gastos de desplazamientos hasta el lugar dependiendo de donde se encuentre. Para darte algunas ideas sobre costes aproximados, te mostramos a continuación una tabla orientativa:

Tipo de instalación Coste total
(termo + instalación)
Sustituir un termo eléctrico básico de 100 litros en una terraza 350 €
Nueva instalación de termo eléctrico de 200 litros modificando conexión, latiguillos y llave de paso 600 €
Nueva instalación de calentador instantáneo con capacidad de calentar 11.5 l/min 420 €
Sustituir un termo eléctrico de 50 litros de gama media 250 – 400 €

Volver al menú de contenidos

Costes de mantenimiento y reparación

Los termos eléctricos requieren menos mantenimiento que otras opciones de ACS disponibles en el mercado. Además, si tenemos en cuenta la importancia de mantener nuestro termo eléctrico limpio y libre de cualquier fuga, podemos aguantar nuestro sistema de ACS por muchos años. Como dato importante que pocos tienen en conciencia, también es recomendable sustituir la resistencia interna cuando se haya deteriorado. Esta resistencia se suele ir desgastando con frecuencia al tratar con aguas duras. En el caso de ser aguas blandas, cambiar cada 3 años.

Si por el contrario, llegamos tarde al mantenimiento, nos tocará asumir el coste de reparar nuestro termo eléctrico. Este dependerá del tipo de termo, del tipo de avería que presente, así como el coste derivado de la mano de obra de cada profesional. En la mayoría de los casos, se puede considerar que el coste medio de este tipo de reparaciones se sitúa en torno a los 100 - 150 €, aunque en el caso de que se trate de un servicio de urgencia este precio puede ascender hasta los 200 - 300 €.

También debemos recordar que las garantías cubren todas las averías que se deban a un mal funcionamiento del propio termo eléctrico. Pero, no cubren las averías causadas por un mal uso o un uso indebido del mismo. Por ejemplo, si se ha golpeado el termo y, a partir de ese momento, ha dejado de funcionar. Por ello es importante saber que, si se ha producido un accidente y el termo se ha roto, la reparación deberá ser costeada por la póliza del seguro en lugar por la garantía del equipo.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

Costes de consumo eléctrico

Otro de los gastos que debemos tener en cuenta a la hora de elegir un tipo de termo eléctrico u otro es el consumo. O si ya tenemos el termo eléctrico instalado, pero no sabemos qué consumo eléctrico tiene, podemos calcularlo de dos formas muy sencillas que a continuación te mostramos:

Primer método

Comprueba la cantidad de vatios por hora que requiere la resistencia del termo eléctrico para calentar el agua. Multiplica dicha cifra por el número de horas que trabajará el termo eléctrico durante el día y el resultado por el precio del kW hora. Puedes revisar el cargo en tu factura de la luz. Finalmente, el consumo mensual del termo eléctrico se obtiene tras multiplicar la cantidad obtenida por treinta.

Segundo método

Consulta el número de kW que emplea al día (kW/día). Hallarás esta información en el manual del calentador eléctrico. Multiplica este valor por el precio del kW hora, y la cantidad resultante por 30, para obtener el consumo mensual del termo eléctrico.

Número de usuarios Consumo a 45 °C (L/día) Capacidad (Litros) Consumo mensual (kW/mes)
3 120 80 126
4 160 100 168
6 240 150 252
7 280 150 291
8 320 200 333

Volver al menú de contenidos

¿Qué tenemos que saber a la hora de comprar un termo eléctrico?

✔ Capacidad del termo de agua eléctrico

Los termos eléctricos basan su funcionalidad en ir calentando el agua que sale directamente a los grifos de la vivienda. En el caso de los termos con depósito, a medida que el agua caliente se va utilizando, el calentador deja entrar en su depósito más agua que comenzará a calentarse simultáneamente. De esta forma, la capacidad que tenga el termo eléctrico es fundamental.

