Registro de empresa

La importancia del mantenimiento del termo eléctrico

En los últimos tiempos se ha notado un incremento de usuarios que optan por la instalación de un termo eléctrico ya sea vertical u horizontal. Esto se debe a las numerosas ventajas que comporta su instalación, la constante temperatura a la hora de calentar el agua así como el hecho de que no sea necesario disponer de una instalación concreta como suele ocurrir con el gas. Los problemas siempre suelen surgir a la hora de mantener el termo eléctrico, ya que si no se realiza el mantenimiento conveniente, es posible que la avería pueda llegar a ser tan grave que se tenga que sustituir el termo.
Menú de contenidos:

Recomendaciones para la revisión del termo eléctrico

¿Cada cuánto tiempo es recomendable llevar a cabo la revisión o mantenimiento del termo eléctrico?. Para garantizar el correcto funcionamiento de los termos eléctricos, estos aparatos deben someterse a controles regulares para evitar problemas con el paso del tiempo. Para mantener el termo eléctrico es fundamental llevar a cabo la revisión del ánodo de magnesio, una pieza en forma de vara pequeña que ayuda a retener la cal para que la cuba no se vea sometida a la corrosión con el paso del tiempo. La cal acaba por desgastar casi todos los elementos de un termo eléctrico.

Por ello, la revisión del termo eléctrico se convierte en una actividad obligatoria, que si bien es mucho más recomendable que lleven a cabo profesionales los controles rutinarios, pueden efectuarse por el mismo usuario. Su revisión, de 6 meses a 2 años dependiendo de la calidad del termo y de la dureza del agua, evitará la corrosión por las sales y la cal. En el caso de que la pieza no estuviera en correctas condiciones, se podrá sustituir para poder conservar el termo eléctrico horizontal o vertical.

La revisión o mantenimiento de un termo eléctrico no es igual que el mantenimiento de un calentador de gas, ya que en este caso, en la mayoría de situaciones es necesaria la intervención de un técnico profesional. El gas es peligroso y podrían producirse escapes tanto en el momento de la manipulación del aparato como durante su uso cotidiano. Habitualmente, la revisión y/o mantenimiento de un calentador de gas se lleva a cabo anualmente por un técnico profesional.

Volver al menú de contenidos

¿Quién hace la revisión y porqué es importante?

El mantenimiento del termo eléctrico puede dividirse en dos partes, el mantenimiento que puede realizar el usuario para alargar la vida útil del termo eléctrico o la revisión del termo eléctrico que lleva a cabo un técnico especializado cuando ya ha pasado un tiempo considerable desde su instalación o cuando se haya producido una avería en el aparato. El usuario se debe encargar de mantener el termo eléctrico de forma autónoma en distintos aspectos. Con la idea de tener un termo eléctrico adecuado en el hogar y que permita alargar la durabilidad del dispositivo, antes de tener que tomar la decisión de cambiar el termo eléctrico. Por ejemplo, es recomendable desconectar el termo cuando se piensa disfrutar de un largo período de vacaciones, de esta forma se evitará su deterioro.

Asimismo, es mejor no seleccionar la temperatura más elevada que permite el termo ya que es mucho mejor seleccionar la adecuada al uso que se haga del aparato, y de esta forma también se verá un ahorro considerable en el consumo y en la factura eléctrica. Dentro del mantenimiento del termo eléctrico, es normal encontrarse que el aparato ya ha agotado su plazo de funcionamiento, algo que ocurre entre los 5 y 10 años, dependiendo de la calidad del termo. Si puede aprovechar algo más de tiempo su vida útil es totalmente recomendable reemplazar las piezas averiadas por las originales del aparato.

mantenimiento-termo-eléctrico

Fuente de la imagen: ©Andrey Popov - Fotolia.com

Volver al menú de contenidos

Cómo contribuir a mantener el termo eléctrico

El usuario puede detectar fugas cuando realiza la revisión del termo eléctrico, ya que en ocasiones se escuchan ruidos anómalos o siseos relacionados con goteos. En ocasiones esto puede pasar por la temperatura del termóstato, el flujo del agua o por la presión. Para saber cómo mantener un termo eléctrico, los usuarios deben fijarse también en si el aparato tiene roturas en algún mecanismo que produzcan salidas de agua indeseadas.

