Registro de empresa

Segunda vivienda: ¿qué calentador de gas es mejor?

Muchos españoles disfrutan de una segunda vivienda. La utilizan para las vacaciones, para casos de emergencias… Muchas veces son viviendas heredadas. De pronto, te encuentras con una nueva vivienda que quieres poner a tu gusto y esto incluye el calentador de agua. Una segunda vivienda, por definición, es una vivienda que está la mayor parte del tiempo vacía y que solo se usa en unos casos concretos. Pero ¿cuáles son sus características? ¿Qué calentador de gas pongo? Fíjate bien en cómo es tu segunda vivienda y en cómo la utilizas. De esta forma, sabrás cuáles son tus necesidades de agua caliente.
Menú de contenidos:

Características de una segunda vivienda

1. Según la localización

Muchas veces, la segunda vivienda es un apartamento de vacaciones en zonas turísticas, normalmente costeras. Otras veces son viviendas familiares en el pueblo natal, zonas rurales que tuvieron que abandonarse por necesidades laborales.

La localización de tu segunda vivienda es muy importante para saber qué tipo calentador de gas poner y cuál es el consumo. Por ejemplo, si tienes un piso en una zona costera turística y urbana (la costa de Alicante, por ejemplo), tu segunda vivienda está en una zona cálida y céntrica que tendrá acceso a la red de distribución de gas natural, por lo que elegir un calentador de gas natural o un calentador de gas butano sería una buena opción para ti.

calentador-de-gas-segunda-vivienda

Fuente de la imagen: ©alotofpeople - Fotolia.com

Por el contrario, si tu vivienda es una casa en una zona rural de montaña, tendrás que elegir un tipo de gas que pueda suministrarse a zonas aisladas y que soporte temperaturas bajas. En ese caso, el calentador de gas propano, ya que necesitas garantizar el consumo de agua caliente.

2. Según tipo de vivienda

En España hay tres tipos de vivienda principales: casas individuales, casas adosadas y pisos. Cada una tiene sus particularidades. Las casas individuales son más amplias y suelen estar lejos de los núcleos urbanos, con muchas habitaciones con acceso a agua caliente y amplios terrenos para hacer las instalaciones necesarias. Además, al no tener estructuras en común con los vecinos, podemos hacer las reformas que consideremos necesarias,

Los pisos suelen estar en centros urbanos, con acceso a las redes de distribución, menos habitaciones con acceso a agua caliente y escaso espacio, además de tener vecinos arriba, abajo y a los lados. Los adosados son un paso intermedio, en el que tenemos más espacio que un piso y ciertos terrenos exteriores, acceso a las redes de distribución y vecinos a los lados, por lo que tendrás que pensar qué calentador de gas es mejor para tí.

3. Si es vivienda nueva o vivienda antigua

Las segundas viviendas de vacaciones suelen ser estructuras relativamente recientes. Pero hay otros motivos para tener una segunda vivienda. Por ejemplo, si un familiar nos deja su casa familiar en herencia. Una vivienda nueva suele estar preparada para conectarse a las redes de distribución más novedosas, como el gas natural.

Pero las casas antiguas a veces no están preparadas para conectarse a distintos tipos de gas. En ese caso, sería necesaria una reforma. Tienes que plantearte si te merece la pena esa inversión y la recuperarás con el ahorro a largo plazo o si es demasiado gasto para el uso que le darás al calentador de gas para una segunda vivienda.

4. Según la época de utilización de la vivienda

¿Utilizas tu segunda vivienda en verano o en invierno? ¿Qué calentador de gas me recomiendan entonces? Dependiendo de la época del año en la que hagas uso de ella, tus necesidades de agua caliente cambiarán.

Por ejemplo, un apartamento en la costa que visites en verano tendrá menos necesidad de agua caliente que una casa individual en un pueblo de montaña al que vayas en Navidad. Las condiciones climatológicas que encuentres en tu segunda vivienda durante tus visitas son fundamentales para decidir cuáles son tus necesidades y qué calentador se adapta mejor.

Volver al menú de contenidos

Características del calentador: pequeña aclaración

Ahora que ya sabes qué necesidades de agua caliente tiene tu segunda vivienda, vamos a explicarte las características de los calentadores a gas que debes tener en cuenta. Decide cuáles te benefician.

1. Tipo de gas

Hay tres tipos fundamentales de gas para calentadores a gas. Tienes que conocerlos para saber qué calentador de gas es mejor para tu segunda vivienda.

  • Calentador de gas natural: el gas natural viene distribuido por una instalación del calentador en la vivienda que conecta con la red de distribución de la central. Esto quiere decir que el gas se suministra constantemente.

Para poder beneficiarte de las ventajas del gas natural, necesitas estar en una zona que entre dentro de la red de distribución de una central. Si tienes una vivienda nueva con la instalación del calentador hecha, podrás conectarte de este gas, que es seguro, ecológico y tiene un precio muy económico.

