Registro de empresa

Cambiar el calentador de gas: ¿cuál elegir?

El calentador es uno de los electrodomésticos más importantes de la casa, aunque no siempre obtiene toda la atención que necesita. De él depende en muchas ocasiones que el agua caliente sanitaria de nuestro hogar funcione correctamente y que por supuesto, suministre agua caliente. Por eso, saber cuándo hay que cambiar el calentador de gas es importante saber por cuál decidirnos, para lograr el máximo confort en casa.
Menú de contenidos:

Cambiar calentadores de gas dependiendo de sus averías

La tecnología de los calentadores de gas ha evolucionado a gran velocidad con el paso de los años. Tanto en lo que se refiere a seguridad como en lo relativo a las prestaciones de estos aparatos. Las razones de esta evolución son varias. Y es que muchos calentadores se instalan dentro de las viviendas, con los riesgos que ello conlleva. Por eso se han aumentado las medidas de seguridad. Pero esta evolución en seguridad lleva aparejada la posibilidad de que más piezas se estropeen y nos obliguen a cambiar el calentador de gas antes o después. Hay tres problemas muy comunes en los calentadores:

Salidas de humos defectuosas

Si hay una avería en la salida de humos, los gases que deberían evacuarse con normalidad se acumulan en la parte alta del calentador, la denominada"corta tiro". Cuando esto sucede, se pone en marcha un sistema de seguridad. El mismo consiste en que la alarma salta y se enciende un piloto con un código de error. Lo que esta alarma detecta es, sobre todo, que la temperatura es excesivamente alta.

Problemas con el termostato de seguridad o clixon

Uno de los problemas más habituales está relacionado con el clixon. El clixon es, en realidad, esa alarma que se ponía en funcionamiento al obstruirse la salida de humos. Suele ocurrir que se salga de su anclaje. Así, el termostato se queda colgando en la parte baja del calentador. Lo que ocurre en ese caso es que nunca detectará un exceso de temperaturas, ni la obstrucción de humos. Por tanto, el calentador no dejará de funcionar. El riesgo que ello conlleva es tan grave como la posibilidad de ser víctimas de emanaciones de monóxido de carbono.

Problemas del termopar

El termopar es la pieza que detecta si la llama del calentador se enciende. Cuando ve que está encendida, permite que pase el gas y así se pone en funcionamiento el quemador. Si la pieza no funciona, el quemador no se enciende, con lo cual el calentador no es capaz de realizar su función.

cambiar-calentador-de-gas

Fuente de la imagen: ©ronstik - Fotolia.com

La mayor parte de los técnicos te dirán que ninguna de estas averías es motivo para cambiar el calentador de gas. Pero siempre puede haber problemas más graves. O, simplemente, que haya pasado demasiado tiempo y el calentador ya no funcione por viejo.

Volver al menú de contenidos

Calentadores de gas eficientes: ¿cuál elegir?

Antes de empezar con la tarea de comprar, tienes que decidir qué calentador de gas poner. No te diremos que tengas que buscar calentadores de gas a medida, pero sí debes fijarte en cuáles se adaptan más a tus necesidades. Claro que, para poder hacer eso, debes conocer antes esas necesidades.

  • ¿Tienes suministro de gas en casa?. En este caso, tu calentador de gas nuevo debería encontrarse entre los denominados calentadores estancos de gas. Si no tienes gas, tendrás que elegir entre un termo eléctrico o un calentador de gas butano.
  • ¿Cuánta agua caliente necesitas?. Esto depende de los llamados puntos de agua caliente. O, en palabras más sencillas de entender, de cuántas personas se pueden duchar a la vez en casa. Hay que contar también con los fregaderos, puesto que en ellos también se usa agua caliente.
  • ¿Dónde vas a instalar el calentador de gas?. No cualquier sitio es apto para la instalación calentadores de agua eficientes. Debes tener en cuenta el espacio del que dispones. Pero además, y sobre todo, las necesarias medidas de seguridad. Por ejemplo, que haya una salida de humos cercana o que el lugar esté bien ventilado.

Volver al menú de contenidos

¿De qué depende la elección al cambiar de calentador?

Del tipo de combustible

Hay calentadores de gas para gas natural, gas butano y gas propano. Las diferencias entre ellos se centran, sobre todo, en el quemador y en el sistema de entrada. Estas diferencias se deben a que estos gases funcionan a diferente presión.

Del tipo de encendido

En los calentadores de encendido manual hay que encenderlos manualmente para que comiencen a funcionar. Los de encendido automático se ponen en funcionamiento en cuanto detectan que se ha abierto el grifo del agua caliente. Si vas a cambiar el calentador de gas te aconsejamos uno de encendido automático debido a sus ventajas. Se ahorra mucho en consumo de gas, son mucho más cómodos y, además, también son más seguros. Como dejan de funcionar también de manera automática, no se corre el riesgo de dejar la llama encendida.