En caso de avería, lo mejor es solicitar la asistencia de un especialista. No obstante, mientras el usuario espera la llegada del trabajador profesional, puede llevar a cabo una serie de medidas para minimizar el impacto de la avería. Los problemas en el termo eléctrico podrían ocasionar fugas importantes que lleguen a inundar el suelo de la casa u oficina, por eso es muy relevante cerrar la llave de paso del agua que alimenta al termo. Si se quiere indagar en como vaciar el termo eléctrico, únicamente será necesario abrir los grifos del agua caliente y de esta forma evitar la salida sin control de agua hacia el exterior.

Volver al menú de contenidos

Aspectos a tener en cuenta para un buen mantenimiento

En la revisión del termo eléctrico se deben de tener en cuenta las conexiones de agua, así como las piezas principales como la cuba, el termostato y la placa de accesorios donde se encuentra la resistencia. También es importante revisar el ánodo de magnesio o de sacrificio, elemento esencial para evitar la corrosión del termo. Sobre la entrada de agua se encuentra la válvula de seguridad que ayuda a que no ocurra un sobrecalentamiento que ocasione una avería seria en el termostato.

Antes de llevar a cabo cualquier mantenimiento del termo eléctrico será necesario desconectar el aparato de la corriente eléctrica con tal de evitar desafortunados accidentes. En los casos de desmonte de termostato y resistencia no será necesario vaciar el agua del termo. Es preciso saber como vaciar el termo eléctrico a la hora de desmontar la placa; como ya hemos comentado en puntos anteriores, simplemente se tendrá que abrir algún grifo de agua caliente.

Al preguntarse cómo purgar o como limpiar el termo eléctrico, los usuarios deben tener en cuenta que los procedimientos son lentos y se requiere paciencia para que el resultado sea óptimo. El termo eléctrico ya sea horizontal o vertical debe mantenerse limpio, alejado de humedades que puedan dañar los cables eléctricos y se ha de cambiar el ánodo de magnesio cada 3 años o cada año si el termo no es de alta calidad o si se requiere por la dureza del agua. Para la sustitución de esta pieza se tiene que desmontar la placa, algo que puede aprovecharse para la limpieza interior del termo.

Volver al menú de contenidos

Mantenimiento: termo eléctrico vs calentador de gas

Es evidente que una de las ventajas de los termos eléctricos es que requiere un mantenimiento menor que el que exigiría, en un principio, un calentador de gas. Además por regla general, los termos eléctricos son más seguros que los calentadores de gas. A la hora de realizar cualquier tipo de mantenimiento del termo eléctrico, hay que tener en cuenta que este tipo de aparato no desperdicia agua, porque nada más abrir el grifo empieza a salir caliente el agua.

Mantener el termo eléctrico no sólo depende del tipo de aparato en sí, sino también de otros muchos factores, como la capacidad que tenga, así como, en función de la cantidad de personas que vayan a usarlo y de su utilización diaria. Siendo el consumo del termo eléctrico otro factor importante en la durabilidad de este aparato.

El mantenimiento de los termos eléctricos tendrá que realizarse en diferentes períodos de tiempo si se trata de un termo eléctrico con resistencia más o menos propensa a acumular cal. La cal también se acumula en mayor medida debido a la pureza del agua y si afecta a las piezas del termo pueden provocarse diferentes averías y fugas. Se recomienda las resistencias de cerámica envainada y los termos verticales antes que los horizontales, ya que estos últimos requieren un menor mantenimiento.

Muchos usuarios se preguntan como purgar el termo eléctrico para poder sacar el aire de los conductos de agua. Es muy sencillo, únicamente se ha de desconectar el aparato para evitar quemar la resistencia, abrir la llave del termo y la llave de agua para evitar bolsas de aire. Una vez entendido como purgar el termo eléctrico y haberlo llevado a cabo se vuelve a cerrar el orificio destinado a ello y se deja abierta la llave para que fluya agua y se desplace el aire. El usuario también puede aprender a como limpiar el termo eléctrico por dentro, aunque está labor se recomienda que la realicen especialistas para evitar averías en el cal. Habitualmente se suele hacer el vaciado del termo o la limpieza de la resistencia con algún producto especial para la cal.

5 Consejos básicos para el buen mantenimiento del termo eléctrico
1. Desconectar el termo cuando se piensa disfrutar de un largo período de vacaciones.
2. Nunca seleccionar la máxima temperatura, sino la recomendada según el uso que se va a hacer.
3. La prolongación del tiempo de vida es directamente proporcional a la calidad del producto.
4. Conocer la información sobre la instalación, normas de seguridad, propiedades y mantenimiento del aparato. Además, el correcto funcionamiento del termo radica en una buena instalación por parte de un profesional cualificado.
5. Realizar una revisión periódica del termo eléctrico.