Registro de empresa

¿Termosifón con o sin intercambiador?

Ponte en esta situación. Ya has decidido que quieres ACS solar para tu vivienda. Sabes todo el ahorro que podrás conseguir con los termosifones solares. Y, además, lo harás gracias a una energía limpia y ecológica. Has observado tu vivienda, tienes acceso a tu tejado, hueco para las placas solares ACS y muchas horas de luz. Pero ¿sabes que aún hay otra cosa que debes elegir respecto al termosifón solar?. En efecto, hay dos tipos de termosifón solar que puedes instalar en tu vivienda: termosifón con intercambiador o termosifón sin intercambiador. ¿Sabes cuál es la diferencia entre estos dos tipos de termosifón solar? ¿Y si tu vivienda es más apta para uno u otro? Queremos que tengas todas las claves para elegir el termosifón solar que se adapte a ti. Por eso hoy te traemos este artículo.
Menú de contenidos:

termosifón-con-o-sin-intercambiador

Fuente de la imagen: ©full_frame - Fotolia.com

Termosifón sin intercambiador

¿Cómo funciona?

El termosifón sin intercambiador es el tipo de termosifón solar más sencillo. Las placas solares del tejado recogen la energía solar térmica. Estas placas solares ACS van unidas al punto más bajo de un circuito cerrado de agua. Al traspasarle su calor, el agua del punto más bajo se calienta. Debido a las leyes físicas que rigen el movimiento del agua, el agua caliente sube hasta el punto más alto del circuito. Este punto alto está unido a un acumulador solar. Al entrar en contacto con el agua caliente del circuito cerrado, el acumulador solar absorbe su potencia calorífica. Y, al calentarse el acumulador solar, el agua caliente sanitaria de su interior también lo hace. Así, cuando abres un grifo en tu vivienda, el ACS solar fluye desde el acumulador hasta tus tuberías, proporcionándote un agua caliente que has calentado de una forma totalmente ecológica y muy económica para tu bolsillo.

¿Cuáles son sus componentes?

El termosifón sin intercambiador tiene tres componentes básicos:

  • Placas solares: son las que recogen el calor del sol y lo transfieren al circuito cerrado de agua de los termosifones solares.
  • Circuito cerrado de agua: se calienta con el calor del sol recogido por los paneles solares. El agua caliente circula por el interior de esta tubería hasta llegar al acumulador. Luego le transfiere el calor.
  • Acumulador solar: absorbe el calor del sol a través del circuito cerrado de agua. Al calentarse sus materiales, también lo hace el agua caliente sanitaria que almacena en su interior. De esta forma, la mantiene caliente para cuando sea necesaria.

¿En qué tipo de vivienda se recomienda?

Las casas que disfrutan de un termosifón solar necesitan tener acceso a una buena cantidad de horas de luz al año. Además, esta luz solar debe llegar sin obstáculos que bloqueen el paso de los rayos de sol. De lo contrario, tus paneles solares no podrán absorber potencia calorífica y tu termosifón solar no podrá ofrecerte tu agua caliente sanitaria.

Además, tu vivienda debe tener una estructura sólida, ya que el acumulador solar va instalado en el tejado, a poca distancia del circuito cerrado de agua y de las placas solares. Dado que el acumulador solar debe estar en el tejado, no puede tener más de 300 litros de capacidad. Esto se debe a que cada litro de agua equivale a un kilo de peso. Cargar de más de 300 kilos solo de agua, más el peso de la instalación completa, podría dañar la estructura de tu vivienda y poner en riesgo tu seguridad.

Mantenimiento básico del termosifón sin intercambiador

Al ser un sistema sencillo, el termosifón sin intercambiador no necesita de grandes cuidados para llevar un mantenimiento que le permita funcionar muchos años. Este termosifón solar necesita cuidados en las placas solares, para evitar que la suciedad cubra su superficie y le impida absorber el calor del sol, por lo que una limpieza de cuando en cuando puede alargar mucho su vida útil. El circuito cerrado de agua necesita que se revisen sus válvulas antirretorno de cuando en cuando.

También sería conveniente revisar la presión con un manómetro y reponer con asiduidad el nivel de anticongelante. Así nos aseguraremos de que el flujo es óptimo en todo momento. El acumulador solar es la parte que más daño recibe. Sus materiales sensibles a los cambios de temperatura, al estar a la intemperie, se desgastan con cierta velocidad. Tendremos que comprobar que siguen calentando correctamente de cuando en cuando.

Volver al menú de contenidos

Termosifón con intercambiador

¿Cómo funciona?

El termosifón con intercambiador es una variación del termosifón sin intercambiador. También es un sistema termosifón solar, solo que incluye una variación que lo hace óptimo para más viviendas. En este termosifón solar, su base es la misma. Unas placas solares instaladas en el tejado le traspasan su calor a un circuito de agua cerrado primario. Esta agua, al calentarse, fluye hasta el punto más alto.