  • Calentador de gas butano: también puedes plantearte la opción de los calentadores de gas butano. El gas butano se suministra en bombonas. Tiene un gran poder calorífico, pero no puede usarse a temperaturas bajo cero. Esto quiere decir que si tienes un piso en una zona costera que utilizas en verano, el gas butano es muy apropiado para ti. Podrás controlar el gasto al contabilizar las bombonas que utilizas.

Cuando te vayas del piso, simplemente desconecta la bombona y déjala bien cerrada para evitar accidentes o desperdicio de gas. Y al volver, simplemente conecta de nuevo la bombona al calentador y disfruta del poder calorífico y de la eficiencia energética de butano.

  • Calentador de gas propano El gas propano puede venir por red de distribución, en bombonas o a granel, suministrado por camiones cisterna que entregan a domicilio grandes cantidades de gas a almacenamientos comunitarios. Aunque es un poco más caro que el gas natural, tiene otras ventajas. Por ejemplo, aguanta temperaturas de hasta 44 grados bajo cero. Esto quiere decir que, si tu segunda vivienda es una casa antigua en una zona rural y aislada de montaña, el calentador de gas propano puede darte el suministro que necesitas durante los inviernos más fríos.

2. Tipo de evacuación de gas

La evacuación de gas es el mecanismo por el que se expulsan del calentador los gases quemados después de la combustión. El gas quemado es muy tóxico, por lo que es importante que se evacuen con seguridad para evitar accidentes y problemas de salud de la familia. Sobre todo en una segunda vivienda, que está cerrada mucho tiempo. Tienes que saberlo para decidir qué calentador poner.

Además tienes que tener en cuenta la normativa en el tipo de evacuación. Hasta ahora, había tres formas de evacuar los gases: tiro natural, tiro forzado y calentador estanco. Sin embargo, la normativa RITE ha cambiado. A partir de abril de 2018, todo calentador nuevo que se instale tendrá que ser obligatoriamente un calentador estanco. Tu seguridad estará totalmente garantizada con este sistema de evacuación de gas, pues el aire de dentro del calentador estará totalmente separado del aire que respiráis tú y tu familia.

3. Capacidad del calentador de gas para una segunda vivienda

Ya hemos comentado que las características de uso del calentador de gas para una segunda vivienda son muy importantes para saber qué calentador de gas pongo. Obviamente, si tu segunda vivienda solo se utiliza en verano en una zona cálida de costa, un calentador de unos 10 litros será más que suficiente para el agua tibia que utilizarás para tus duchas. En cambio, una casa individual, con muchas más salidas de agua, en una zona fría, tendrá que garantizar agua caliente siempre que sea necesaria. En ese caso, necesitarás un calentador de entre 17 y 20 litros.

4. Revisión y mantenimiento

Los calentadores de gas son aparatos mucho más resistentes que los termos eléctricos. Esto implica ahorrarte muchas visitas del técnico. Además, el cambio de normativa que obliga a instalar calentadores estancos te beneficia. Estos aparatos son mucho más resistentes y requieren menos revisiones o mantenimiento, pues están diseñados para no tener fugas ni fallos. En caso de haberlos, cuentan con mecanismos de seguridad que bloquean el flujo de gas para evitar accidentes.

Volver al menú de contenidos

Porqué elegir un calentador de gas para una segunda vivienda

1. Ahorro en el consumo calentador de gas: al poder cerrar el paso del gas cuando no estés utilizando tu segunda vivienda, evitarás que este fluya dentro del calentador cuando no lo estás utilizando. Esto repercute positivamente en tu factura, pues evita el despilfarro energético.

2. Capacidad de alargar la vida útil del calentador de gas: al poder desconectarlo con seguridad, el calentador de gas para una segunda vivienda tiene menos horas de funcionamiento que otros aparatos. Esto nos permite alargar su vida útil sin mantenimientos costosos y sin poner en riesgo la seguridad de nuestra familia.

3. Seguridad del calentador de gas: los calentadores de gas estancos están pensados para garantizar la máxima seguridad. Además, al desconectarlos del suministro, evitamos el riesgo de fugas de gas o fallos eléctricos que puedan provocar incendios y daños en la segunda vivienda. No tendrás que ir de vez en cuando a comprobar que tu segunda vivienda no ha sufrido daños. Simplemente la disfrutarás cuando quieras.

A continuación te hemos preparado esta tabla para que tengas toda la información accesible y puedas echarle un vistazo.

Características de la segunda vivienda Características del calentador de gas Ventajas
Localización Tipo de gas Ahorro en el consumo calentador
Tipo de vivienda Tipo de evacuación de gas Capacidad de alargar su vida útil
Vivienda nueva o vivienda antigua Capacidad del calentador de gas Seguridad
Época de las visitas Revisión y mantenimiento ------