Ventanas correderas o corredizas

1 de septiembre de 2020
Las ventanas con apertura corredera o corrediza se caracterizan por dar protección y luminosidad a la vivienda, sin ocupar espacios ni dentro ni fuera de la vivienda. Este tipo de ventana realiza la apertura deslizando el perfil por encima de los rieles, a través de una guía instalada en el marco. Su sencilla instalación hacen que sea uno de los tipos de ventanas por la que se decantan los usuarios. A continuación, te detallamos todas sus ventajas y características principales.
Artículo escrito por:
Neftali Barreto, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©interempresas.net

¿Qué es un ventana corredera?

Las ventanas correderas o sistemas de aperturas deslizantes se desplazan sobre una guía que puede encontrarse colocada en la parte inferior del marco o en su variante en los laterales (estilo guillotina). Gracias a esta guía corredera las ventanas consiguen realizar una apertura parcial de una de sus hojas, permitiendo así el paso del aire del exterior al interior de la vivienda.

Este tipo de ventanas correderas se caracterizan principalmente por su tipo de apertura, ya que no ocupan demasiado espacio cuando están abiertas y de este modo se consigue un confort ideal en los hogares. Además como la apertura que realiza no es si hacia el interior ni hacia el exterior, sino en el propio espacio que ocupa el marco, permite poner cualquier flor, mueble o decoración delante sin impedir su manejo.

Otro factor a tener en cuenta es que las ventanas correderas dan mucha seguridad con respecto a posibles golpes ya que, al abrir de forma lateral no dejan esas peligrosas esquinas de la hoja a la vista, tan peligrosos para los más pequeños. Y cuando están abiertas, se les puede poner un seguro de tal manera que los más pequeños no puedan cerrarlas evitando posibles golpes en los dedos con las bajada brusca de la hoja.

Tampoco podemos olvidar, algo destacado de estas ventanas, como son sus acristalamientos. Las ventanas correderas tienen un mayor porcentaje de vidrio con respecto a otros sistemas de apertura, ya que evitan los perfiles de las carpinterías y las hacen más atractivas.

Volver al menú de contenidos

Características de una ventana corredera

Este tipo de apertura corredera es de los sistemas más sencillos del mercado existentes desde hace ya muchos años. No obstante, no es de los mejores en hermeticidad lo cual, hay que prestar gran atención a las características del perfil, el acristalamiento, la forma u otros valores que desarrollamos a continuación.

Dado que estás poniendo a prueba el confort interior de tu vivienda, debemos prestar atención a la calidad del material del marco. Si ponemos la lupa en la transmitancia térmica (U = W/m²K), elegiremos el valor más bajo de éste, que se pueda adaptar a nuestro bolsillo, claro está. Este valor nos evalúa que cantidad de calor puede llegar a pasar a través de la ventana. Por lo cual, si nuestro objetivo es intentar que tengamos las menores pérdidas de temperatura en la vivienda, debemos ir a valores alrededor de 1,8 W/m²K, o menor. En las carpinterías podemos encontrar perfiles a buen precio con este tipo de transmitancia térmica o similar.

Por otro lado, en base al tipo de acristalamiento podemos elegir desde un vidrio simple, hasta uno doble o templado, con baja emisividad, etc. La realidad es que las ventanas correderas no consiguen los mismos resultados de aislamiento que las ventanas practicables, aunque se están desarrollando combinaciones que mejoran su rendimiento intentando parecerse a estas. Por ejemplo, si queremos que aísle bien de temperaturas bruscas y ruidos imprevisto, un vidrio con cámara de baja emisividad puede ser una buena elección, con un marco de PVC.

Por último, donde mayor puede ser la diferencia con respecto a una ventana practicable o batiente, es en la hermeticidad. Aunque siempre va a ser peor que la de una buena ventana abatible, hay correderas en el mercado muy competitivas, que pueden llegar a tener un grado de estanqueidad bastante notable. También las ventanas correderas permiten combinarse con sistemas de protección exterior como son las persianas, toldos o mosquiteras, que filtran mejor el aire y mejoran la seguridad de la vivienda.

¿Estás pensando en instalar ventanas nuevas en tu vivienda? Te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

Volver al menú de contenidos

5 Sistemas de apertura para la ventana corredera

1.Ventana corredera tradicional

Es el sistema de apertura más básico en cuanto a ventanas correderas se refiere. En la corredera tradicional las hojas (suelen ser un mínimo de dos) se deslizan sobre el la guía que se encuentra en la parte inferior del marco. El número de hojas vendrá determinado por el tamaño tanto del hueco como de las hojas a montar. Garantizan la optimización del espacio ya que no realizan apertura ni hacia el interior ni el exterior. Dan seguridad y accesibilidad de control, ya que son fáciles de abrir deslizando suavemente en el rail de la guía.

