Registro de empresa

Ventajas y beneficios del calentador de gas

Los beneficios del calentador de gas para el hogar, que son muchos, han hecho que esta instalación haya ido ganando terreno gracias a su sencillez y eficacia. Porque cada vez son más los hogares que precisan de agua caliente, al instante. En los meses más fríos del año es buena opción contar con los calentadores de gas. A diferencia de otras opciones para conseguir agua caliente, el gas es el sistema más manejable. Es popular en las casas porque puedes controlar el consumo siempre que quieras. Especialmente, en estaciones en donde no es tan necesaria el agua caliente. Es por eso que el gas es mucho más sencillo de utilizar y conveniente.
Menú de contenidos:

¿Qué es un calentador de gas?

El calentador de gas se basa en un sistema sencillo de funcionamiento. A partir de ahí, los diferentes tipos de calentadores de gas tienen unas variaciones que se adaptan a la convivencia en la casa y a sus necesidades. Pero el sistema de funcionamiento es muy similar entre ellos. El calentador de gas funciona con un dispositivo externo con el que regulamos la potencia o la temperatura del agua.

Este dispositivo conecta con unos fogones que hay dentro del calentador. Cuando se encienden, con la ayuda de una llama, al abrir el agua, estos fogones se activan. Entre los fogones, pasan unos tubos por los que corre el agua. A medida que esos tubos se calientan, el agua también lo hace. Y cuando sale al exterior, sale caliente. En un primer momento no sale caliente, hay que dejar el agua correr durante unos segundos; después, la temperatura del agua sube. Los calentadores de gas cuentan con una cámara hermética en su interior. Allí se producen los restos de la combustión de gas, que son expulsados al exterior a través de un conducto.

Volver al menú de contenidos

Beneficios del calentador de gas para el hogar

En cuanto a los beneficios del calentador de gas, podemos encontrar unos cuantos. Especialmente si quieres contar con agua caliente de manera puntual, el calentador de gas es la mejor opción. Echemos un vistazo a los diferentes beneficios que ofrece un calentador de agua a gas:

  • Se puede contar con agua caliente de manera ilimitada. Al principio, es cierto que hay que tener el agua corriendo un rato, pero luego se puede disponer de ella el tiempo que necesitemos.
  • Al contar con un suministro de agua en momentos puntuales nos permite ahorrar. No es como con otros sistemas de agua caliente, en donde se tiene que tener el dispositivo siempre encendido. Calentar el agua a gas se hace de manera puntual, y eso implica un descenso en el consumo energético.
  • Se puede regular la potencia y los grados del agua. En algunos calentadores de gas contamos con un termostato manual. Pero están modernizándose y ya contamos con dispositivos digitales para controlar la temperatura.
  • Existen diferentes modelos y tamaños, por lo que se puede adaptar a cualquier espacio.
  • Es de fácil instalación y mantenimiento. En el caso de avería (cada muchos años), el arreglo es muy económico.
  • Su precio no es exorbitante. Puedes encontrar un calentador de gas entre 100 y 200€, fácilmente y de una buena marca.

Fuente de la imagen: ©Sveta - Fotolia.com

Volver al menú de contenidos

Diferentes tipos de calentadores de gas

Son muchas las ventajas de contar con un calentador de agua a gas. Es por eso que muchas marcas cuentan con variaciones en cuanto al suministro de gas para agua caliente. Dependiendo de las necesidades de una casa, oficina o instalación más grande, se puede optar por diferentes calentadores de gas. Veamos las diferentes formas con las que se puede calentar el agua.

Calentador de gas butano

Muchos ya conocemos el calentador de gas butano. Se trata de una bombona metálica que actúa como contenedor del gas. Viene en diferentes tamaños y es perfecto para hogares en donde se quiere controlar la economía. Es muy sencilla de reponer, ya que solo hay que quitar y poner la alcachofa de la bombona y conectarla al dispositivo. Otra ventaja, del calentador de gas butano es que ocupa poco espacio: todo depende del tamaño de la bombona. Además, puedes conseguirla en las gasolineras o, incluso, te la llevan a domicilio. Puedes abrirla o cerrarla según tus necesidades.

La desventaja del calentador de gas butano es que es que la bombona es algo pesada de transportar. Una bombona, si no consumes mucho, puede durarte un mes. Cada vez que compres una, debes pagar por ella y reponerla tú. Además, su funcionamiento se ve afectado cuando la temperatura baja a los 0 grados.

Calentador de gas propano

Con el calentador de gas propano conseguimos una mayor potencia. Puedes encontrar el propano en varios formatos de tamaño. Embotellado, hasta 35kg. Luego, puedes pasar a depósitos. Es perfecto si tienes que suministrar agua caliente a instalaciones más grandes por su eficiencia y potencia a la hora de calentar. Este tipo de calentador de gas funciona en temperaturas extremas, hasta -44 grados. También dispones de diferentes tipos de consumo: a granel, canalizado o embotellado, que es el más común.

