¿Qué tipo de ventana es mejor?

8 de octubre de 2020
Comparar los diferentes tipos de ventanas es una idea acertada. Claro está, siempre y cuando se tenga la información correcta. Por ello, queremos que tengas en cuenta algunos aspectos a la hora de cambiar tu ventana. Sabemos que no es tarea fácil, pero seguro que tienes claro qué necesidades tiene tu vivienda. Quizás quieras mejorar el aislamiento o renovar tus ventanas antiguas, elegir un tipo de perfil que se adapte a tu vivienda o qué tipo de ventana es mejor para exteriores o interiores… Estas son solo algunas de las preguntas que pueden surgir. A continuación, vamos a salir de dudas.
Artículo escrito por:
Neftali Barreto, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©freepick

¿Ventanas de aluminio o PVC?

Cuando nos disponemos a comparar los diferentes tipos de ventanas, en relación a los perfiles, puede resultarnos una tarea difícil. Pero si analizamos ambos materiales podemos ver claramente que son totalmente diferentes y se utilizan en base a unas necesidades que se desean cubrir.

Según los expertos, si buscamos el mejor equilibrio entre precio y calidad, el PVC es el mejor material ya que puede ofrecernos las mejores prestaciones de aislamiento; pero si buscamos resistencia para incorporar en estructuras de grandes esfuerzos de tracción, el aluminio puede ser la solución. Las prestaciones del aluminio lo hacen ser un material duradero y con gran resistencia frente a otros materiales. El aluminio es ideal para construcciones singulares como grandes muros, o donde se requiera una buena rigidez de tracción capaces de soportar el peso de todo el acristalamiento y los esfuerzos de las presiones del viento. Además, el aluminio como metal, es un excelente conductor del frío y del calor. En los tiempos que corren, esto lo devalúa ya que para contrarrestar esta conductividad se hace necesario insertar material aislante intercalado entre las capas para “romper” la conductividad del metal. Lo que conocemos como rotura de puente térmico.

Por otro lado, las ventanas de PVC están relacionadas con ser unas ventanas de mayores prestaciones. A pesar de que en España las ventanas de PVC han pasado desapercibidas durante mucho tiempo, poco a poco han ido ganando terreno y desbancando a otros tipos de materiales. Y es que, con las nuevas normativas de ahorro energético y aislamiento para las edificaciones, los consumidores están teniendo mayor conciencia. El código Técnico de Edificación exige la instalación de ventanas aislantes, y en este caso las ventanas de PVC cumplen con las exigencias.

Fuente de la imagen: ©Hogarsense

Si analizamos el comportamiento del aluminio en zonas o países con un clima tropical donde la temperatura permanece igual todo el año, vemos que la transferencia del calor del exterior al interior no denota gran diferencia. Pero si lo comparamos con zonas donde el clima es más variante, vemos que no nos proporcionan un gran aislamiento térmico. Por ejemplo, cuando las temperaturas son altas, el calor se puede colar fácilmente en la vivienda.

El PVC gana terreno por así decirlo, en zonas donde existen veranos calurosos e inviernos fríos. Es ahí donde realmente necesitamos, en mayor medida, una ventana aislante como es el PVC. Necesitamos ahorrar tanto en calefacción como aire acondicionado. En caso contrario los gastos de calefacción y aire acondicionado para tener nuestro hogar a una temperatura confortable serían disparatados. Esto nos llevaría a un gran despilfarro energético, dañando el medioambiente y ahorraríamos a final de mes. Es por eso por lo que, en nuestro país, entra más en juego el aislamiento de las ventanas. Un aislamiento que se traduce en mayor ahorro y confort para el usuario.

Por último, respecto al precio podemos decir que es muy importante tener en cuenta las características de los dos materiales. En este sentido, el PVC ofrece el mejor equilibrio entre precio y prestaciones, mientras que el aluminio básico es más económico, y el aluminio con rotura de puente térmico puede llegar a superar el precio del PVC, en algunos casos.

Asimismo, es posible amortizar el precio de unas ventanas de PVC en pocos años gracias al importante ahorro en las facturas de la luz y del gas. Teniendo en cuenta sus características, las ventanas de PVC no son más caras que las ventanas de aluminio, sino que son una ventajosa inversión que aporta importantes beneficios para tu vivienda. A iguales prestaciones, unas ventanas de PVC siempre resultan más económicas que unas fabricadas con perfiles de aluminio.

Aluminio Aluminio RPT PVC
Resistencia ☺ ☺ ☺ ☺ ☺ ☺ ☺ ☺ ☺ ☺ ☺
Aislamiento ☺ ☺ ☺ ☺ ☺ ☺
Seguridad ☺ ☺ ☺ ☺ ☺ ☺ ☺ ☺
Precio ☺ ☺ ☺ ☺ ☺ ☺ ☺ ☺ ☺ ☺
¿Estás pensando en instalar ventanas nuevas en tu vivienda? Te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

Volver al menú de contenidos

Ventanas externas e internas

Algo que caracteriza también la composición de un tipo de ventana a otra, es su lugar de instalación en la vivienda. Podemos diferenciar entre una ventana que se instale para separar la envolvente de la vivienda entre el exterior y el interior, o puede que se encuentre separando espacios internos, las cuales se encuentran en menor nivel de riesgo. Razonablemente una ventana que se oriente hacia el exterior debe tener mayores propiedades de aislamiento, seguridad y resistencia que una ventana de interior.