2.Ventana corredera oscilo-paralela

Modernizando un poco este tipo de apertura con sistema básico se puede combinar una apertura oscilante, permitiendo una pequeña inclinación de la hoja hacia el interior de la vivienda. Con ello se consigue microventilación ya que, la apertura que se produce es de unos 10-20 centímetros de la ventana. También, este tipo de variación de la apertura corredera aporta un extra de seguridad, permitiendo ventilar la habitación sin riesgos, especialmente en lugares donde hay menores.

3.Ventana corredera elevadora o slide

Otra innovación del tipo de corredera básica, pero esta ves la hoja se eleva en el momento que comienza a desplazarse, consiguiendo una apertura más suave sobre la guía. Se recomienda en ventanas con hojas de gran tamaño que pueden ser más pesadas. Al ser más grandes, pueden llegar a ser más delicadas de mover, por lo cual su precio también es algo superior a las convencionales. No obstante, estos tipos de ventanas tienen un cierre más hermético y son más eficientes en aislamiento que el resto de variaciones de correderas.

4.Ventana corredera plegable

Lo cierto es que esta variación de ventana corredera no se suele instalar con tanta frecuencia en ventanas. Se suele montar más en puertas de balcones o terrazas. Se utiliza en grandes huecos y tienen una apertura y cierre en forma de acordeón quedando agrupadas en bloque en un lateral del marco. Es un sistema que al tener hojas de gran tamaño hay que tratarlas con delicadeza, ya que un mal movimiento puede agrietar la hoja o dañar el marco.

5.Ventana corredera vertical o ventana de guillotina

Es la variación del tipo de corredera en la que la hoja en ves de realizar la apertura en horizontal, la realiza en vertical. Este sistema lo vemos instalado en casas antiguas y tratan de dos hojas que se desplazan en vertical a lo largo de las guías laterales. Por lo general, siempre suele moverse la hoja inferior mientras que la superior permanece fija. Aunque en los modelos de la actualidad, se pueden mover ambas hojas en el eje vertical.

Volver al menú de contenidos

Ventajas y desventajas de una ventana corredera

Ventajas

No ocupan espacio y no invaden el espacio interior en su apertura

Como hemos dicho las hojas de las ventanas se desplazan a izquierda y derecha, con lo cual quedan siempre situadas sobre el marco de la ventana. Por lo tanto en su apertura no invaden zonas interiores y no quitan espacio de la habitación. Se evitan también así posibles golpes de personas con las ventanas abiertas.

Marcos y hojas más pequeños, mayor luminosidad

Las ventanas correderas por lo general son sistemas muchos más sencillos que una ventana practicable. Por lo tanto, los perfiles de marcos y hojas suelen ser más delgados, por lo que la superficie del vidrio es mayor. Permite por lo tanto este tipo de ventanas una mayor entrada de luz al permitir una mayor superficie acristalada para un mismo tamaño de hueco.

Sistemas más económicos

Al ser los perfiles de marco y hoja más sencillos y el mecanismo de los herrajes también más simple, suelen ser sistemas más económicos. Por eso han sido tradicionalmente en España, estas ventanas correderas las ventanas más fabricadas con perfiles de aluminio bajo precio y de una muy baja calidad. Sin embargo esto ha supuesto la instalación de ventanas de baja calidad y de bajo aislamiento térmico y acústico. Son precisamente estas ventanas correderas de baja calidad con graves problemas de aislamiento térmico y acústico las que están siendo mayormente renovadas.

Muy usadas en puertas

Los sistemas correderas tienen realmente su sentido de uso cuando se utilizan en puertas más que en ventanas. En puertas nos permite la instalación de grandes huecos, en los que la hoja se desplaza de forma fácil hacia un lateral para permitir el paso de las personas. En el caso de huecos grandes como sucede en las puertas, un sistema practicable puede que ocupe un gran espacio de apertura que lo haga no viable.

Desventajas

Menor aislamiento térmico

Los perfiles de ventanas correderas son mucho más sencillos que los practicables. Son más estrechos, cuentan con un menor número de cámaras y por lo tanto su valor aislante térmico es muy inferior. De la misma forma permiten alojar vidrios de menores espesores por lo que también nos limita a la hora de poner vidrios con cámaras de mayor tamaño y dobles o triples acristalamientos.

Además de esto las hojas de las ventanas correderas, simplemente tienen para hacer la estanqueidad un sistema de cepillos que deslizan sobre el marco y que no garantizan una estanqueidad total de la ventana. De hecho, los valores de permeabilidad al aire de una ventana corredera son muy inferiores a los de una practicable. Por lo tanto tiene filtraciones de aire lo que también empeora el aislamiento térmico.

