Tipos de vidrios para ventanas

16 de septiembre de 2020
La elección del tipo de acristalamiento es una decisión que se debe razonar con tiempo. Ya que, una vez instalados, no nos gustaría volverlos a cambiar debido a que no cumplen las espectativas de lo que nuestra casa necesitaba. Por ello, analizar las necesidades y el tipo de acristalamiento que más se adapte a nuestra vivienda, es fundamental. En esta guía, te mostramos los diferentes tipos de vidrios que más se instalan y cuales son sus características. ¡Acompáñanos!
Artículo escrito por:
Neftali Barreto, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©arcontact.es

Diferencias entre vidrio y cristal

Las ventanas forman una parte importante de los cerramientos de una vivienda. ¿Sabías que el 80% de la calidad de la ventana depende el tipo de vidrio o acristalamiento que elijamos? Por ello, la elección de un buen vidrio o acristalamiento, junto a un perfil de altas prestaciones, nos puede proporcionar unos considerables beneficios, tanto económicos como de bienestar para el usuario.

Para encontrar las diferencias entre el vidrio o cristal, debemos analizar ambas composiciones y que propiedades tiene cada material. Ambos materiales están compuestos por minerales naturales como son la arena, fragmentos de caliza, sosa, silicio, entre otras. Pero la principal diferencia, es que cuando se elaboran objetos de cristal, se pueden observar moléculas de óxido de plomo, al contrario que cuando se fabrican de vidrio. Y mientras que el cristal se puede encontrar en la naturaleza de distintas formas: como cristal de roca o el cuarzo; el vidrio no.

El vidrio se consigue fusionando los ingredientes naturales como, por ejemplo: el sílice, la sosa o la cal. Combina las propiedades de cristales sólidos y los líquidos amorfos, pero no presentan ni la desorganización molecular de los líquidos, ni la rigidez mecánica de los sólidos. Lo cual, lo caracteriza como un sólido inorgánico amorfo, de gran dureza, pero muy frágil. Carece de estructura transparente, y permite el paso de la luz.

El cristal presenta una estructura molecular más ordenada. Los átomos se organizan de forma simétrica en celdas que se repiten en tres direcciones del espacio. Gracias a esta combinación de celdas agrupadas se forma una estructura transparente o cristalina.

En cuanto a las propiedades térmicas, si el vidrio o el cristal se calientan a la temperatura de fusión pasan a estado líquido. La resistencia a los reactivos químicos que los vidrios presentan es muy elevada, solo les ataca el ácido fluorhídrico. Ambos materiales son ecológicos ya que permiten su reciclado, y puede usarse para reducir el consumo de materias primas como la energía. Por ello, se les puede llegar a concebir como materiales sostenibles.

En resumen, la diferencia del vidrio y “el comúnmente llamado cristal de la ventana”, que en realidad no es cristal sino vidrio, es que este no contiene óxidos de plomo. El óxido de plomo es característico del cristal y aportan el brillo y el sonido metálico, por ejemplo, de las copas.

¿Estás pensando en instalar ventanas nuevas en tu vivienda? Te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

Volver al menú de contenidos

¿Cuáles son los tipos de cristales que existen?

Los cristales para ventanas son una parte esencial que se debe tener en cuenta a la hora de elegir la ventana. Este debe cumplir con nuestras expectativas y requisitos en cuanto al aislamiento térmico, acústico y seguridad de esta. Además, debemos elegir un vidrio que se adapte al perfil de la ventana que deseamos. Veamos qué tipos de cristales existen y cuales son sus características principales:

VIDRIOS MONOLÍTICOS

El vidrio monolítico, también llamado simple o sencillo, está constituido por una única lámina de vidrio. Se caracterizan por tener bajas propiedades térmicas y acústica y, se utilizan para acristalar huecos de interiores u otras variedades, sin ser hacia el exterior. Se pueden fabricar para obtener superficies completamente planas, sin defectos, con gran transmisión de luz en las viviendas. El precio de estos tipos de cristales para ventanas suele rondar los 100-250 € dependiendo de las medidas de la ventana.

Fuente de la imagen: ©merkacristal.es

También se le llama vidrio flotado, debido a que en la fabricación se hace flotar el vidrio fundido sobre una capa de estaño. En inglés se le determina como “float” que viene a significar vidrio simple. Y se le conoce así, principalmente, para diferenciarlo del vidrio compuesto, armado o impresos. Además, puede templarse y es un gran aislante térmico. Esto hace que sus usos sean muy elevados, para espejos, puertas y ventanas, hasta para muebles, vehículos o aislantes.