Pero, en este caso, ese punto está en contacto con un segundo circuito cerrado de agua que llamamos secundario. El circuito secundario absorbe el calor del primario y fluye hasta el acumulador, que está situado en el interior de la vivienda. Después le transfiere el calor de las placas solares térmicas. El acumulador recibe el calor del sol, calienta el agua que acumula en su interior y la mantiene caldeada y lista para cuando la necesites.

¿Cuáles son sus componentes?

El termosifón con intercambiador está formado por cuatro componentes fundamentales:

  • Placas solares: esta parte recoge la energía solar calorífica y la transfiere al circuito primario de agua.
  • Circuito primario de agua: recoge el calor que le transmiten las placas solares térmicas. El agua, al calentarse, circula hasta el punto más alto del circuito cerrado y entra en contacto con el circuito secundario de agua. Una vez ahí, le trasvasa el calor solar.
  • Circuito secundario de agua: un segundo circuito que hace de eslabón entre el circuito primario y el intercambiador. El circuito secundario recoge el calor del sol del circuito primario. Su agua fluye del tejado al interior de la vivienda, hasta llegar al intercambiador. Una vez ahí, le traslada el calor que se ha recogido de las placas solares para calentar sus materiales.
  • Acumulador solar: en el termosifón con intercambiador, el acumulador solar está en el interior de la vivienda. Recibe el calor gracias al circuito secundario de agua. Sus materiales se calientan y, al contacto, el agua sanitaria que acumula en su interior también se caldea. Así la mantiene a una buena temperatura, para que esté lista cuando puedas necesitarla.

¿En qué tipo de viviendas se recomienda?

Al igual que con el termosifón sin intercambiador, este termosifón solar necesita de espacio en el tejado y un buen acceso a luz solar para funcionar. Sin embargo, ya no necesitas una vivienda con una estructura muy fuerte. Esto se debe a que el acumulador del termosifón con intercambiador se instala en el interior de la vivienda, no en el tejado. Por lo tanto, aquellas viviendas con una estructura que no resistiría el peso de la instalación completa más el agua sanitaria del interior del acumulador pueden beneficiarse del termosifón con intercambiador.

Por otra parte, el termosifón con intercambiador es muy recomendable para aquellas viviendas que necesiten más de 300 litros de agua de capacidad en su sistema de agua sanitaria. Esto se debe a que, al instalarlo en el interior de la vivienda, el peso del agua ya no es un impedimento ni un riesgo para la seguridad. Gracias a eso, podrás comprar acumuladores solares con más de 300 litros de capacidad para que nunca te falte agua caliente sanitaria.

Mantenimiento básico del termosifón con intercambiador

El mantenimiento de un termosifón con intercambiador no es muy distinto del que necesita un termosifón sin intercambiador. Intenta mantener tus placas solares limpias y libres de obstáculos que puedan tapar o rallar su superficie. El mantenimiento del circuito de agua cerrado tendrás que hacerlo en el circuito primario y en el secundario, vigilando que la presión sea la correcta, que las válvulas antirretorno estén en perfecto estado y que el nivel de anticongelante no necesite que lo repongas. Sin embargo, el mantenimiento del acumulador es mucho más sencillo. Al estar en el interior de la vivienda, cuya temperatura no varía mucho, los materiales aguantan hasta el triple de tiempo antes de acusar el desgaste que en el tejado en una instalación de termosifón sin intercambiador.

Volver al menú de contenidos

¿Termosifón sin intercambiador o con intercambiador?

Como ves, el termosifón sin intercambiador y el termosifón con intercambiadores son dos sistemas de termosifón solar muy parecidos. Pero sus diferencias los hacen más aptos para un tipo de vivienda u otra. Si aún tienes dudas sobre cuál es el termosifón solar ideal para ti, a continuación te dejamos una tabla que resume las diferencias básicas. Consúltala siempre que lo necesites para elegir el sistema termosifón solar perfecto para ti.

Termosifón solar con intercambiador o sin intercambiador

Diferencias

Sin intercambiador

Con intercambiador

Circuitos de agua

Solo uno

Dos: circuito primario y circuito secundario

Acumulador sola

En el tejado, junto al resto de la instalación

En el interior de la vivienda

Característica de la vivienda

Estructuralmente fuerte para soportar el peso de la instalación

No tan resistente, ya que el tejado está sujeto a menos peso

Capacidad en litros del termosifón solar

Máximo 300 litros

Más de 300 litros

Trasvase de calor

Óptimo

Con ciertas pérdidas, ya que pasa por otro circuito de agua y esto ocasiona una pérdida de potencia calorífica