Diccionario de ventana

10 de noviembre de 2020
Artículo escrito por:
Marcos Carbonell, Redactor de www.HogarSense.es

Parte III


T V

Fuente de la imagen: ©archilovers.com

T

Termografías

Una cámara termográfica permite hacer visibles las radiaciones infrarrojas. Es decir, que hacen reconocible la radiación térmica de un edificio, invisible para el ojo humano. Cuando se entrega mucha energía al exterior (eficiencia energética reducida), las ventanas y puertas presentan unos contornos de color rojo. Cuando, en cambio, se entrega poca energía (eficiencia energética muy elevada), los contornos son más bien de color verde.

Transmisión luminosa (TL)

Porcentaje del flujo luminoso transmitido directamente a través del cristal con relación al haz luminoso incidente. Este índice se expresa mediente la radiación CIE D65 cuya densidad espectral va de 380 nm a 780 nm. Porcentaje de luz que llega al recinto a través del acristalamiento. Se expresa en porcentaje.

Transmisión de UV

Porcentaje de rayos UV (Ultravioleta) transmitidos directamente a través del vidrio.

Transmisión de energía (Ted)

Parte de la energía solar que se transmite directamente a través del cristal y cuya densidad espectral va de 300 a 2150 nm. Se expresa en porcentaje.

Transmitancia térmica (U)

El valor U, o Transmitancia térmica, indica el nivel de pérdidas de calor de cada ventana. Se calcula como la media entre el valor interior y el exterior, por metro cuadrado y hora, con una diferencia de temperatura entre ambas caras de 1K. El valor U puede determinarse con un aparato de medida, o calcularse a partir de la norma DIN EN 674.

Una definición más técnica nos dice que es la cantidad de calor por hora (expresada en vatios) transmitido a través de una superficie de 1 m2 por cada grado Kelvin de diferencia entre el interior y el exterior. Este coeficiente se expresa en W/m2K. Cuanto menor sea el valor U, tanto mejor es el aislamiento térmico, menos energía se disipa a través del acristalamiento.

Travesaño

Se denomina travesaño a los perfiles horizontales del marco.

Volver al indice general de diccionario - Volver al inicio de Parte III

V

Ventana batiente

Las ventanas del tipo de apertura batiente se caracterizan por tener las bisagras a un lado del marco, que permiten una apertura horizontal de hasta 180°. Gracias a su apertura completa se consigue tener una ventilación máxima del espacio.

Ventana combinada

Las ventanas combinadas integran diferentes hojas con distintas aperturas dentro de un solo marco o perfil de ventana. Esta posibilidad de combinar ventanas surge tras la necesidad de variar la cantidad de aire que entra en la vivienda en las diferentes épocas del año.

Ventana corredera

Las ventanas correderas o sistemas de aperturas deslizantes se desplazan sobre una guía que puede encontrarse colocada en la parte inferior del marco o en su variante en los laterales (estilo guillotina). Gracias a esta guía corredera las ventanas consiguen realizar una apertura parcial de una de sus hojas, permitiendo así el paso del aire del exterior al interior de la vivienda.

Ventana fija

Como su nombre indica, la ventana fija es una ventana sin posibilidad de apertura, únicamente pensada para aportar luz al interior de la estancia en la que se instala. O como ocurre en hospitales u oficinas, para separar espacios, pero sin perder visión del interior de las diferentes estancias.

Ventana guillotina

Las ventanas de guillotina son muy similares a las ventanas de corredera en la forma en que realizan la apertura. En este caso, el movimiento se produce de manera vertical, deslizándose está por la guía que se encuentra en los laterales del marco de la ventana. Permitiendo así, que una hoja se deslice mientras la otra permanece fija (modelo clásico). Este tipo de ventana permite una ventilación media debido a que solo se abre la mitad del hueco de la ventana.

