¿Cómo puedo mejorar el aislamiento acústico de las ventanas?

7 de octubre de 2020
El aislamiento acústico de una ventana es la capacidad que tiene ésta de contrarrestar las fuentes de ruido procedentes del exterior. Dependiendo del sistema de apertura, el tipo de perfil y el acristalamiento, el papel del aislamiento acústico puede resultar mayor o menor efectivo. Por ello, queremos asegurarnos de que a la hora de elegir tus ventanas tengas presente la importancia de invertir en un buen nivel de aislamiento acústico. A continuación, te convencerás de que es una inversión a futuro muy efectiva.
Artículo escrito por:
Neftali Barreto, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

aislamiento-acústico-ventanas

Fuente de la imagen: ©shutterstock

¿Cómo podemos conseguir un buen aislamiento acústico en las ventanas?

El aislamiento acústico para ventanas es algo crucial que debemos tener en cuenta cuando vamos a elegir un tipo u otro de ventanas. Y es que precisamente, las ventanas son el elemento más débil de las fachadas por lo que debemos prestar mayor importancia. ¿Sabías que actualmente, hay una infinidad de viviendas con ventanas antiguas que no aíslan en su mayoría acústicamente? Un hecho que hace que el ruido exterior se cuela fácilmente al interior de las viviendas de diferentes formas.

Para poder cubrir estas deficiencias debemos prestar especial importancia al tipo de aislamiento que tiene nuestra ventana y verificar si satisface las necesidades o debemos cambiarla. Si finalmente decidimos cambiarlas, podremos disponer de unas ventanas aislantes con el máximo aislamiento acústico posible, especialmente para poder sanarnos de esas zonas más ruidosas. Esta revisión que haremos de nuestras ventanas actuales se puede hacer siguiendo los siguientes aspectos a tener en cuenta:

1. Importancia de la forma de apertura

Aunque no lo creas, el tipo de apertura que tenga la ventana afecta. Dependiendo del sistema de apertura, la ventana tendrá un sistema de cierre o apertura diferente. Debido a esto, unas ventanas insonorizadas tendrán cierres más reforzados y juntas de presión que marcan la diferencia con otros tipos de aperturas. Por ejemplo, si comparamos una apertura batiente u oscilobatiente, con una ventana corredera, podemos apreciar que las primeras aíslan acústicamente en mayor medida que las correderas.

2. Elegir un vidrio adecuado (triple cristal)

Elegir un vidrio adecuado puede ser una gran decisión a largo plazo. Exactamente, el aislamiento acústico también va a depender del tipo de vidrio instalado en nuestra ventana, así como su propio espesor. Diferenciando entre los vidrios simples, dobles o triples acristalamientos, podemos aumentar el número de hojas, mejorando así espesor del vidrio y por supuesto, el nivel de aislamiento acústico. Los vidrios laminados contienen unas propiedades de aislamiento y seguridad excelentes.

Por otro lado, también debemos tener en cuenta que conviene tener un espesor de la hoja que da hacia el exterior con un buen grosor, superior a 6mm para que sea más tangible el aislamiento. También hay vidrios con cámaras de aire, o gases como argón o criptón, que mejoran también el aislamiento térmico, así como el acústico.

3. El tipo de perfil en la ventana

El marco o tipo de perfil que contenga nuestra ventana debe ser clave para que realice el cerramiento del hueco a la perfección. Para que la ventana pueda destacar por un buen nivel de aislamiento acústico debe ser impermeable a las ondas sonoras del aire. La permeabilidad al aire se consigue en una ventana cuando el perfil es de calidad y no contiene ninguna fuga por todo el perímetro del marco. La diferencia se puede notar comparando una ventana de baja calidad y una ventana aislante. Se puede sentir que el aire se filtra por los bordes o esquinas del marco, entrando así una brisa que puede ser incómoda a la larga.

4. Contar con un buen material para la ventana

El punto general de todos los apartados anteriores es la calidad de los materiales de la ventana aislante. La calidad del perfil, el vidrio y el sistema de apertura determinarán si tu ventana está preparada para aislar a diferentes niveles acústicos o no. Por ello, se recomienda invertir en una buena fabricación de los materiales utilizados para el cerramiento de los huecos de la vivienda.