El punto negativo de los calentadores de gas propano es que, si cuentas con un depósito, necesitas mucho espacio y dinero para mantenerlo. El precio puede subir, ya que es un precio que se acuerda con el proveedor, no por compañías.

Calentador de gas natural

Otra opción es el calentador de gas natural. Se trata de un gas de origen fósil, extraído de las capas más internas de la corteza terrestre. No se necesita ningún hueco o habitáculo para instalar el calentador de gas natural, porque es un gas que viene de una central y que alimenta las viviendas por tuberías. Es una energía que contamina muy poco y su eficiencia energética es muy alta. Tiene muy buenos precios y, además, no sirve solo para calentar el agua: puede alimentar a varios electrodomésticos. La parte negativa del calentador de gas natural es que su funcionamiento depende de países terceros, de los que se extrae el gas.

Volver al menú de contenidos

Ventajas y desventajas

Tipo de energíaGas ButanoGas PropanoGas Natural


Ventajas
  • Tiene buen precio.
  • Puedes controlar el consumo energético.
  • No ocupa mucho espacio y puedes controlar la temperatura.
  • Perfecto para suministrar agua caliente a grandes instalaciones y tener siempre agua caliente preparada.
  • Funciona a temperaturas extremas, hasta -44 grados.
  • Es muy cómodo, porque no sólo lo puedes usar para el agua sanitaria, sino también para otros electrodomésticos.
  • Es el gas que menos contamina y tiene una eficiencia muy alta.


Desventajas
  • Pesa mucho, tienes que esperar a que te traigan una bombona nueva si se acaba.
  • No funciona cuando la temperatura ambiente llega a los 0 grados.
  • El propano embotellado se gasta rápidamente y los depósitos, aparte de ser enormes.
  • Pueden tener un precio y un mantenimiento alto.
  • La adquisición de gases depende de los terceros países que lo aporta.
  • En el caso de que corten el suministro, podrían dejar sin energía a millones de hogares.

Volver al menú de contenidos

Tipos de evacuación de gases

Los diferentes tipos de calentadores de gas cuentan con un sistema de evacuación de gases. Cuando se calienta, para calentar el agua a gas, crean unos residuos gaseosos en su cámara hermética interna. Para eliminarlos, solo hay que reconducirlos al exterior de la vivienda. Hay diferentes tipos de tiros o sistemas de evacuación de gases.

Calentador de gas estanco

Cuando hablamos del gas estanco de los calentadores de gas hablamos de la evacuación de los gases tras la combustión. Cuando el calentador de gas se pone en marcha, deja como residuos unos gases. El gas estanco permite que sea la opción más segura a la hora de utilizar calentadores de agua a gas. ¿Por qué?, porque su cámara hermética, donde paran todos los gases, está apartada.

Desde el calentador de gas sale un tubo que comunica con esa cámara, dejando el área protegida y libre de posibles fugas. Este tipo de evacuación necesita de aire exterior para que funcione correctamente. Para la regulación, admisión y expulsión de gases se necesita, siempre, a un experto que lo instale. Además, debes de tener en cuenta que desde el 28 de Abril de 2018, según la reglamentación de la R.I.T.E. es obligatorio instalar calentadores de tipo estancos.

Tiro natural

En cuanto al tiro natural, hace referencia a una expulsión de los gases sin presiones. De manera natural, con la ayuda del viento del exterior. Eso significa que el calentador de gas debe instalarse en un lugar que sea fresco y esté siempre abierto. Si se dispone de espacio suficiente en la casa y se cuenta con patios, terrazas o balcones que lo permitan, se puede instalar allí perfectamente. De esta manera, nos ahorramos un sistema de ventilación adicional para que salgan los gases de la combustión. Es la opción más natural y más barata en cuanto a los calentadores de gas. Con esto, se baja muchísimo la factura eléctrica.

Tiro forzado

El tiro forzado en calentador de agua a gas nos permite expulsar los gases que se producen de manera efectiva. Cuando no pueden salir los gases de manera natural, se necesita un sistema de ventilación. De esta manera, los gases resultantes pueden ser conducidos al exterior. Se consigue a través de un sistema eléctrico de ventilación que acompaña al calentador. En los momentos en los que el viento no puede ayudar de manera natural al deshecho de esos gases, el tiro forzado reconduce esos gases para su eliminación. Es ideal para cuando se gasta poco, ya que su consumo energético también es muy bajo.

Los calentadores de gas son una gran opción para calentar el agua de tu casa. Ya sea para cocinar, lavar o el empleo de agua sanitaria, nada como un calentador de agua a gas. Además, como ves, tiene diferentes variaciones, pero siempre con un sistema de funcionamiento semejante, que te hará ahorrar y contar con energía eficiente en tu casa.