Volver al indice general de diccionario - Volver al inicio de Parte III

Ventana oscilobatiente

Como indica su nombre, las ventanas oscilobatientes permiten dos tipos de movimiento de apertura: el giratorio (el tipo de apertura clásico) y el oscilante. El conocido mecanismo de maniobra con una mano permite abrir primero la hoja de la ventana girándola y después llevarla a la posición abatida. El giro de la hoja de la ventana hace posible limpiarla con facilidad y la posición abatida permite escapar el aire viciado por la abertura superior y reponer aire desde el exterior a través de las aberturas laterales.

Ventana osciloparalela

Las ventanas con apertura osciloparalela destacan por ser una combinación entre una ventana oscilante y una ventana con apertura de corredera, o también llamada, deslizante. Si analizamos ambas características podemos apreciar que la apertura oscilante nos permite realizar una ventilación del espacio, a través de una apertura de 10-20 cm por la parte vertical de la ventana, y a su vez la apertura corredera nos facilita el desliz sobre la guía, para realizar una apertura parcial de la ventana.

Ventana pivotante

Las ventanas de apertura pivotante nos ofrecen múltiples beneficios con respecto a la estanqueidad, insonorización y accesibilidad. Este tipo de apertura gira alrededor de un eje central, que hace que la hoja rote de manera vertical u horizontal, dejando un espacio de abertura que se puede regular según se desee ventilar. Se puede conseguir, en un ángulo de 90°, que la ventana quede en su abierta en su mayoría, lo cual nos supondría un notable nivel de ventilación.

Ventana plegable

Las ventanas plegables ofrecen una nueva forma de apertura y cierre de huecos en forma de acordeón o fuelle. Con este tipo de apertura conseguimos no abarcar el máximo espacio posible, ya que son muy útiles para huecos de grandes dimensiones. Su mecanismo de corredera permite una apertura casi completa del acristalamiento de la fachada. Ya que su estructura está compuesta por varias hojas articuladas que abren y cierran, hacia el interior, girando sobre un eje vertical lateral.

Volver al indice general de diccionario - Volver al inicio de Parte III

Ventana practicable

Las ventanas practicables son las ventanas que realizan su apertura en torno a un eje fijo que puede encontrarse en las esquinas superiores o inferiores del marco, o incluso en el medio de este. También son conocidas como ventanas abatibles, ya que su apertura puede realizarse lateral o vertical (en ambos ejes) pero no a la misma vez. Y son una de las soluciones más vendidas en la actualidad porque ofrecen un ángulo de apertura total y un cierre hermético bastante resistente a cambios de temperatura.

Ventana Velux

Las ventanas de tejado, o también llamadas ventanas velux, ofrecen la posibilidad de ventilar y aportar luz a la mayoría de las viviendas que disponen de un ático o buhardilla. Este tipo de aperturas, que apuntan hacia el cielo, juegan un papel importante aportando sensación de confort en el interior del espacio donde esté colocada.

Ventilación

Las ventanas modernas cierran de forma muy estanca. Debido a esta estanqueidad, es muy importante ventilar periódicamente, con el fin de obtener un ambiente interior agradable:

  • se regulan la humedad y la temperatura interior,
  • el aire viciado es remplazado por aire fresco,
  • se previenen el agua de condensación y la – formación de mohos.

Vidrio

El vidrio o cristal es la parte transparente de la ventana. Es la encargada de dejar pasar la luz y la radiación solar.

Vidrio laminado

El vidrio laminado consiste en la unión de varias láminas de vidrio de cualquier grosor, mediante películas intermedias realizadas con materiales plásticos translúcidos, como el PVB (butiral de polivinilo).

Su propiedad más destacable es que, en caso de fractura, la película de material plástico evita que se desprendan fragmentos de vidrio, mejorando considerablemente su comportamiento mecánico en caso de impacto y evitando el peligro que conlleva la proyección de las astillas de vidrio.

¿Quieres cambiar las ventanas de tu casa, y necesitas encontrar profesionales? Hogarsense te pone en contacto con los mejores instaladores.
Siguiente artículo