Registro de empresa

¿Cómo hacer un buen mantenimiento del calentador de gas?

Los calentadores de gas son aparatos extremadamente útiles. Siempre que se encuentren en buen estado, ofrecen grandes ventajas en una vivienda. Al fin y al cabo son los calentadores los que suministran agua caliente a las viviendas. El mantenimiento de calentadores de agua es necesario para asegurar el buen funcionamiento y que cumplen con las normas de seguridad exigidas por la ley.
Menú de contenidos:

¿Por qué es necesario el mantenimiento del calentador?

Un calentador de gas en buen estado nos ofrece uno de los elementos que más contribuyen a nuestra calidad de vida: agua caliente. Por otra parte, el mismo calentador de gas en mal estado puede traer consecuencias mucho peores que la incomodidad de tener que ducharse con agua fría. Como sabemos, los calentadores de gas funcionan mediante combustión. Al quemar el gas, se produce el calor y se calienta el agua. Pues bien, esta combustión produce gases nocivos para nuestra salud. Por eso es tan importante el mantenimiento del calentador. Son los profesionales los que se asegurarán de que tu salud y tu vivienda permanezcan siempre a salvo.

Fuente de la imagen: ©Minerva Studio - Fotolia.com

Afortunadamente, los calentadores de gas se construyen con medidas de seguridad que avisan antes de que sucedan los accidentes. Y casi cada día que pasa esas medidas de seguridad mejoran. Ocurre lo mismo con las instalaciones de gas. Lo mencionamos porque es importante no perder de vista el mantenimiento de las instalaciones. Tanto de las que se han hecho para disfrutar de gas natural, más grandes y complejas, como de las instalaciones más pequeñas que unen calentadores y bombonas de gas butano o los depósitos de propano. Cualquier suministro de gas debe mantenerse siempre en perfecto estado.

Recomendaciones de los expertos

El uso responsable del calentador de gas supone tomarse muy en serio las recomendaciones sobre el mantenimiento del calentador y, por supuesto, las leyes que existen al respecto. Los profesionales del mantenimiento de calentadores recomiendan, para una seguridad absoluta, la programación de fechas de revisión de calentadores e instalaciones cada seis meses. Así pueden asegurarse de que la climatología y las temperaturas de las estaciones más cálidas y frías no han afectado a los aparatos. Una correcta planificación del mantenimiento del calentador no solo asegura que vaya a funcionar en todo momento. Además nos ahorra desembolsos mayores de dinero. Cambiar el calentador puede no ser muy caro, pero si el gasto es por sorpresa, puede desestabilizar la economía doméstica.

Volver al menú de contenidos

Normativa sobre el mantenimiento del calentador de gas

Revisión de calentadores y otros aparatos térmicos.

La normativa dice que los calentadores de agua de hasta 24,4 KW deben revisarse cada 5 años. Siempre cabe la posibilidad de que el fabricante especifique una periodicidad menor. En este caso, habrá que atenerse a lo que diga el fabricante y hacer el mantenimiento del calentador más a menudo. Durante esta visita de mantenimiento de calentadores, el técnico profesional revisará varias cosas. En primer lugar, el óptimo funcionamiento del aparato. Además, tendrá que asegurarse de que el dispositivo sigue siendo seguro, de que todavía es eficaz y de que puede seguir utilizándose sin riesgo.

Los encargados de llevar esta revisión a cabo son los fabricantes de los calentadores y las compañías distribuidoras del gas. Por lo general, unas y otras incluyen en sus contratos el servicio de mantenimiento de calentador. Aunque, si prefieres que sea otra empresa la que lo realice, puedes contratarla por tu cuenta. Son las comunidades autónomas las encargadas de controlar que estas revisiones y mantenimiento de calentadores se llevan a cabo.

Respecto a otros aparatos térmicos, la revisión debe hacerse:

  • Calderas de gas: cada 2 años.
  • Otras calderas (gasóleo, pellet...): todos los años.
  • Aire acondicionado (hasta 12 KW): cada 4 años.

Inspección obligatoria de instalaciones de gas

La mayor parte de las comunidades autónomas, si no todas, obligan a realizar una inspección de las instalaciones de gas cada cinco años. Durante esta revisión se revisa:

  • El funcionamiento del calentador.
  • Su estanqueidad, es decir, que la cámara interior donde se realiza la combustión es verdaderamente hermética.
  • El contador.
  • Las llaves de paso y de cierre.
  • Las gomas de la instalación.
  • El estado de conservación general de la misma.

Esta revisión quinquenal se lleva a cabo por la compañía distribuidora del gas. La ley obliga a estas compañías a avisar de que la revisión se llevará a cabo con tres meses de adelanto. Cada particular, no obstante, puede elegir una empresa de su preferencia para realizar esta revisión, aunque es requisito obligatorio que la empresa elegida por el consumidor esté habilitada legalmente para realizar la inspección. Además, debe comunicarse a la empresa distribuidora el resultado de la inspección llevada a cabo por terceros. Esto es así porque es obligación de las distribuidoras controlar que estas revisiones se hacen.

