Registro de empresa

Cómo instalar un termosifón de circulación forzada

​El termosifón solar es una buena inversión. Este sistema de agua caliente sanitaria solar permite a los usuarios disfrutar de todas las ventajas del agua caliente. Pero el termosifón solar también tiene sus inconvenientes. Solo unas pocas viviendas muy específicas pueden beneficiarse de sus ventajas. Afortunadamente para aquellos que no pueden optar a un termosifón solar clásico, tenemos la alternativa de las instalaciones solares térmicas con circulación forzada. ¿Sabes lo que es el sistema forzado? ¿Y qué necesitas para la instalación del sistema de circulación forzada en tu vivienda?. Te traemos todos los secretos de este sistema de ACS solar.
Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©ContenidosClick.es

Instalaciones solares térmicas con circulación forzada: ¿qué son?

El termosifón solar por circulación forzada es un sistema que permite a aquellos que no pueden optar a un termosifón solar clásico (bien porque su vivienda no cumple los requisitos de instalación, bien porque tienen necesidades mayores de agua que la que ofrecen estos sistemas) disfrutar de los increíbles beneficios del agua caliente sanitaria solar. El funcionamiento del termosifón solar forzado es muy simple. En el techo se instalan unas placas solares que recogen la energía calorífica del sol. Estas le pasan este calor a un circuito cerrado de agua.

Una bomba crea un movimiento de sistema forzado. Conforme se va calentando, esta agua caliente recorre el circuito hasta el interior de la vivienda. Allí, entra en contacto con un acumulador. El acumulador absorbe el calor del circuito cerrado y calienta el agua sanitaria que almacena en su interior. Y luego esa agua llega a tus grifos y duchas. Como ves, un sistema cuya brillantez reposa precisamente en su simpleza.

Volver al menú de contenidos

¿Qué aspectos de las instalaciones debo tener en cuenta?

Un aspecto importante de las instalaciones solares térmicas con circulación forzada que suele pasarse por alto es que no es un sistema 100% solar. La razón es muy sencilla. Al contrario de lo que pasa con el termosifón solar clásico, que únicamente utiliza la energía solar para calentar y mover el agua del circuito, en las instalaciones solares térmicas con circulación forzada hay una bomba. Esta bomba es la que mueve el agua caliente dentro del circuito y, por lo tanto, necesita una fuente de alimentación para funcionar. Esto hace que no reduzcas tu consumo eléctrico tanto como tal vez querrías con el termosifón solar. Sin embargo, el magnífico ahorro que se consigue con la energía solar sin duda hace que merezca la pena la inversión.

Volver al menú de contenidos

¿Qué componentes necesito para su instalación?

  • Placas solares. Esta es la parte que está en el tejado y absorbe la energía calorífica del sol.
  • Acumulador solar. Recibe el calor de las placas solares gracias al sistema cerrado de agua que lo transporta. Absorbe ese calor y lo usa para caldear el agua sanitaria de su interior.
  • Bomba de circulación. Mantiene el agua del circuito cerrado en movimiento para que transporte el calor del sol al acumulador.
  • Válvula de seguridad. Evita retorno de agua y un flujo excesivo tanto en el sistema forzado placas solares como en el circuito cerrado de agua.
  • Vaso de expansión. Evita que el circuito cerrado de agua se tapone y se interrumpa el funcionamiento de la instalación del sistema de circulación forzada.
  • Manómetro. Permite controlar la presión a la que está sujeta el agua del interior del circuito cerrado.
  • Sistemas de protección de la temperatura. Evita que el sistema se dañe por temperaturas extremas, ya sea por exceso de frío o por exceso de calor.

Volver al menú de contenidos

¿Qué condiciones debe tener mi vivienda para una instalación de circulación forzada?

