Registro de empresa

Aspectos a tener en cuenta para instalar un termo eléctrico

Después de habernos decidido por un nuevo termo eléctrico para nuestro hogar o para un establecimiento y su posterior compra, llega uno de los puntos que nos pueden dar más dolores de cabeza, pero a la vez uno de gran importancia. Hablamos de la instalación del termo eléctrico de agua caliente sanitaria (ACS). La instalación no solamente, es uno de los pasos más importantes que se nos puede presentar unas cuantas veces en el transcurso de nuestras vidas, sino a la vez, la parte más delicada en cuanto a seguridad en nuestro hogar.
Menú de contenidos:

No hay persona que no le guste disfrutar de una buena ducha de agua caliente, pero esa ducha puede resultar aún mejor y más satisfactoria, si lo hacemos utilizando el mejor termo eléctrico. Si hemos elegido aquel que mejor se adapte a nuestras necesidades, nos puede hacer ahorrar una buena cantidad de dinero, al referirnos en ahorro de energía y potencia. Pero también la calidad del termo eléctrico juega un papel de suma relevancia, ya que podremos utilizarlo por un largo período de tiempo, y de esta forma podremos ahorrar en el consumo del termo eléctrico, ya que no tendremos, seguramente, la necesidad de comprar uno nuevo termo eléctrico durante muchos años.

instalación-termo-eléctrico

Fuente de la imagen: ©Andrey Popov - Fotolia.com

Pero no solamente debemos centrarnos en una buena compra de un termo eléctrico, ya que seguramente eso lo hemos conseguido, a la vez nos debemos centrar en una buena instalación, ya que la misma será la clave de una compra exitosa. Cuando hablamos de la instalación de un termo eléctrico nos referimos a un tema que no resulta tan sencillo, y a la vez debe ser preferiblemente realizada por un especialista en la materia. El tiempo de la instalación de un termo eléctrico es relativamente rápido.

Una buena instalación, no debería durar más de una tarde, siempre y cuando sea realizada por un profesional. En caso tal, de ser realizada por una persona sin conocimientos en la materia, puede que se extienda un poco más de tiempo, pero con uno o dos días se debería completar sin problema alguno. En este artículo, os queremos presentar la mejor forma para instalar un termo eléctrico, teniendo en cuenta diferentes factores:

Consejos básicos para una buena instalación del termo eléctrico

Antes de la instalación, debemos conocer la capacidad que tiene el termo que queremos instalar en nuestro hogar o establecimiento, y de esta forma se ajuste a las necesidades que pretendemos cubrir. No hablamos de lo mismo, si será utilizado por una persona a que lo usen varios miembros de la familia.

Pasos básicos para la instalación:

  • Antes de comenzar con esta tarea, debemos asegurarnos de cerrar las llaves de paso. Posteriormente, deberemos elegir en caso de no haberlo hecho, el lugar donde será instalado. Por lo general, la mayoría de las personas suelen instalarlo en la cocina o cuarto de baño, pero todo dependerá de la comodidad de cada persona. Pero de una cosa sumamente importante de la que no debemos olvidarnos, es de asegurarnos de que cerca haya un enchufe con toma de tierra.
  • Al tener el lugar indicado, deberemos realizar los orificios necesarios en la pared para su posterior instalación. Además, debemos asegurarnos de utilizar tacos y tornillos barraqueros que sean fuertes y que estén en la capacidad de soportar no solamente el peso del termo eléctrico, sino a la vez los litros de agua de la capacidad del dispositivo. En el mercado solemos encontrar termos eléctricos pequeños de 15, 30 y 60 litros, pero también los hay más grandes a partir de 80 litros y pueden llegar hasta los 500 litros. Por esta razón, debemos tener en cuenta que la pared pueda soportar un gran peso.
  • Ahora ha llegado el turno de enroscar el manguito electrolítico de PVC en la entrada de agua fría, por lo general, siempre es la de color azul, ya que la misma evita su corrosión. Se suele usar teflón o estopa ya que de esta forma aseguramos la estanqueidad del termo.
  • Enrosca la válvula de seguridad de la misma forma como lo has hecho con el manguito.
  • Seguidamente, ha llegado el momento de colocar el tubo que alimentará el termo eléctrico de agua, se puede usar un latiguillo hembra. Se recomienda en la mayoría de los casos, colocar una llave de corte de suministro de agua, ya que si en un futuro queremos cambiar el termo eléctrico, lo podremos hacer sin muchas complicaciones y a la vez nos ahorraremos una gran cantidad de tiempo y dolores de cabeza.
  • Pero ya que tenemos dos manguitos electrolíticos, debemos colocar el otro en la entrada de agua caliente, y es por lo general de los casos, la de color rojo. De la misma forma, se deberá enroscar con el latiguillo hembra y con el otro extremo conectarlo con la toma de agua caliente.
  • Seguidamente, se deberá abrir la llave de paso del agua, ya que deberemos llenar el termo para de esta forma poder comprobar que no hay ninguna fuga de agua. Si todo ha resultado a la perfección, podremos conectar el enchufe del termo eléctrico a la toma de corriente que hemos destinado para él mismo.