Volver al menú de contenidos

Tareas de mantenimiento del calentador que puedes hacer tú mismo

Como complemento a las revisiones obligatorias, tú mismo puedes realizar tareas de mantenimiento del calentador de manera periódica. Para realizar el mantenimiento por ti mismo procura protegerte primero. Gafas protectoras y guantes son el mínimo exigible para estos pequeños controles. La ropa protectora también es recomendable.

Control de la válvula de presión

Todos los diferentes tipos de calentadores de gas incorporan este tipo de válvula. Sirve para aliviar la presión del calentador en caso de que esta suba demasiado. Si no funciona bien, el calentador podría explotar. De ahí que mantenerla en buen estado sea muy recomendable. Para realizar el mantenimiento de la válvula de presión sigue estos pasos:

  • Desconecta el calentador de la electricidad.
  • Cierra la llave del agua fría del calentador.
  • Coloca un barreño bajo la válvula para recoger el agua que saldrá de la misma.
  • La válvula tiene una palanca de la que hay que tirar. Cuando tires de ella escucharás que sale aire o un poco de agua. Si esto no sucede hay que vaciar el tanque y cambiar la válvula. En este caso es mejor contar con un profesional del mantenimiento de calentadores.

Limpieza del tanque

Los calentadores de gas funcionan con agua potable, pero eso no significa que estén libre de sedimentos. Limpiar el calentador de gas es un buen modo de deshacerse de esos sedimentos y aumentar la durabilidad del aparato. Uno de los pasos a seguir en este caso implica gran cantidad de agua caliente, por lo que quizá prefieras contar con la ayuda de un profesional del mantenimiento de calentadores. En cualquier caso, estos son los pasos que debes seguir si lo haces tú mismo:

  • Desconecta el calentador de la electricidad. Una medida básica en cualquier tipo de tarea de mantenimiento con aparatos eléctricos.
  • Cierra la llave del agua fría del calentador.
  • Conecta a la válvula de desagüe del tanque una manguera de jardín.
  • Asegúrate de que el otro extremo de la manguera está lejos de cualquier superficie u objeto que pueda ser dañado por el agua caliente.
  • Abre la válvula de alivió de presión e, inmediatamente después, la válvula de desagüe. En este momento es cuando el tanque se vacía. Hay que asegurarse de que no queda nada de agua dentro.
  • Abre todos los grifos de agua caliente de la casa y conecta de nuevo el agua fría al tanque.
  • Por último, según empieza a salir el agua, cierra las llaves de agua caliente. Y, tras finalizar el proceso, vuelve a conectar el calentador a la electricidad. Limpiar tu calentador de gas regularmente le puede alargar su vida útil.

Volver al menú de contenidos

Equipos y potencias útiles nominales (Pn)

Uso

Vivienda

Otros

Calentadores de agua caliente sanitara a gas Pn ≤ 24,4kw

5 años

2 años

Calentadores de agua caliente sanitara a gas Pn 24,4Kw ≤ 70 kw

2 años

anual

Calderas murales a gas Pn ≤ 70 kw

2 años

anual

Resto de instalaciones de calefacción Pn ≤ 70 kw

anual

anual

Aire acondicionado Pn ≤ 12 kw

4 años

2 años

Aire acondicionado 12 ≤ Pn ≤ 70 kw

2 años

anual

Instalaciones de potencia superior a 70 kw

mensual

mensual

Volver al menú de contenidos

Consecuencias de un buen mantenimiento del calentador de gas

A modo de conclusión, nos gustaría recordarte cuáles son los beneficios directos de realizar un buen mantenimiento del calentador. Es preferible para llevarla a cabo contar con un profesional, pero ya has visto que hay mucho que puedes hacer tú mismo. La idea principal es que el mantenimiento de los calentadores de gas es preciso, para asegurarse que el aparato es seguro. Los peligros del monóxido de carbono y de las subidas descontroladas de presión son importantes. Y, aunque la tecnología ha conseguido calentadores de gas muy seguros, las precauciones nunca sobran.

Por otra parte, una buena planificación del mantenimiento del contenedor cada seis meses, más o menos, supone una pequeña inversión controlada. En cambio, tener que cambiar el calentador de la noche a la mañana por un fallo que podía haberse prevenido con una buena estrategia de mantenimiento, puede afectar negativamente a la economía familiar. La durabilidad de los calentadores se extiende en el tiempo. Como con cualquier otro electrodoméstico o aparato, un buen mantenimiento llevado a cabo por profesionales alarga la vida útil del calentador. Esto no solo supone un ahorro a largo plazo, sino que contribuye al cuidado del medioambiente, al limitar el consumo de calentadores.

Por supuesto, evitar averías repentinas garantiza una mayor comodidad. El azar es caprichoso, pero sie el mantenimiento es adecuado, limitará mucho las posibilidades de que nos quedemos sin agua caliente en casa. En definitiva, os recomendamos que hagáis un calendario de mantenimiento del calentador y de la instalación del gas.