Ventanas inteligentes

8 de octubre de 2020
¿Sabias que en función del modelo que ventana inteligente que elijas, puedes ahorrar hasta un 52% en costes de climatización, y hasta un 60% en costes de calefacción durante el invierno? Las ventanas inteligentes nos ayudan a minimizar el efecto de exposición de los acristalamientos a las inclemencias del tiempo. Bien sea el sol abrasador del verano, o el gélido viento del invierno. Gracias a las diferentes tecnologías que podemos incorporar a las ventanas o a los acristalamientos de estas, podemos conseguir grandes ahorros en el consumo de climatización, además de aumentar el confort y la comodidad de nuestras vivienda y oficinas. Seguro que te interesa, sigue leyendo.
Artículo escrito por:
Marcos Carbonell, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©holzbau-kienle.de

¿Cuál es su función?

Las ventanas inteligentes son un complemento para las casas sostenibles, ya que ayudan a conseguir una mayor eficiencia energética a las viviendas. Pero dentro de este concepto podemos encontrar diferentes tipos de ventanas inteligentes. Desde la incorporación a un sistema domótico que ayude en su gestión, apertura, cierre, manipulación de persianas y cortinas, para mejorar la entrada de luz y calor, o no. O la incorporación de tecnologías más complejas e integradas en los cristales o en la cámara de aire que forman estos, etc.

Aun así, la función que se persigue con una ventana inteligente, es que nos ayude en el ahorro de energía, mejorando la eficiencia de nuestra calefacción o aire acondicionado.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

¿De qué están hechas las ventanas?

Existen diferentes tecnologías que mejoran la eficiencia de una ventana y por la que podemos llamarla ventana inteligente:

⊕ Ventana integrada a la domótica

En esta configuración, la ventana no dispone de elementos especiales en su fabricación, y únicamente se la debe de dotar de los motores y accionamiento necesarios para su apertura y cierre mediante un sistema domótico, así como para subir o bajar la persiana, y en su caso, también las cortinas, o estores interiores.

⊕ Ventana opacidad controlada del cristal

Esta tecnología aporta la novedad a las ventanas inteligentes de una delgada lámina o película de un material altamente poroso como recubrimiento. Este material, al estar expuesto al aire, y en función de su humedad modifica su transmisión óptica, mostrándose más opaco o transparente en función de la humedad ambiente. Esta tecnología, además, la podemos activar o desactivar mediante un interruptor, por lo que además, podría incorporarse al sistema domótico y mejorar aún más las prestaciones de la ventana inteligente.

Esta característica también se puede incorporar a los cristales, pero sin que dependa de la humedad ambiente, simplemente activando el interruptor. Al accionar el dispositivo, el sistema de control aplica una corriente eléctrica a los cristales especiales, que hace reaccionar a la estructura y provocan su oscurecimiento y opacidad, volviendo a su estado al abrir la puerta, y desactivar la corriente.

⊕ Ventana con vidrio inteligente

Este modelo de ventanas inteligentes, incorporan un acristalamiento con características especiales, que permiten controlar tanto la luz como el calor que pasa a través de él. Todo ello gracias a una lámina de un material especial de control solar. Por todo lo demás, es una ventana como la que podemos tener en nuestras viviendas. Y la gran novedad es que podemos aprovechar las ventanas, y únicamente pedir a un instalador homologado y autorizado, a que nos cambia el acristalamiento. Siempre y cuando el perfil de nuestras ventanas sea lo suficientemente ancho para esos cristales.

Fuente de la imagen: ©gradusol.es

⊕ Ventana con persiana integrada

Otra variedad de ventanas inteligentes son las que incorporan entre sus cristales una persiana de lamas, que pueden ser accionadas manualmente mediante un pequeño accionador, o también pueden ser integradas en la domótica.

Fuente de la imagen: ©archiexpo.es

¿Quieres cambiar las ventanas de tu casa, y necesitas contactar con profesionales? Hogarsense te pone en contacto con los mejores instaladores.

Volver al menú de contenidos

Características

Aunque la característica de funcionamiento de una ventana inteligente depende en cierto grado de tipo de sistemas se trato, de los que hemos mencionado anteriormente, si es cierto que se intenta siempre ofrecer tres modos de uso diferentes:

Modo invierno:

En el que el sistema de la ventana inteligente desactiva la opacidad, o sube las persianas, etc. para dejar pasar toda la luz y el calor, para ayudar a calentar la casa.