5. Combinar las ventanas aislantes con: persianas o contraventana

Cuando las características principales de nuestras ventanas aislantes ya están cubiertas, en cuanto al aislamiento se refiere, podemos decidir si combinar con otro tipo de sistema que acompañe a nuestras ventanas. Podemos combinar nuestras ventanas con sistemas de persianas elevadoras, rejas de protección o contraventanas que abriguen, por decirlo de algún modo, el cerramiento del hueco. Claro está, que esto sistemas mejoran y protegen los cerramientos de factores externos. Pero lo que no está tan claro, es si verdaderamente llegan a mejorar el nivel de aislamiento acústico.

Si partimos de la primicia de que el silencio absoluto no existe, podemos razonar que todas las mejoras o combinaciones que le modifiquemos a nuestra ventana podrán ir aumentado el nivel de aislamiento tanto, acústico como térmico. Pero nunca conseguiremos obtener un silencio del 100% si lo medimos con un sonómetro. En algunos casos, dependiendo del uso de la habitación y el nivel de ruido exterior, se puede estimar las necesidades de aislamiento acústico que puede requerir nuestro cerramiento.

aislamiento-acústico

Fuente de la imagen: ©ipmontajes.cl

Para aclarar esta sensación del sonido, se puede tener en cuenta que cada 10dB que conseguimos reducir en el ruido general, la percepción de nuestro oído es la mitad de ruido. Por ejemplo, si tenemos una ventana con ruido desde el exterior de 80 dB (ciudad, coches, maquinarias, viento, etc.) y conseguimos disminuir hasta un nivel de 52 dB, significa un gran aislamiento. En el interior de la vivienda tendríamos un ruido de 25 dB, que equivaldría a un sonido muy diminuto.

¿Estás pensando en instalar ventanas nuevas en tu vivienda? Te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

Volver al menú de contenidos

¿Cómo puedo saber si una ventana aísla bien?

Para verificar si nuestra ventana aislante está funcionando debidamente en sus propiedades de aislamiento y contrarrestando las fuentes de ruido exterior, debemos analizar algunos aspectos importantes que nos ayudarán a detectar este problema:

➪ Comprobar los materiales: Si comprobamos de qué material es el perfil o el vidrio de nuestra ventana podemos apreciar si es resistente a los factores climatológicos. Si existe alguna fuga en alguna de las partes de la ventana por la que se puede colar ruido del exterior. De esta manera podemos detectar también una de las posibles causas de que escape el frío o el calor.

➪ Sonido del viento: Uno de los trucos para conocer si nuestra ventana tiene un buen aislamiento es que escuchemos el viento a través de ellas. Si escuchamos un ruido más de lo normal, puede ser que nuestro cerramiento no tiene un nivel de aislamiento acústico adecuado.

➪ Certificación energética y Marcado CE: El marcado CE indica cuáles son los valores de aislamiento, permeabilidad y resistencia de nuestras ventanas. Este marcador energético puede determinar qué nivel de aislamiento tiene nuestra ventana y nos ayudará a comparar el desgaste que pueda tener a ventana con el paso del tiempo.

Si aún no te queda claro cómo puedes verificar si tu ventana aislante hace su función correctamente te facilitamos este video demostrativo, donde se hace referencia a un buen aislamiento hermético de la ventana, y pequeñas aperturas que pueden aparecer.


Volver al menú de contenidos

¿Cómo puedo informarme bien sobre este tema?

La importancia de asegurarnos de que nuestros cerramientos contienen un nivel de aislamiento acústico excelente es una decisión que se debe tener en cuenta con más frecuencia. En la mayoría de las viviendas hasta la fecha, este tema del aislamiento, se hacía pasar por alto tanto en reformas como en nuevas construcciones. Y en base a nuestra experiencia, el aislamiento acústico para ventanas debe ser uno de los temas que deben estar presentes en la elección de una ventana correcta.

En los edificios de nueva construcción se puede consultar la certificación energética de las ventanas aislantes en el manual de instrucción técnico del propio edificio. En él nos indica la calidad de los aislamientos en los cerramientos de la vivienda. Y en particular, cada ventana tiene obligatoriedad de llevar el Marcado CE indicando sus valores de aislamiento, permeabilidad y resistencia y documentar estos valores con ensayos en laboratorios oficiales.