Por ello te recomendamos que antes de proceder a elegir un nuevo termo eléctrico, valores la capacidad que vamos a necesitar en el hogar. Para realizar el cálculo de una forma aproximada se deben tener en cuenta el número de integrantes de la unidad familiar (cada persona suele emplear una media de 30 litros de agua caliente cada día) y analizar cuantos servicios de agua caliente simultáneos se pueden dar en el día. Este último aspecto tiene mucha importancia ya que todas las personas que residen en la vivienda acostumbran a utilizar el agua caliente en la misma franja horaria de manera significativa.

✔ El lugar adecuado para la instalación del termo

Un termo eléctrico es un aparato que suele tener unas dimensiones más o menos amplias y que, una vez se encuentre lleno de agua, también tendrá un peso considerable. Por ello, el lugar para la instalación del termo eléctrico es otro de los aspectos que se deben tener en cuenta antes de la compra del aparato. En primer lugar, es importante seleccionar o habilitar un espacio para la instalación del termo eléctrico adecuado para las dimensiones del dispositivo.

Fuente de la imagen: ©modregohogar.com

De la misma manera, es preciso que en las inmediaciones del lugar elegido haya un enchufe y las correspondientes tuberías de entrada y salida de agua. Por supuesto, la pared debe ser lo bastante consistente como para soportar todo el peso una vez que se haya realizado la instalación. Como no puede ser de otra manera, para proceder a la instalación únicamente recomendamos a fontaneros profesionales con experiencia para el trabajo. Una instalación mal ejecutada o realizada por uno mismo puede acarrear averías y consecuencias muy negativas.

✔ El importante factor de la dureza del agua

Aunque no lo creas, la dureza del agua es un factor que en buena medida va a afectar al presupuesto del termo eléctrico que elijas. El magnesio y el calcio son dos minerales que están presentes en el agua en diferentes porcentajes en función de la zona del país en la que residas. A mayor cantidad de estos minerales, mayor será la dureza del agua y mayor será el contenido de cal.

Zonas como Barcelona, Mallorca, Alicante, Murcia y Almería se caracterizan por tener el agua con mayor dureza de España. Debes tener en cuenta que la cal se suele acumular en el termo, por lo que si resides en alguna de estas zonas es fundamental que optes por uno de los termos de agua eléctricos que dispongan de sistemas antical. En resumen, dependiendo de nuestra zona geográfica debemos decantarnos por una resistencia eléctrica blindada sumergida o de cerámica envainada.

➪ Resistencia blindada: Este tipo de resistencia se sumerge en el depósito del termo, por la cual permite calentar el agua a través de un contacto directo. Algo que las diferencia es su gran rapidez de calentamiento, aunque son más vulnerables al desgaste por la cal del agua. Este tipo de resistencia se aconseja para aguas blandas.

➪ Resistencia de cerámica envainada: Esta resistencia es la que se recomienda en el caso de que tratemos con aguas duras ya que, al no estar en contacto directo con el agua, evita posibles corrosiones por parte de la cal. Una pequeña desventaja es que tarda más tiempo en calentar el agua.

Tipo de termo
Con depósito de agua (15 - 500 L) 80 – 1300 €
Instantáneo 60 – 900 €
Mano de obra 25 – 30 €/hora
Precio medio de 100 a 1500 €
Otros costes
Mantenimiento (cada 6 meses – 2 años) 25 – 100 €
Revisión (cada 6 meses – 2 años) 25 – 100 €
Coste eléctrico anual 180 – 480 €/año
Gastos opcionales
Retirada del antiguo termo (cambio de termo) 40 – 100 €
Instalación o reparación toma de agua 100 – 200 €
Instalación o reparación red de tuberías 200 – 400 €

Volver al menú de contenidos

Preguntas frecuentes sobre los termos eléctricos

¿Es mejor un termo eléctrico o un calentador de gas?