¡Lo lograste! Ahora podrás disfrutar de toda el agua caliente que quieres y de las veces que lo consideres necesario. En caso de que la instalación, se te haga complicada, será mucho mejor contactar a un profesional en la materia ya que el mismo te hará las cosas mucho más sencillas.


Volver al menú de contenidos

Requisitos para la instalación del termo eléctrico

Debemos tener en en mente, unos cuantos requisitos a la hora de la instalación del termo eléctrico, y que no deberían ser desconocidos antes de la instalación:

1. Primeramente, deberemos comprar el mejor termo eléctrico que se adapte a nuestras necesidades. Para ello hay que tener en cuenta serie de aspectos como consumo regular, número de miembros en la vivienda...para poder hacer una elección correcta del termo eléctrico.
2. Seguidamente, el lugar que hemos destinado para el mismo y asegurarnos de que la pared sea lo suficientemente fuerte para poder soportar el peso del mismo.
3. Asegurarnos de tener la conexión tanto de agua caliente y agua fría a una distancia no mayor de 2 metros.
4. Destinar el lugar antes elegido, en caso de ser posible, como el lugar definitivo para el termo. En caso de querer cambiarlo en un futuro, lo único que deberemos hacer, es reemplazar él mismo, pero las tuberías y las demás conexiones ya las tendremos a disposición y no tendremos que hacer mayores cambios para la instalación de uno nuevo.
5. La instalación debe ser hecha por una persona con experiencia o mejor aún si se trata de un profesional.
6. Cerca del espacio destinado para el termo, debe haber una toma de corriente, y debemos asegurarnos que el espacio no sea húmedo y que no existan fugas de agua.

Volver al menú de contenidos

Recomendaciones para la instalación del termo eléctrico

Ahora bien, al momento de la instalación de termos eléctricos, debemos mencionar que hay dos tipos de termos eléctricos del que os queremos hablar: El termo horizontal y el termo vertical. Como el mismo nombre india, el termo eléctrico horizontal, es aquel que debemos instalar de forma horizontal y el termo eléctrico vertical de forma vertical.

Al momento de la instalación, no existen muchas diferencias entre ambos, sin embargo y según experiencias y consejos de los profesionales, los depósitos para almacenar agua caliente son más eficientes si se sitúan de forma vertical, esto se debe a que aprovechan la estratificación del agua que se encuentra en el deposito a diferentes temperaturas.

Los termos verticales suelen sacar el agua caliente de la parte de arriba del depósito (en la misma se encuentra el agua más caliente) y la resistencia de los termos se encuentra en la parte de abajo o inferior (siempre suele ser la parte de la zona fría y donde a la vez tienen la entrada de agua fría. Los termos de mejor funcionamiento son los verticales, las reparaciones suelen ser de mejor acceso y se aprovecha el agua del termo mucho más ya que el calor sube y el frío baja.

Estos termos, suelen estar equipados de forma tal, que el tubo del agua caliente suele estar apuntando hacia el techo, mientras que el de agua fría en dirección al suelo. Gracias a estas funciones, las resistencias internas disipan mejor el calor actuando desde la parte central y no como en los otros desde la parte lateral.

Por esta razón, son muchos los técnicos y personas que recomiendan comprar un termo eléctrico vertical y no uno horizontal. Mucho depende también, de las exigencias de cada persona o familia. Pero sin embargo y después de todos estos valiosos consejos, es bueno tener en cuenta el lugar y una fácil accesibilidad al mismo para una instalación fácil de realizar.

Este artículo ha sido redactado por: Christian Abele, redactor www.HogarSense.es