Comprar ventanas de segunda mano

7 de octubre de 2020
Comprar unas ventanas de segunda mano, no es una idea muy acertada. Y es que, a la hora de comparar una ventana nueva con una de segunda mano, son muchas las diferencias que debemos tener en cuenta. Fabricar una ventana en base a nuestras necesidades, nos garantiza que va a cumplir los requerimientos de nuestra vivienda en temas de aislamiento, luminosidad, confort… Por otro lado, si compramos una ventana de segunda mano, no podemos asegurar que va a satisfacer todas nuestras necesidades a la perfección.
Artículo escrito por:
Neftali Barreto, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

ventanas-de-segunda-mano

Fuente de la imagen: ©therecyclers.com

¿Por qué comprar ventanas de segunda mano no es una buena idea?

Las ventanas, cuando se fabrican para satisfacer los requerimientos de una vivienda, se adaptan a la perfección y aportan una gran variedad de beneficios. Entre ellos, aislamiento térmico y acústico dependiendo de la zona geográfica y el clima en el que vivamos, el tipo de seguridad si se trata de una zona de alto riesgo, o quizás, medidas exactas de acristalamiento y perfil para tener una buena incidencia de luz sin perder hermeticidad. Todos estos factores y más, son lo que hacen que una ventana se deba diseñar en base a los requerimientos del cerramiento de la vivienda.

La mayoría de las ventanas antiguas no cuentan con ningún tipo de beneficios, como los que nombramos anteriormente, por lo cual hace que no aíslen bien. Teniendo en cuenta lo importante que es el gasto energético dentro de un hogar, este elemento pasa a formar parte importante de la envolvente de la vivienda. Por ello, lejos de lo que podamos ahorrarnos comprando unas ventanas de segunda mano (no es una inversión tan grande), instalar unas ventanas nuevas de calidad y a medida, siempre va a ser lo mejor. No obstante, vamos a ver en qué aspectos no es tan buena idea comprar ventanas de segunda mano:

Medidas

Las ventanas de segunda mano que podemos encontrar son procedentes de errores de medición o de configuración que no han podido ser instaladas. Si finalmente no son instaladas, y se almacenan, lo único que harán es ocupar espacio y coger polvo. Suelen ser ventanas nuevas sin usar y no se pueden modificar en tamaño ni forma. Por lo cual, si queremos instalar las ventanas de segunda mano en nuestra vivienda y no se adaptan al hueco del cerramiento, debemos reformar el hueco para adaptarlas. Puede que el coste de la obra de reforma del hueco y el precio de la ventana de segunda mano sea igual a comprar la ventana nueva con la medida exacta que necesitamos.

Perfil

El perfil de la ventana es algo que también lo elegimos nosotros en base a las necesidades de nuestra vivienda. Instalar una ventana de segunda mano puede que tenga un perfil que no va acorde a los valores de aislamiento que queremos conseguir. También en relación al diseño que le vamos a dar a la vivienda, puede que varíe en el estilo rustico, metalizado u otros; no es lo que más nos beneficia. Cierto es que podemos encontrar una gran variedad de perfiles en internet y en tiendas de segunda mano, pero en lo que realmente debemos fijarnos es en la calidad del perfil que finalmente elegimos.

Quizás queremos un perfil de madera, pero puede que ese en concreto esté desgastado o en malas condiciones. Hay momentos en los que comprar un perfil en mal estado y que además puede que tengamos que aplicar mantenimiento, es preferible comprar uno nuevo. Además, debemos fijarnos en que ese perfil complemente a los demás perfiles de tu vivienda para que no creer distorsión.

Acristalamiento

Otro de los aspectos a tratar, cuando queremos montar una ventana de segunda mano, es el tipo de acristalamiento. Puede que las ventanas de segunda mano puedan presentar algún arañazo y/o exceso de polvo, ya que han sido transportadas varias veces y almacenadas algunas de ellas durante bastante tiempo. Y si el resto de nuestras ventanas en casa, tienen un acristalamiento doble y este que nos disponemos a comprar solamente es vidrio simple, puede que nos pase factura a la larga. Por ello, debemos asegurarnos de que en factores como el vidrio y el perfil sea igual a las demás ventanas de la vivienda, para no perder aislamiento en toda la envolvente.