Menor aislamiento acústico

Como decimos, al tener un sistema de cierre no estanco, obtienen una baja clasificación de permeabilidad al aire, por lo que esto implica un menor aislamiento acústico, ya que cualquier pequeño orificio en la ventana corrediza, arruina el aislamiento acústico de la ventana. Incluso aunque una ventana corredera le pongamos vidrios acústicos, el aislamiento global de la ventana será bastante deficiente.

Problemas se seguridad

Las ventanas de correderas suponen un problema de seguridad para la limpieza, ya que en muchos casos el usuario no puede alcanzar a limpiar la parte más exterior de los cristales. Muchas veces la única forma de hacer una limpieza total de los cristales, es quitando las hojas de la ventana, lo que supone un trabajo adicional para un usuario doméstico.

De hecho, las ventanas correderas a partir de ciertas medidas están prohibidas en obra nueva, precisamente por este problema de seguridad. Ya hemos comentado en algún artículo sobre personas se juega en literalmente la vida para limpiar sus ventanas.

Limitación en la apertura total del hueco

Como hemos dicho, en una ventana corredera no podemos abrir la totalidad del hueco, ya que las hojas siempre se quedarán hacia un lado hacia otro dentro del carril del marco. Por ejemplo para ventanas correderas de dos carriles y dos hojas únicamente podremos abrir la mitad del hueco.

Un mayor mantenimiento

Las ventanas correderas suelen acumular en el interior del marco bastante suciedad que resulta difícil de limpiar, al quedar esta atrapada entre los carriles del marco. Por lo tanto necesitan una mayor limpieza. Como hemos comentado también la limpieza de las hojas tiene una mayor dificultad ya que muchos casos nos veremos obligados a tener que quitar hojas de la ventana.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

¿Para qué tipo de estancias o lugares se recomienda la instalación de ventanas correderas?

Las ventanas correderas permiten crear en tu hogar espacios más luminosos en los que el paisaje adquiere un mayor protagonismo. Este es el motivo por el que constituyen una alternativa ideal para salones o dormitorios con acceso a zonas del exterior (balcón, terraza o jardín) y en estancias que por su orientación gozan de una buena panorámica. O incluso para aseos donde se necesita evadir el vaho que se produce en los espejos cuando nos duchamos.

También son una opción recomendable a la hora de redefinir el espacio. Una ventana corredera transforma la percepción de amplitud. No es solo que el tipo de apertura permita su instalación en cualquier parte, sino que las características de su montaje facilitan una mayor entrada de luz. Son cerramientos que proporcionan fluidez en el tránsito entre el exterior y el interior y ventilan las estancias aportando tanto intercambio de aire como luminosidad.

Dormitorios y salones son lugares óptimos para aprovechar todas las ventajas de las ventanas correderas desde el punto de vista estético. En el plano funcional, un cuarto de baño pequeño o una cocina estrecha son el emplazamiento perfecto para esta alternativa de cerramiento: ocupa menos espacio y no es necesario desplazar ningún objeto para su apertura o cierre.

Una vez escogido el lugar más adecuado para la colocación de una ventana corredera, hay que trabajar otros aspectos como el confort de la vivienda. A pesar de que estas ventanas presentan algunas carencias con respecto a su hermeticidad, siempre tienes la opción de corregirlas si prestas atención a los detalles de calidad.

Volver al menú de contenidos

Precio medio de ventanas correderas: ventana, montaje e instalación

Tipo de ventana corredera (1,2 x 1,2)
- Según el tipo de material del perfil -
PVC 100-200 €
Madera 150-250 €
Aluminio 200-300 €
Acero 400-600 €
Media aproximada 150-350 €
- Según el tipo acristalamiento -
Acristalamiento sencillo 100-200 €
Doble acristalamiento 300-500 €
Triple acristalamiento 500-1000 €
Media aproximada 100-300 €
- Mano de obra -
Hora de trabajo 20-25 €
Trabajo por metro lineal 15-25 €/m²
Desmontaje de ventanas anteriores 15-30 €/m²
Eliminación de ventanas anteriores 15-20 €/m²
Media aproximada 60-100 €
Total media de gastos estimados = 300 - 500 €

Volver al menú de contenidos

Instalación y montaje de ventanas correderas

Este tipo de montajes no requiere mucho trabajo y comparado con otras instalaciones de aperturas, sino que es más sencilla. Es el tipo de instalación más antigua donde una ves incorporamos el marco con las guías en el perfil de la ventanas, solo tenemos que incorporar las hojas correderas en su interior.

Por último, para la instalación de ventanas correderas debemos diferenciar entre dos tipos de montajes: con premarco, y sin premarco. La diferencia entre una opción y la otra es básicamente dependiendo si es una instalación nueva o un cambio de ventana por otra.

Con premarco

Si la vivienda ya está construida, y no queremos hacer obras, se suele optar por aprovechar el marco existente. Sobre este, se instalará la nueva ventana, ajustándola, y forrando con material nuevo las partes del viejo marco que se puedan ver, para que parezca una nueva instalación.