VIDRIOS LAMINADOS

El vidrio laminado, también llamado vidrio de seguridad, se forman mediante la unión de dos o más láminas de vidrio entre sí, mediante una capa intermedia de material translúcido que puede ser de PVB (polivinilo butiral) o de EVA (etil-vinil-acetato). Son cristales para ventanas de seguridad, ya que ofrecen resistencia ante una posible rotura. La capa intermedia retiene al vidrio e impide que se desprenda pequeños trozos, por lo que en caso de rotura se mantiene todo unido. Se evita que el vidrio puede esparcirse en pequeños trozos, quedando todos fijados al mismo cuerpo del vidrio.

Fuente de la imagen: ©amvglass.com

Estos tipos de vidrios para ventanas se suelen instalar, por ejemplo, en los parabrisas de los coches o vidrios de seguridad, e incluso vidrios antibalas, son fabricados con esta técnicas de vidrios laminados. Su precio puede rondar los 300-500 dependiendo de las láminas de vidrio.

Otras propiedades importantes de los vidrios laminados es que mejoran notablemente el aislamiento acústico. También se les pueden añadir los tratamientos de baja emisividad o protección solar. Debido a esto, cada una de las láminas puede tener diferentes tratamientos adicionales, es decir, pueden ser transparentes o translúcidas o incluso con diferentes motivos impresos.

VIDRIOS CON CÁMARA O DOBLE ACRISTALAMIENTO

Los vidrios de doble acristalamiento están formados por dos hojas de vidrio separadas por una cámara de aire o gas deshidratado que está sellado herméticamente. Este sellado nos beneficia aumentando el aislamiento térmico entre una hoja y otra, reduciéndose así la transferencia de calor entre el exterior y el interior. Si se requiere un mayor nivel de aislamiento, solo basta con añadir una cámara y un vidrio más. El precio de estos tipos de cristales para ventanas parten desde 350 € en adelante.

Fuente de la imagen: ©ventanastermicas.com

Estos tipos de vidrios para ventanas se pueden combinar con otras funcionalidades gracias a la cantidad de cámaras y vidrios que contenga. Reforzando así mejores niveles de aislamientos acústico, baja emisividad solar, seguridad, anti-suciedad u otras.

VIDRIOS TEMPLADOS

Los vidrios templados se caracterizan por tener altas propiedades de resistencia y dureza, preparados para cualquier tipo de accidente o impacto fuerte. Su composición se consigue aplicando diferentes tratamientos térmicos y químicos, con el fin de incrementar su resistencia en comparación con un vidrio normal. Se le considera un vidrio de seguridad, ya que al sufrir algún impacto hace se rompa en fragmentos muy pequeños y uniformes. Por lo tanto, la posibilidad de que este tipo de vidrio cause daños al usuario en caso de rotura es mucho menor que un vidrio simple. Estos vidrios pueden costar desde 450 € en adelante.

Fuente de la imagen: ©cristalumicerramientos.com

Estos tipos de cristales para ventanas se pueden ver instalados, también en las puertas de terrazas, patios, etc. Se suele utilizar en zonas donde es posible un impacto como, por ejemplo, escaparates de centros comerciales, puertas de terrazas, mamparas de baño, estanterías, etc.

VIDRIOS BAJO EMISIVOS

Los vidrios bajos emisivos, también llamados Low-e, se caracterizan por tener una emisividad de la superficie del vidrio muy baja. Es un vidrio energéticamente eficiente, de alta calidad, que puede reflejar hasta el 70% del calor interior. Por lo que te ayuda de alguna forma a aislar térmicamente sin mermar la cantidad de luz que deja pasar. Los vidrios de emisividad baja cuestan alrededor de los 400 €, dependiendo de los m2.

Fuente de la imagen: ©Megavidrios.co

Se trata de un tipo de vidrio doble térmicamente reforzado, al que se le añade una fina capa transparente en una de sus láminas. Esto impide que la energía, ya sea frio o calor generada en el interior de la vivienda, se escape. Al tener baja emisividad, anula el efecto de pared fría. Tienen la capacidad de reducir la transmitancia térmica en más de un 60%. Este tipo de vidrios es muy recomendable en zonas donde los inviernos son fríos y largos, en los que realmente es necesario aprovechar el calor generado por calefacción.

VIDRIOS CON CONTROL SOLAR

Es un vidrio doble térmicamente reforzado, muy similar al de baja emisividad. En este caso, la lámina que se le añade entre sus dos vidrios reduce la cantidad de calor solar o energía de onda larga. Lógicamente, este tipo de vidrios son útiles si se colocan en ventanas que reciben radiación solar directa no deseada. Dentro de los vidrios de control solar, podemos encontrar los vidrios de alta selectividad que permiten el paso de altos porcentajes de luz. Al igual que los vidrios de baja emisividad, los vidrios de control solar parten de los 400 €.