Apertura

Al igual que el perfil y el vidrio, si buscamos un tipo de ventana de segunda mano que nos aporte un tipo de apertura en concreto, puede que nos sea más difícil encontrarla. E incluso, puede que encontremos el tipo de apertura que buscamos, pero igual no es el perfil o el tipo de vidrio con las mejoras propiedades de aislamiento.

Precio

Las ventanas de segunda mano ya tienen un precio fijo y no suele ser más bajo que el de su fabricación. Si analizamos la cuantía total de comprar de una ventana de segunda mano, más el precio de adaptarla e instalarla, puede que nos resulte más cómodo comprar una nueva solicitándola en una carpintería profesional.

Y si miramos un poco más allá, imaginemos que necesitamos unas ventanas de calidad que aguanten el calor en la vivienda y nos aíslen del frío en invierno. Si en el caso de comprar la ventana de segunda mano, no cumple con la función de aislamiento, puede que el uso de calefacción con mayor frecuencia nos haga aumentar las facturas a final de mes. Es decir, lo que nos ahorramos por un lado en ventanas, lo pagamos por otro lado en calefacción. Por ello, la importancia de elegir una ventana nueva en base a nuestras necesidades.

¿Estás pensando en instalar ventanas nuevas en tu vivienda? Te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

Volver al menú de contenidos

¿Qué se puede hacer con ventanas de segunda mano?

Si estás pensando en cambiar las ventanas de tu vivienda, y no sabes si reutilizarlas o reciclarlas, aquí te proponemos algunas ideas. Puedes aprovechar, antes de vender las ventanas de segunda mano, y crear muebles, decoraciones muy originales y con estilos diferentes a lo normal:

Ventanas como elementos decorativos

Las ventanas antiguas y, sobre todo, las de estilos rústicos poseen cierto encanto, ya que combinándolas con las pinturas y objetos modernos puede decorar espacios vacíos, creando un contraste. Podemos colocarlas en un buen lugar creando rincones únicos donde estos elementos reutilizados se convierten en la pieza central.

ventana-como-decoracion

Fuente de la imagen: ©upsocl.com

Ventanas como marcos de espejos

Podemos transformar el antigua perfil de la ventana, cambiando el vidrio transparencia por un espejo. Esto dará un aspecto único al espejo, que posiblemente no encontrarás una copia igual.

ventana-como-espejo

Fuente de la imagen: ©moovemag.com

Ventanas como estanterías

Si eliminamos el acristalamiento del interior y la apoyamos con unos centímetros de la pared, podemos construir una estantería para colocar tus libros y piezas más especiales. Una forma de darle un cambiazo y poder reutilizar nuestras ventanas.

ventana-como-estanteria

Fuente de la imagen: ©upsocl.com

Ventanas como percheros

Podemos agarrar el marco de la ventana a una pared en la que dispongamos de espacios para colocar algunos ganchos que nos servirán de perchero. Los percheros siempre son fundamentales en cualquier hogar. Una ventana restaurada puede ser una buena base para construir estas sencillas pero prácticas piezas, que podrás colocar en cualquier rincón de tu vivienda.

ventana-como-perchero

Fuente de la imagen: ©Pinterest

Ventanas como portarretratos

Si nuestra ventana tiene una gran variedad de divisiones podemos aprovecharla para instalarla en la pared acoplando las fotos antes por la parte trasera de la ventana. Puede ser un elemento decorativo muy bonito y destacado de los demás cuadros de la vivienda.

ventana-como-portaretrato

Fuente de la imagen: ©Pinterest

Volver al menú de contenidos

¿Se pueden reutilizar todos los tipos de ventanas?

Algo que nos planteamos muchas veces cuando queremos cambiar las ventanas es que hacer luego con estas. ¿Podemos reutilizar las ventanas que quitamos o deberíamos reciclarlas? Si nos encontramos en el momento de no saber qué hacer con ellas, lo más responsables es llevarlas a una planta de reciclaje. Sea cual sea su material, aluminio, PVC o madera, primero vendrá evaluar el estado de la carpintería interior o exterior. Primero comprobaremos si su funcionamiento es correcto y las diferentes partes de la ventana tiene alguna rozadura o rasguño o si necesita mantenimiento.

