Las ventanas guillotinas actuales

10 de septiembre de 2020
La apertura de guillotina es uno de los tipos de ventana más antigua que existe. Se caracteriza por realizar la apertura y cierre gracias al deslizamiento vertical de una de sus hojas. En algunos casos, ambas hojas son móviles, lo que permite obtener ventilación ideal tanto por la parte superior como inferior. Además, nos permiten ahorrar espacio en la vivienda, ya que no su apertura la realiza en el mismo marco. Veamos cuáles son sus principales características y beneficios.
Artículo escrito por:
Neftali Barreto, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©finestre-saliscendi.it

¿Qué es y cómo funciona este tipo de sistema de apertura de ventana?

Las ventanas de guillotina son muy similares a las ventanas de corredera en la forma en que realizan la apertura. En este caso, el movimiento se produce de manera vertical, deslizándose está por la guía que se encuentra en los laterales del marco de la ventana. Permitiendo así, que una hoja se deslice mientras la otra permanece fija (modelo clásico). Este tipo de ventana permite una ventilación media debido a que solo se abre la mitad del hueco de la ventana.

Por otro lado, el mismo peso de la hoja, hace que la ventana se cierre si no está sujeta con un retenedor que evite la caída. Por ello, a modo de seguridad en los marcos laterales de la guía, se suelen encontrar los retenedores, uno por cada lado. De este modo, la ventana se mantiene con la apertura parcial permitiendo el paso del aire a la vivienda.

Las ventanas de guillotinas actuales tienen un mecanismo instalado en los laterales que permiten que la hoja movible pueda fijarse en cualquier punto del recorrido. Asimismo, también disponen de un sistema de seguridad con bloqueo interno que impide que la ventana pueda ser abierta desde el exterior.

Volver al menú de contenidos

Características de una ventana de guillotina

Las ventanas de guillotina tradicionales normalmente tienen una sola hoja movible mientras que la otra es fija. Generalmente, solo la parte inferior de la ventana funciona mientras la parte superior permanece en su lugar. Pero con el paso del tiempo, estos sistemas han ido evolucionando, dando lugar a movilidad por parte de las dos hojas. Algunos modelos incorporan al diseño paneles de inclinación que permiten una limpieza más completa de la parte externa sin necesidad de salir de la vivienda.

En la actualidad, este tipo de ventana guillotina tiene dos hojas que se deslizan verticalmente en el marco y, además se pueden extraer dejando el hueco completamente abierto. Las dos hojas se pueden desmontar sin problema del marco para limpiarlas o realizarle un mantenimiento (pintar o barnizar). Gracias a esta posibilidad, estas ventanas pueden ofrecer excelentes opciones de ventilación.

En la instalación de este tipo de ventanas se utilizan unos resortes de compensación y herrajes o retenedores especiales que, van ocultos entre el marco y la hoja, y se usan para regular la apertura a la altura que deseemos. Resultando así un control y manejo de la ventana más cómodo.

También cabe destacar que el acristalamiento de las ventanas de guillotina puede ser con vidrio sencillo, doble acristalamiento con cámara de aire o argón o bien doble cámara y triple acristalamiento. El número total de vidrios y sus características dependerá de los niveles de aislamiento térmico y acústico que deseemos lograr.

¿Estás pensando en instalar ventanas nuevas en tu vivienda? Te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

Volver al menú de contenidos

Ventajas e inconvenientes de una ventana de guillotina

Ventajas

Sistema de apertura sencilla sin ocupar espacio: La movimiento de la hoja se realiza sin ninguna complicación, deslizando las hojas a través de las guías. Tanto para el cierre como para la apertura, no debe de producirse oposición al deslizamiento. Además, la apertura de esta ventana no ocupa un espacio perimetral en el interior de la vivienda.

Fácil mantenimiento y limpieza: La hojas podemos desmontarlas del marco fácilmente, sin necesidad de herramientas, con el objetivo de limpiarlas o renovar sus vidrios si fuera necesario. Algunos modelos de ventanas de guillotina consiguen realizar un movimiento batiente hacia el interior, lo cual facilita su limpieza.

Ventilación unidireccional o bidireccional: Estos tipos de ventanas de guillotina pueden ser de doble hoja, facilitando la ventilación bidireccional. Esto quiere decir, que si con una sola forma de apertura vertical, conseguimos una ventilación en la misma dirección, con dos hojas que se abran en diferentes posiciones, se puede ventilar en otras direcciones. Esto nos permite controlar el caudal de aire que entra en la vivienda.

Gran mejora en estanqueidad compensadas al 100%: Gracias al desarrollo que han supuesto las mejoras en las ventanas de guillotina, los marcos actuales tienen unas propiedades de hermeticidad y aislamiento que las hacen destacables. Cuentan con un cierre de seguridad y junta de goma que facilitan en gran medida la insonorización del espacio.

Desventajas

✘ Apertura parcial: Este tipo de ventanas guillotina suelen tener una apertura parcial del hueco de la ventana hacia el exterior. Con respecto a otro tipo de apertura que, sí permite abrir en su totalidad el hueco de la ventana, este sistema sobrepone las dos hojas dejando la mitad del hueco abierto.

✘ Menos versatilidad: La apertura de la ventana nos ofrece menos funcionalidad que otros tipos de apertura en cuanto a utilización del hueco. Hay personas que las utilizan para asomarse a coger aire a modo balcón; otros para colgar una tendedera de ropa, etc. ¡Cuestión de usos!

✘ Inseguridad por desgaste: Si los retenedores se desgastan con el tiempo, y no se les presta atención, pueden ocasionar posibles accidentes o golpes contra el marco, con un poco de aire que entre.

Volver al menú de contenidos

¿Para qué tipo de estancias o lugares se recomienda la instalación de ventanas de guillotina?