Las ventanas de exteriores son el elemento más débil de la fachada, por lo cual debemos tener mucho más cuidado a la hora de elegir la más adecuada. Una ventana de mala calidad instalada en nuestra fachada puede echar a perder por completo el aislamiento térmico y acústico total de la fachada. Elegir un nivel de aislamiento para la ventana exterior debe estudiarse pausadamente, analizando qué aspectos afectan en cuanto a ruidos externos y diferencias de temperaturas. Mientras que este estudio para una ventana de interiores no supone una gran importancia.

La apertura de la ventana, en ambos casos ya sea para interior o exterior, debe tenerse en cuenta. En valores de hermeticidad o ventilación, puede que a simple vista tenga más importancia analizar qué tipo de apertura nos vendría mejor para una ventana exterior. Aunque en una ventana interior, es ideal ver en qué lugar se encuentra el hueco y el espacio que ocupa cuando se abre la ventana pudiendo afectar a los obstáculos de alrededor. Además, una apertura para separar dos espacios interiores suele ser de apertura fácil y de poca hermeticidad, mientras que una apertura de ventana exterior debe contener mayor seguridad de aperturas desde el exterior.

Por último, el acristalamiento de los diferentes tipos de ventanas es clave para poder tener un buen aislamiento. Conjuntamente con el perfil, crea la base del tipo de ventana exterior. Una ventana de interior no tiene tanta necesidad de aislamiento, a no ser que la ventana esté orientada hacia un patio interno al que pueda afectar los factores climatológicos. El acristalamiento de una ventana exterior debe elegirse con criterio de la zona geográfica donde vivimos, media de temperaturas y horas de luz que hay durante el día, nivel de riesgo de seguridad, orientación de la ventana exterior, etc.…

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

Ventanas modernas vs antiguas

A veces, decidir comparar ventanas de una vivienda antigua, con las de una vivienda de nueva construcción, no vale la pena. Las ventanas modernas tienen muchos avances en temas de aislamiento, seguridad y hermeticidad, en relación a 50 años atrás. Por esto es que en la mayoría de los casos, las ventajas de cambiar unas ventanas antiguas por unas más modernas son incontables. Este cambio, mires por donde lo mires, tiene muchos beneficios en relación a la renovación del perfil y el vidrio, disminuir problemas de condensación, facilitar una apertura cómoda, etc.

Si tomamos la decisión de cambiar, las nuevas ventanas instaladas estarán día a día con nosotros 40-50 años. Por esto, es conveniente informarnos previamente de cuáles son las ventanas que queremos que nos instalen, que sean de nuestro agrado y que resuelva nuestras necesidades. Desde el punto de vista de la estructura, una ventana forma parte de los cerramientos de la vivienda y deben cumplir varios requisitos. Si nuestra ventana antigua no cumple estos criterios, tenemos motivos para renovarlas. Deben cumplir los siguientes aspectos básicos:

Aspectos básicos de una ventana en buenas condiciones
Luminosidad Deben permitir cierto grado de iluminación natural para la vivienda. En caso de que el vidrio esté opaco, se deberá cambiar
Visión El lugar donde esté instalada debe permitirnos tener una visión clara del paisaje o zonas exteriores
Ventilación Además de permitir la visión hacia el exterior, también debe permitir la aireación y ventilación natural de la vivienda
Aislamiento Deben protegernos del frío y del calor. Y si una ventana es de calidad puede hacernos ahorrar energía a la larga, reduciendo el gasto de energía
Protección Contra ruidos exteriores o posibles agresores que aparezcan de improviso. Nos deben dar un nivel de confort y tranquilidad
Impermeabilidad No deben tener fugas y estar correctamente selladas, estancas y de manera hermética si están cerradas. De este modo, nos protege del paso de la lluvia o posibles filtraciones
Calidad Tendremos que exigir una vida útil de unos 40 o 50 años, y si puede ser, libre de mucho mantenimiento del perfil. Asegurarnos que los materiales del vidrio y el marco son sostenibles y duraderos
Estética Debe tener buen aspecto tanto en el interior como en el exterior. Debemos entender que una ventana con un material saludable nos ayudará a que nuestras ventanas no sufran de fugas de aislamiento

Volver al menú de contenidos

En función de la zona de la vivienda

Por otro lado, hay zonas por ejemplo como el País Vasco o Cantabria, donde también por el tipo de construcción, la ventana ha sido tradicionalmente de madera, y el cambio ha evolucionado a las ventanas de PVC. Esta renovación de ventana antigua a ventana moderna se ha llevado a cabo gracias a un característica común de ambos materiales (PVC y madera), que es su excelente aislamiento térmico.

Además, con los lacados simulando madera, el PVC no tiene nada que envidiar a la madera desde un punto de vista estético.Podemos concluir que la comparación de ventanas entre los diferentes lugares de España, ha sido muy destacada entre unas zonas y otras. De ello, que existan pueblos con años de antigüedad que aún conservan ventanas y puertas antiguas y de gran valor histórico. Por ejemplo, hay zonas donde se han mantenido los marcos de las ventanas, pero se les ha instalado materiales aislantes para preservar el estilo y mejorar sus propiedades. Suelen ser ventanas de madera o de PVC.

Fuente de la imagen: Pais Vasco ©kommerling.es

En cambio, en otras zonas como en Madrid, Barcelona o Andalucía, ha tenido un mayor desarrollo la ventana de aluminio de baja calidad, principalmente por motivos de gran oferta de fabricantes de ventanas. Estos apostaron por fabricar muchas ventanas de bajo precio y bajas prestaciones. De ahí que hoy en día, este tipo de ventanas también se pueden renovar por unas más modernas, cambiando el perfil de aluminio básico, por aluminio RPT o PVC.

Siguiente artículo