Del lugar para la instalación del calentador

Todos los expertos, y nosotros nos sumamos a ellos, recomiendan instalar el calentador lo más cerca posible de los puntos de consumo. No se trata, ni mucho menos, de un capricho. De hecho, uno de los puntos más importantes a tener en cuenta al cambiar el calentador es esta distancia. Porque, cuanto más cerca esté de los puntos de consumo, más agua se ahorra y menos calor se pierde.

Otro aspecto a tener en cuenta para decidir qué calentador de gas poner es el espacio físico del que se dispone. Al cambiar el calentador hay que elegir para el nuevo aparato una ubicación que permita un fácil acceso al mismo. Así se podrán llevar a cabo las tareas de mantenimiento con comodidad. Y si el mantenimiento del calentador de gas es bueno, durará más y será más seguro.

De la seguridad del propio aparato: la combustión

Debes saber que durante la combustión, es decir, cuando el gas se quema para producir calor, se emiten gases nocivos. Existen tres tipos de calentadores de gas en función del tipo de combustión que realizan.

  • Atmosféricos de tiro natural: realizan la combustión con oxígeno de la habitación en la que están instalados. Suelen usarse en lugares muy bien ventilados o, directamente, en el exterior. Por ejemplo, en galerías o balcones donde no hay peligro de intoxicación.
  • Atmosféricos de tiro forzado: incorporan un ventilador para evacuar gases, pero la combustión es igual que en los de tiro natural.
  • Estancos: son los más seguros y eficaces porque la combustión se realiza dentro del aparato, en una cámara cerrada de manera hermética. Un ventilador ayuda a evacuar los gases. Este tipo de calentador es desde el 28 de Abril de 2018 el único sistema de evacuación aceptado para cualquier recambio o nueva instalación de un calentador de gas.

El mejor modo de que todo esto se tenga en cuenta es encargar la instalación de tu nuevo calentador de gas a un profesional autorizado. Ellos son los que conocen la normativa aplicable en cada comunidad autónoma. Además, son también los profesionales los que sabrán cómo adecuar el espacio del que dispones al tipo de calentador que necesitas. Aunque es cierto que lo mejor es disponer de mucho sitio, no todos tenemos viviendas tan amplias como nos gustaría, pero eso no debe ser obstáculo a la hora de cambiar el calentador del gas.

Volver al menú de contenidos

Cambiar el calentador de gas dependiendo de las características de tu casa

Como comentábamos más arriba, cambiar el calentador de gas tiene mucho que ver con el tipo de casa que tengas. El tipo de vivienda determinará la cantidad de agua que necesitas y así podrás ajustar más a la hora de cambiar tus calentadores.

Los puntos de consumo simultáneo

Lo que verdaderamente importa a la hora de cambiar el calentador es el número de habitaciones y los puntos de consumo simultáneos. Casi todas las casas cuentan, al menos, con dos puntos de consumo: una bañera o ducha y un fregadero o lavabo. Esto es así en las viviendas más modestas. Pero el número de puntos de consumo simultáneo aumenta si la vivienda es más grande. Una casa con dos baños multiplica sus lavabos y duchas. Un chalet con dos baños, aseo, cocina, etc., necesitará un calentador de gas de mucha mayor capacidad, porque tendrá muchos más puntos de consumo simultáneo.

Variables para calcular el consumo y cambiar calentadores

Ten en cuenta que, aproximadamente, los diferentes calentadores pueden calentar entre 5 y 20 litros de agua cada minuto. Su capacidad depende, por supuesto, del modelo. Además no debes olvidar, que el caudal de un grifo más o menos estándar es de 9 litros por minuto. El tercer elemento a considerar para cambiar el calentador de gas es el número de puntos de agua caliente. Con estas tres variables ya sabemos qué tipo de calentador elegir. Así podremos garantizar que el suministro de agua caliente cubrirá todas nuestras necesidades. En la tabla adjunta verás la capacidad que tu calentador de gas nuevo necesitará en función de los puntos de agua de tu vivienda.

Capacidad Consumo de agua caliente Especificaciones
5 L/min 1 fregadero o 1 lavabo
11 L/min 1 fregadero o 1 ducha
o

1 lavabo o 1 ducha

14 L/min 1 fregadero + 1 ducha
o

1 lavabo + 1 ducha

o

1 bañera

  • Se pueden usar dos puntos de consumo simultáneos pero el salto térmico no debe superar los 25º.
17 L/min 1 fregadero + 1 ducha
o

1 lavabo + 1 ducha

o

2 duchas a la vez

o

1 bañera

  • Se pueden usar dos puntos de consumo simultáneos.
  • Perfecto para casas con dos baños o negocios tipo restaurante o peluquería.

En definitiva, son muchas las variables a tener en cuenta a la hora de cambiar de calentador. Recuerda que lo mejor, una vez ya sabes qué características debe tener tu calentador nuevo, es comparar los diferentes fabricantes. Nosotros te ofrecemos toda la ayuda que puedas necesitar, tanto para ayudarte a elegir el tuyo como para instalarlo en caso de que sea necesario.