Por lo general, una ventana de cualquier material puede emplearse en otras construcciones por lo que podemos plantearnos venderla en el mercado de segunda mano. Aunque no es seguro que alguien la compre, podemos sacar algo de dinero si alguien la necesita para algún tipo de decoración en la vivienda (como en alguna de las ideas que hablamos antes), una obra o reforma que necesite un tipo de perfil o acristalamiento en concreto. O simplemente en alguna cerrajería, alguno de estos materiales se puede emplear para fabricar una ventana nueva.

La otra posibilidad que tenemos cuando retiramos las ventanas es moverlas a un Punto Limpio y reciclarlas. Este es un lugar habilitado para la recogida de materiales que por sus características no pueden ser depositados en los contenedores convencionales. En este paso ya habría que diferenciar el tipo de material con el que está fabricada. Gracias a estos lugares, se puede mejorar la reducción del impacto medioambiental.

Fuente de la imagen: ©therecyclers.com

Por un lado, el aluminio, se puede reciclar infinitamente sin perder calidad. De hecho, todo el aluminio que se emplea en la construcción se recicla para crear nuevas ventanas. En este proceso se utiliza un 95% de energía menos que si lo fabricamos directamente; otra buena razón para reciclar ventanas de aluminio. En el caso de los perfiles de madera, es más recomendado emplearlos en algún tipo de decoración en la vivienda o reciclarlos, que venderlos. Este tipo de perfiles se deben mantener frecuentemente y en algunos casos, el desgaste es muy significativo a la hora de venderlo.

Por último, los perfiles de PVC influyen en el desarrollo y sostenibilidad del medioambiente, reduciendo tanto el consumo eléctrico como las emisiones de CO2 por la calefacción. Con respecto al reciclaje, el 82% de la ventana es PVC reciclable, y el 18% restante lo componen residuos que también se puede reciclar a través de otros procedimientos (vidrios, metales…). El PVC se puede reciclar hasta diez veces aproximadamente y pueden tener una vida útil de entre 30 y 50 años.

La carpintería de PVC es una de las más utilizadas en los últimos años, ya que las propiedades únicas de este material, como por ejemplo el aislamiento térmico, hacen de las ventanas de PVC un producto de buena calidad. El PVC se recicla gracias a su facilidad de transformación y a su termoelasticidad. Muchas empresas del sector están comenzando a fabricar perfiles de ventanas de PVC con materiales reciclados. Por tanto, cada vez más empresas se preocupan por el medio ambiente y por la recogida y reciclaje de este material, tan usado en la construcción hoy en día.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

Tabla sobre la importancia de las ventanas en las viviendas

Beneficios Importancia
Seguridad » Representan el cerramiento de algunos huecos que dan hacia el exterior de nuestra vivienda y sirven como barrera protectora para posibles ataques o incidentes que puedan ocasionarse. Nos protege ante personas agresoras, animales salvajes o factores climatológicos adversos
Eficiencia » Las ventanas forman parte del cerramiento en la envolvente de la vivienda que almacena calor en épocas de frio y nos aporta frescor, aislándonos del calor, en épocas de temperaturas altas en verano. Gracias a las ventanas, se puede tener un uso eficiente de los sistemas de climatización en la vivienda
Aislamiento » Tanto térmicamente como acústicamente, las ventanas siempre nos aíslan de lo que pueda estar sucediendo de los exteriores de la vivienda. Dependiendo del perfil y el vidrio, se podrá aumentar el nivel de aislamiento.
Ahorro » Son una parte fundamental de la vivienda que, debemos tener en cuenta, si queremos bajar las facturas de energía. Se puede conseguir reducir considerablemente el uso de sistemas de climatización si nuestras ventanas cumplen con su objetivo de almacenamiento de calor o ventilación. En la mayoría de las viviendas, invertir en unas ventanas de calidad, es vital para el ahorro económico
Confort » Alcanzar la temperatura ideal, o de confort, es algo que se desea en todas las casas. Por ello, las ventanas nos ayudan a ventilar o aislar cuando queremos alcanzar estas temperaturas de 17-25 ºC.
Luminosidad » Es una de las propiedades que más destacan de las ventanas y de las más importantes para la vivienda. La luz natural es fuente de vida y su calidad dentro de nuestras viviendas es sinónimo de tranquilidad, belleza, comodidad y sobre todo de salubridad.
Siguiente artículo