Tanto el calentador de gas como el termo eléctrico son buenas opciones para el hogar. Los calentadores de gas cuentan con un sistema totalmente diferente a los termos eléctricos. Pero eso no significa que un termo eléctrico funcione peor que un calentador de gas.

Los calentadores de gas son perfectos para viviendas que se ubican en zonas cálidas y en donde no se tiene por qué abusar del agua caliente. Se recomiendan para un hogar de 3-4 personas como máximo, en donde el agua caliente se centra en la alimentación y el uso de agua sanitaria. En cambio el termo eléctrico, es la mejor opción si perteneces a una zona algo más fría, el agua caliente estará más presente en tu vida diaria. Todo depende de las necesidades que tengas en tu hogar, el consumo mensual y por supuesto la factura final.

¿Cuál es el consumo de ACS anual en la viviendas?

El consumo medio de ACS en España continúa su tendencia a la baja y pasa de los 132 a los 128 litros por vivienda y día. El consumo de ACS diario en todos los rangos de población, salvo en áreas metropolitanas, es similar o ligeramente superior a la media nacional entre los 127 y 137 litros/día. El menor consumo se produce en las áreas metropolitanas, reduciéndose hasta los 118 litros/día. Por lo cual, el consumo anual puede girar en torno a 45.000 y 49.000 litros al año por vivienda.

El precio medio del agua para uso doméstico en España se sitúa en 0,0019 €/L (sin IVA dependiendo de cada Comunidad Autónoma). De esta cantidad, 0,00106 €/L (el 56%) corresponden al servicio de abastecimiento y 0,00083 €/L (el 44%) al servicio de saneamiento. Si multiplicamos el consumo medio anual de una vivienda por el coste del agua (0,0019 €/L) se refleja el coste del consumo de ACS anual en las viviendas españolas.

¿Cuánto cuesta cambiar un termo eléctrico por un calentador de gas?

El coste medio de cambiar de un termo eléctrico a un calentador de gas debe incluir, no solo el sistema, sino también la mano de obra de un instalador autorizado. Esta se sitúa en torno a los 300 €, incluyendo en el presupuesto el desplazamiento, desmontaje del termo eléctrico, el montaje del nuevo calentador de gas, la modificación e instalación de tomas de gas y agua, si fuera necesaria, y el acople del calentador a la salida de humos, en el caso de que ya esté instalada (si no habría que sumar también el coste de su instalación). Por lo general, el coste total suele ser alrededor de los 500 - 800 €.

¿Se puede instalar un termo eléctrico en el suelo?

Los termos, verticales u horizontales no están diseñados para ir en el suelo. Se trata básicamente de una cuestión de eficiencia en el funcionamiento. Las tomas están diseñadas para que conecten por debajo o a un lado del aparato. Si no es así su rendimiento puede bajar notablemente y reducir así su vida útil de forma importante. Solo los modelos que estás específicamente diseñados para ello pueden ir colocados en el suelo.

Por lo general, el termo eléctrico debe estar lo más cerca posible de las estancias donde se vaya a utilizar el agua caliente, de modo que las pérdidas de agua se reduzcan lo máximo posible. El lugar donde se instale deberá tener la suficiente capacidad de sustento y, además, habrá que dejar un espacio libre entre el termo y la pared de unos 50 cm para los enchufes y otros componentes eléctricos necesarios.

¿Qué mantenimiento necesita un termo eléctrico?

Los termos necesitan unas pequeñas revisiones para mantenerse en perfecto estado. Lo más básico es revisar el estado del ánodo de magnesio, que es fundamental para evitar la acción corrosiva de la cal. La periodicidad puede variar entre seis meses y dos años, dependiendo del uso que tenga el aparato. También conviene inspeccionar el termostato, la resistencia y los latiguillos.

Además de ello, se recomienda desconectarlo cuando no se va a usar en un periodo largo de tiempo y elegir una temperatura adecuada al uso (demasiado alta solo significa un mayor consumo).

Siguiente artículo