Las ventanas guillotina pueden instalarse en los lugares donde principalmente se necesitan soluciones de ventilación e iluminación, en cantidades controladas. Normalmente, las vemos instaladas en el interior de locales, oficinas o restaurantes. Pueden ser una solución para separar la cocina de las zonas de consumo como barras de servicio; o también se pueden instalar en oficina de trámites o facturación de servicios.

En términos de eficiencia energética, las ventanas de guillotina pueden dar la posibilidad de ahorrar en el consumo en calefacción y aire acondicionado, en gran medida. Por ejemplo, en oficinas de funcionarios donde se transita una media de 500-600 personas por día. En estos sitios el uso de sistemas que filtren y renueven el aire es muy frecuente y si se controla se puede conseguir grandes beneficios de estanqueidad.

Las ventanas de guillotina consiguen dar amplitud a la vivienda sin quitar espacio, permitiendo ventilar en zonas cerradas donde se condense el aire con frecuencia. En habitaciones o dormitorios, se pueden incorporar para renovar el aire con apertura parcial. Pueden ser accesibles y fáciles de manejar, tanto para la apertura como para el cierre. Y ofrecen la solución, donde otros tipos de ventanas no pueden instalarse, ya sea porque necesitan un hueco más grande o la apertura no tiene espacio suficiente.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

Precio medio de ventanas guillotina: ventana, montaje e instalación

El precio medio para la instalación de una ventana guillotina depende, por lo general, del tipo de marco, acristalamiento, tamaño en m2, forma, diseño y el montaje e instalación. Para ello, dependiendo de las necesidades de nuestra vivienda podemos encontrarnos ventanas con un coste total de 400-800 € hasta algunas más específicas por 800-1500€. Para ello, hemos creado esta tabla resumen con precios aproximados para que puedas visualizar mejor el precio total de la ventana guillotina:

Tipo de ventana guillotina
- Según el tipo el material del perfil -
PVC 350-600 €
Madera 400-800 €
Aluminio 600-1000 €
Acero 1000-1500 €
Media aproximada 350-800 €
- Según el tipo acristalamiento -
Acristalamiento sencillo 300-500 €
Doble acristalamiento 500-800 €
Triple acristalamiento 800-1200 €
Media aproximada
300-700 €
- Mano de obra -
Hora de trabajo 20-25 €
Trabajo por metro lineal 15-25 €/m²
Desmontaje de ventanas anteriores 15-30 €/m²
Eliminación de ventanas anteriores 15-20 €/m²
Media aproximada
80-200 €
Total media de gastos estimados = 400 - 800 €

Volver al menú de contenidos

¿Qué otras decisiones afectan al tipo de apertura de la ventana?

Las ventanas guillotina destacan por ser ventanas de tamaño pequeño y fáciles de instalar. El material del perfil suele ser común encontrarlo de madera (al estilo americano) pero también se encuentran de PVC o aluminio. Estos últimos destacan por ser materiales más ligeros, de fácil montaje y duraderos. Si elegimos un marco de madera habrá que prestar gran atención al mantenimiento de esta. Sobre todo, si se encuentra de cara al exterior.

Otra de las decisiones que se deben tener en cuenta son las características de hermeticidad y estanqueidad. Vienen relacionados con el acristalamiento y en el caso de la ventana de guillotina, el marco juega un gran papel. La resistencia de la ventana frente a los cambios de temperaturas, el ruido externo o posibles fugas pueden estar derivados al grosor del vidrio y el perfil de la ventana. Elegir un tipo de perfil, así como el acristalamiento, es una decisión que debe tomarse con razonamiento. Analizando el lugar donde se vaya a instalar, necesidades de la vivienda, usuarios, funcionalidad destinada, etc.

Volver al menú de contenidos

Diferentes tipos de apertura

Tipo de apertura Características
Fija Es el tipo de apertura más básicas ya que no contiene de manillas, ni bisagras y se limitan a dejar pasar la luz en las viviendas
Practicable o abatible Este tipo de apertura de ventana horizontal permite tener máxima accesibilidad al poder abrir las dos hojas a la vez. Es la apertura más común y permiten máxima ventilación de la vivienda
Batiente Las aperturas batientes se pueden dirigir hacia el interior o exterior de manera horizontal. Son las aperturas más instaladas en aseos o baños para evitar humedades y ventilar el espacio
Oscilobatiente La apertura de ventana oscilobatiente es una combinación entre la apertura oscilante y practicable. Con una manivela podemos cambiar el modo de apertura sin ninguna complicación
Corredera Este tipo de ventanas superponen dos hojas en un riel del marco de la ventana, dando facilidad de desplazamiento de apertura entre una y otra de forma horizontal
Osciloparalela Combinan dos tipos de apertura de ventanas, las cuales son corredera y oscilante. Este sistema tiene la gran ventaja de ser perfectamente hermético, y destacan en su gran capacidad de aislamiento térmico y acústico
Pivotante Giran en torno a un eje central y suelen usarse en tejados y buhardillas. Nos ofrecen múltiples beneficios de estanqueidad y de insonorización gracias a su cierre a presión
Plegable Se componen de estructuras u hojas de ventanas correderas que se abren y cierran en forma de acordeón o fuelle. Pueden deslizarse indistintamente hacia la derecha y/o izquierda, desplazándose por encima de rieles
Combinada Se consigue integrando diferentes hojas con diversas opciones de apertura en una misma ventana. Tiene un alto valor decorativo y permiten ventilar la vivienda desde diferentes perspectivas
Velux Destacan por su montaje e instalación en tejados donde permiten una máxima incidencia de luz y ventilación gracias a la extracción del aire caliente que asciende en la vivienda
Siguiente artículo