Como casi todos los sistemas que se basan en la sencillez, la instalación del sistema de circulación forzada necesita de ciertas características para funcionar:

  • Acceso al tejado. Ahí es donde estarán instalados tanto los paneles solares como una parte del circuito cerrado de agua. No podrás hacer la instalación del sistema de circulación forzada ni el mantenimiento posterior si no puedes acceder al tejado de tu vivienda.
  • Espacio en la vivienda para el acumulador solar. En el termosifón solar, esta parte del mecanismo está en el tejado. Con las instalaciones solares térmicas con circulación forzada, esta parte estará dentro de tu vivienda. Dado que las instalaciones solares térmicas con circulación forzada suelen contar con acumuladores solares de más de 300 litros, necesitarás un buen lugar para ese voluminoso elemento de tu vivienda.
  • Buena cantidad de horas de sol y sin obstáculos. Para que tu instalación del sistema de circulación forzada funcione, necesitas que absorba energía solar. Esto implica que debes vivir en una zona que disfrute de muchas horas de sol al año. De lo contrario, no habrá calor que absorber. Y, además, también necesitas que no haya obstáculos entre el sol y las placas. Edificios más altos o árboles que arrojen sombra sobre las placas harán el mismo efecto que un día nublado. Y tu instalación del sistema de circulación forzada dejará de funcionar.
  • Certificados de seguridad acordes con la normativa. Las instalaciones solares térmicas por circulación forzada ponen peso en tu tejado. Para poder hacer la instalación, necesitarás la revisión de un técnico que emita un certificado de seguridad para cumplir con la normativa de tu localidad.

Volver al menú de contenidos

¿Qué tipo de dificultades pueden aparecer durante la instalación?

  • Espacio insuficiente para el acumulador solar. Ahora que el acumulador solar debe ir dentro de la vivienda, es posible que descubras que no tienes un lugar adecuado para instalarlo. Bien por falta de espacio, bien porque no es apto para conectarlo con el circuito cerrado de agua que debe proporcionarle energía solar térmica.
  • Obstáculos de las placas solares. Si tu vivienda está rodeada de edificios más altos que se interpongan en la trayectoria del sol, árboles u otros objetos que eviten que los rayos del sol lleguen a tu sistema forzado, tu termosifón solar no funcionará.
  • Falta de espacio para la bomba de presión. Es posible que descubras que no tienes un lugar óptimo para instalar la bomba que mantendrá el agua caliente en circulación, bien por falta de espacio o bien porque no hay un lugar idóneo donde tenga una buena conexión a la corriente.
  • Tejado incapaz de albergar las placas solares. En algunos casos, podría ocurrir que el tejado de tu vivienda no pudiera albergar un kit solar térmico forzado. Esto podría deberse a varios factores. Uno de ellos podría ser falta de espacio para hacer la instalación. En otros, tu tejado podría carecer de fuerza estructural para soportar el peso de las placas solares.

Volver al menú de contenidos

¿Quién puede hacerme este tipo de instalación y cuánto puede costarme?

Como todas las instalaciones solares térmicas, siempre debes contactar con un experto especializado en energía térmica solar para hacer la instalación del sistema de circulación forzada. Algunos vendedores ofrecen un servicio de instalación. Si no, es probable que puedas encontrar a especialistas en termosifón solar en tu zona que puedan hacer el servicio.

Ventajas de la circulación forzada
  • Mayor cantidad de agua en el acumulador solar disponible.
  • Más viviendas pueden beneficiarse de él.
  • Menos riesgos de seguridad por cargar la estructura de la vivienda.
  • Más espacio en el tejado para aprovecharlo como quieras.
  • Mayor protección del acumulador solar.
  • Seguridad de que el agua del circuito cerrado fluirá gracias a la circulación forzada.

Con respecto al precio del termosifón solar forzado, este puede variar. Especialmente si recurres a profesionales independientes, pues cada uno establece sus tarifas. Sin embargo, podríamos estar hablando de un coste de instalación del sistema de circulación forzada de entre 3.000 y 4.500 euros. Aunque puede parecer que el sistema solar térmico forzado es caro, debes tener en cuenta una cosa. Las instalaciones solares térmicas con circulación forzada tienen un alto porcentaje de retorno de la inversión. Esto quiere decir que tu instalación del sistema de circulación forzada estaría amortizada en aproximadamente un año gracias al ahorro en combustible para el agua caliente sanitaria que supondría. Como ves, el kit solar térmico forzado es una inversión más que ventajosa para ti.