Si en tu caso necesitas aún más información sobre cómo asegurarte de que tus ventanas aislantes están correctamente instaladas y aíslan de ruidos externos (en la mayor medida posible) o cómo saber qué nivel de aislamiento acústico tienen tus ventanas actuales, te facilitamos algunos enlaces. En ellos, podrás encontrar todo lo relacionado con este tipo de aislamiento:

Código Técnico de la edificación: En el podemos encontrar cuales son los valores mínimos de aislamiento dependiendo de la zona geográfica que se encuentre tu vivienda.

Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE): En esta guía podrás encontrar diversa información sobre los niveles de aislamiento acústicos y diferentes tipos de materiales que son claves para incorporar más aislamiento a tus nuevas ventanas.

Volver al menú de contenidos

¿Cómo aislar el ruido que entra por las ventanas?

Las posibilidades de aislar el ruido en una ventana residen en tomar acción sobre la propia ventana y cambiar aquellos aspectos que no nos aportan aislamiento. En relación al tipo de apertura, por ejemplo, si tenemos la posibilidad de elegir o cambiar el sistema de la ventana nos decantamos por un sistema practicable. Estos sistemas son los más eficaces ya que su cierre de doble junta impide la entrada de ondas sonoras y nos ayudarán a aislar el ruido.

Por otra parte debemos fijarnos en que, si la ventana tiene un buen sistema de cierre por doble junta, pero el perfil no es de calidad, no aislará notablemente del ruido. Esto se puede solucionar instalando un perfil que sea impermeable al aire. Por ejemplo, las ventanas de PVC son uno de los mejores materiales para aislar del ruido, debido a sus propiedades. Este tipo de ventanas amortiguan el ruido de las vibraciones y las ondas sonoras, atenuando los dB significativamente.

Por último, si el acristalamiento de nuestra ventana aislante no es el adecuado porque no nos aísla acústicamente de ruidos como necesitamos, debemos mejorarlo. Debemos tener en cuenta que el espesor del vidrio es crucial para aislar el ruido. Las ventanas que mejor aíslan del ruido suelen contener un vidrio con un espesor mínimo de 6-12 mm. Podemos decantarnos por incorporar un tipo de acristalamiento doble intercalado por cámara de aire, o un tipo de vidrio laminado con refuerzo acústico que son los más recomendables.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

¿Qué tipo de ventana aísla mejor del ruido?

Como hemos comentado anteriormente, las ventanas aislantes que mejor atenúan el ruido externo son las que incorporan un sistema de apertura practicable. Entre ella encontramos abatibles, batientes, oscilobatientes, entre otras. El cierre tan característico de doble junta nos ayuda a realizar presión en todo el perímetro del perfil y el marco de la ventana. Gracias a ello, no se cuelan filtraciones de aire y son muy herméticas.

No obstante, volviendo a las bases el mejor tipo de ventana con aislamiento es la combinación de las tres partes habladas: Apertura + Perfil + Vidrio. Por experiencia, tener unos materiales de calidad en estos tres apartados, marcará la diferencia de una ventana de calidad y una “normalita”.

Volver al menú de contenidos

4 beneficios sobre el aislamiento acústico

Beneficios Características
Salud y descanso ✓ Una vivienda silenciosa fortalece el sistema inmunitario y reduce los riesgos de padecimientos cardiovasculares por sustos o imprevistos de ruidos externos
Menos estrés ✓ Reduce notablemente los niveles de estrés, así como un mejor rendimiento cerebral y sanguíneo. Este efecto se suele dar en ciudades con mucha congestión del tráfico
Mejor concentración y confort ✓ Propicia el aumento de la capacidad cognitiva y de concentración, mejorando la capacidad de concentración y productividad. Ya sea de manera laboral en oficinas o en casa
Comunicación sin ruidos ✓ Favorece la comprensión en los lazos comunicativos, tanto familiares como laborales a causa poder escuchar con mayor claridad y de manera más efectiva
Siguiente artículo