Modo verano:

En el que el sistema de la ventana inteligente activa la opacidad, o baja las persianas, etc. para dejar pasar toda la luz y bloquea el calor, de forma que permite prescindir de la luz eléctrica.

Modo siesta o amanecer:

Este modo de funcionamiento evita que entre tanto la luz como el calor, de forma que crea un ambiente para el descanso.

Volver al menú de contenidos

¿Qué aportan en términos de eficiencia?

Con todo lo que hemos visto queda bastante claro que las ventanas inteligentes nos ayudan a mantener la vivienda en unas condiciones de temperatura más estables, lo que se traduce en una mejora de la eficiencia energética general de la vivienda.

Diferentes estudios realizados, han concluido que el uso de ventanas inteligentes en los hogares puede llegar a suponer un ahorro de hasta el 40% en la factura energética y de luz de un edificio. Y es que gracias a la tecnología que incorpora una ventana inteligente tan solo se necesitan de pequeñas cantidades de electricidad para que una ventana inteligente abre o cierre el paso de luz y/o calor.

De esta manera, no solo se consiguen hogares y centros de trabajo más confortables, sino también más respetuosos con el entorno.

Volver al menú de contenidos

Ventanas solares: otra opción inteligente

Las ventanas solares o ventanas inteligentes solares son un modelo de ventana que generan energía gracias a los rayos del sol que inciden sobre ellas. Esto se consigue con un panel fotovoltaico transparente, que no le quita la funcionalidad a la ventana, ya que deja pasar la luz, mientras se esta generando electricidad.

Las podemos englobar dentro de la categoría de ventanas inteligentes, ya que a reducen la entrada de calor en el interior de las viviendas o edificios, gracias a los filtros que se pueden incorporar a los cristales. Esto nos permite tener un mejor aislamiento y eficiencia, ahorrando, por ejemplo, en aire acondicionado en verano o en el consumo de calefacción. Además, puede reducir hasta la mitad la necesidad de fuentes externas de electricidad, ya que las propias ventanas nos aportan esa electricidad. Esto es especialmente beneficioso en los grandes edificios de oficinas, que son en gran parte acristalados, y que además tienen un mayor consumo durante el día, durante las horas de sol.

Volver al menú de contenidos

Comparativa: ventanas tradicionales y ventanas eficientes

Ventana tradicional Ventana inteligente / eficiente
No disponen de cámaras de aire, o rotura de puente térmico, por lo que el aislamiento térmico es muy inferior. Consiguen un aislamiento térmico alto, ayudando a que la climatización interior no se pierda hacia el exterior de la vivienda
Al tener un aislamiento térmico pobre, necesitamos consumir mucha más calefacción o aire acondicionado. A consecuencia del alto aislamiento, las ventanas con eficiencia energética alta consiguen que el consumo de nuestra calefacción o aire acondicionado este bajo control y por ello el gasto en dinero de las facturas del combustible o electricidad
El aislamiento acústico también se ve afectado, de igual medida que el térmico, por lo que las ventanas tradicionales dejan pasar más ruidos del exterior Las ventanas de eficiencia energética alta, al mismo tiempo que ayudan con la perdida de calor o frio, también ayudan en la mitigación de los ruidos exteriores
El confort es sensiblemente inferior, ya que siempre tendremos molesta por una mala climatización o por ruidos del exterior Derivado de los beneficios anteriores, relativos al aislamiento térmico y acústico, las ventanas eficientes aumentan el confort de los habitantes de la vivienda
El consumo energético es mayor que con una ventana inteligente, por lo que estamos aumentando nuestra huella de carbono Ya que las ventanas eficientes nos ayudan a consumir menor gas o electricidad con nuestro suelo radiante o con el aire acondicionado, estamos favoreciendo la reducción de las emisiones de CO2 al medio ambiente, con lo que ayudamos a mantener nuestro planeta un poco más verde
Aunque las ventanas tradicionales también disponían de una gran variedad de colores y acabados, no son tan amplios como en las ventanas inteligentes o eficientes Son también un elemento decorativo, que intentamos que se adecuen a la fachada, tanto en color como en diseño
Artículos relacionados que te pueden interesar:
Siguiente artículo