Sin premarco

En cambio, en obra nueva o reforma, si necesitaremos un premarco, que ira adaptado a la estructura de la pared, y sobre él se atornillara la ventana. Para poder seguir las pautas generales para una correcta instalación con premarco puedes navegar en nuestra web y acceder a nuestro artículo especifico de instalación de ventanas. En él, resolverás todas tus dudas sobre como instalar estos sistemas de ventanas y cualquier otro tipo de apertura.

Volver al menú de contenidos

¿Qué otras decisiones afectan al tipo de apertura de la ventana?

Este tipo de ventana se caracteriza por tener una apertura bastante sencilla, funcional y práctica. No es el tipo de ventana que se caracterice por tener un gran nivel de hermeticidad ni aislamiento, pero cumplen su función de dar luminosidad y protección de los factores climatológicos como toda ventana básica.

Además, es importante tener en cuenta que el tamaño de la ventana corrediza y el grosor de la hoja, afecta en gran medida sobre todo al marco de la ventana . Se debe prestar gran atención de cumplir con las medidas necesarias para el hueco y que el perfil de la ventana este adaptado al tipo de grosor que vamos a montar sobre los rieles. El marco debe adaptarse e instalarse herméticamente para que las propiedades de aislamiento puedan hacer su trabajo.

Fuente de la imagen: ©imcdn.com

Otro aspecto que afecta en las decisiones de la ventana corrediza es el material del perfil. Se debe tener en cuenta cuál es la situación geográfica de la vivienda, ya que afecta en gran medida. No será lo mismo una vivienda en una zona de clima cálido, que una de clima frío de montaña, ni una vivienda orientada al norte o sur.

Por ejemplo, instalar un perfil de aluminio o PVC en una zona donde hay gran humedad relativa (norte de España), nos va a convenir mas que un perfil de madera. En tanto al mantenimiento, si instalamos un perfil de madera, tendremos que estar realizando un cuidado de la madera frecuentemente.

Este tipo de ventana corrediza, por sus características, nos permite combinarla con alguna mosquitera, persiana u otros tipos de protección, que mejorarán las propiedades de protección de la vivienda. Gracias a realizar la apertura dentro de la misma hoja, sin tener que ocupar espacios tanto en interiores como en exteriores. Este es un aspecto básico por el que muchos usuarios se deciden a instalarla, ahorrando espacios donde podrían colocar otro elemento decorativo.

Por último, queremos enfatizar en la gran labor profesional del instalador que se encargará de asesorarte sobre que tipo de forma, acristalamiento o perfil del marco se adapte más a tu vivienda. Y se asegurarán, que en el proceso de instalación y montaje, la ventana cumple con la normativa CTE y queda herméticamente sellada a tu vivienda.

Volver al menú de contenidos

Diferentes tipos de apertura

Tipo de apertura Características
Fija Es el tipo de apertura más básicas ya que no contiene de manillas, ni bisagras y se limitan a dejar pasar la luz en las viviendas
Practicable o abatible Este tipo de apertura de ventana horizontal permite tener máxima accesibilidad al poder abrir las dos hojas a la vez. Es la apertura más común y permiten máxima ventilación de la vivienda
Batiente Las aperturas batientes se pueden dirigir hacia el interior o exterior de manera horizontal. Son las aperturas más instaladas en aseos o baños para evadir humedades y ventilar el espacio
Oscilobatiente La apertura de ventana oscilobatiente es una combinación entre la apertura oscilante y practicable. Con una manivela podemos cambiar el modo de apertura sin ninguna complicación
Osciloparalela Combinan dos tipos de apertura de ventanas, las cuales son corredera y oscilante. Este sistema tiene la gran ventaja de ser perfectamente hermético, y destacan en su gran capacidad de aislamiento térmico y acústico
Pivotante Giran en torno a un eje central y suelen usarse en tejados y buhardillas. Nos ofrecen múltiples beneficios de estanqueidad y de insonorización gracias a su cierre a presión
Plegable Se componen de estructuras u hojas de ventanas correderas que se abren y cierran en forma de acordeón o fuelle. Pueden deslizarse indistintamente hacia la derecha y/o izquierda, desplazándose por encima de rieles
Combinada Se consigue integrando diferentes hojas con diversas opciones de apertura en una misma ventana. Tiene un alto valor decorativo y permiten ventilar la vivienda desde diferentes perspectivas
Guillotina Es un tipo de apertura corredera, pero en lugar de encontrarla de forma horizontal, la encontramos de manera vertical
Velux Destacan por su montaje e instalación en tejados donde permiten una máxima incidencia de luz y ventilación gracias a la extracción del aire caliente que asciende en la vivienda
Siguiente artículo