Fuente de la imagen: ©Ventanasinfo.com

VIDRIOS ARMADOS

Estos tipos de cristales para ventanas llevan en su interior incorporado una malla metálica de retícula cuadrada soldada. Son considerados vidrios de seguridad, ya que en caso de rotura los trozos quedan sujetos a la malla evitando su caída y que éstos puedan producir lesiones. Los vidrios armados vienen costando un poco más de lo normal y se pueden encontrar desde los 500-600 € en adelante dependiendo de los m2.

Fuente de la imagen: ©Vidresweb.com

VIDRIOS MATES

Estos tipos de cristales para ventanas tienen un tratamiento específico al ácido con un acabado en la superficie de estética mate. De esta forma evita que las huellas dactilares se impriman en ella. Se fabrica a partir de un vidrio flotado de alta calidad que, tras el tratamiento con el ácido, se consigue una superficie que difumina la luz y transforma el vidrio inicial en translúcido. El vidrio mate puede ser parte de la decoración del interior, o para dar intimidad con respecto a zonas que den a exteriores.

Fuente de la imagen: ©Alibaba.com

El vidrio mate se ha convertido en una pieza clave en los nuevos diseños de ventanas, y está siendo muy demandado en decoraciones de interior para crear ambientes ligeros, suaves, elegantes y luminosos. Se suele instalar en dormitorios, baños y cocinas, modernizando los espacios y dando un toque de color. El coste de los vidrios mates dependerá del diseño que se requiera, pero suelen rondar los 150-300 €.

VIDRIO INTELIGENTES

Estos tipos de vidrios para ventanas ponen en situación, los grandes avances de la tecnología, en el desarrollo de estos materiales tan usados actualmente. Los vidrios inteligentes, también llamados ventanas inteligentes, se refieren a los vidrios que pueden cambiar sus propiedades de transmisión de luz cuando se le aplica una corriente eléctrica o un cambio de temperatura. Estos permiten al usuario, controlar la luminosidad que transmiten, una vez se activan. Cuando esto sucede, el vidrio cambia de transparente a opaco, bloqueando el paso de la luz.

Fuente de la imagen: ©Pinterest

Se utilizan, sobre todo, para dar privacidad en los espacios. Suelen venir acompañados de tecnologías como electrocromáticos, micro persianas, partículas suspendidas a modo de difuminadoEl coste de estos tipos de cristales para vidrios suele partir de los 600 € en adelante.

Volver al menú de contenidos

Hablemos del grosor del vidrio: ¿sencillo, doble o triple?

Elegir un el perfil, tamaño y diseño puede ser importante, pero elegir alguno de los diferentes tipos de vidrios para ventanas lo es más, debido a que representa mayor superficie en el hueco. Conocer los diferentes tipos de acristalamiento: simple, doble o triple, y las propiedades que los caracterizan es fundamental.

En la mayoría de las ventanas, el vidrio usado para los acristalamientos es plano y se caracteriza principalmente por las altas capacidades para transmitir luz natural... Partiendo de estas características básicas, han salido al mercado una gran variedad de acristalamientos que igualan el aislamiento de un muro. Comercializandose desde vidrios simples “de toda la vida”, hasta vidrios con aislamientos térmicos reforzados o superposición de vidrios que van sumando prestaciones de seguridad y diseño. Esta superposición de vidrios se representa en 3 niveles:

Vidrio sencillo (monolítico)

Se define como vidrio monolítico al acristalamiento que solo tiene una capa de vidrio. Entre ellos podemos encontrar una gran variedad dependiendo de su composición química, espesor y especificaciones de fabricación. Y además pueden llevar diferentes métodos de tratamiento, para cubrir de esta forma distintas necesidades. Los podemos encontrar con espesores que van desde 2-25 mm. Y, de hecho, este vidrio será la base fundamental sobre la que se estructurará la fabricación del resto de vidrios. Ya sean templados, laminados, doble acristalamiento e incluso de ángulo curvo.

Las prestaciones térmicas de estos cristales para ventanas, como la transmitancia térmica y el factor solar, pueden considerarse estables para los vidrios incoloros habituales. Sus características se ven reducidas al aumentar el espesor. Como valor de referencia podemos tomar un valor de transmitancia térmica de U= 5,7 W/m2 K, y un factor solar en torno a g=0,83.

Vidrio de doble acristalamiento

Vidrios con cámara o doble acristalamiento. Conjunto formado por dos láminas de vidrios monolíticos separados entre sí por un espaciador herméticamente cerrado a lo largo de todo el perímetro. Aprovechando la baja conductividad térmica del aire, al encerrar entre dos paneles de vidrio una cámara de aire (6-20 mm), inmóvil y seco, se limita el intercambio de calor por convección y conducción. Este tipo de vidrios, se pueden combinar con otras funcionalidades de aislamiento, tanto acústico reforzado como control solar, baja emisividad, refuerzos de seguridad, anti-suciedad, etc...

La principal consecuencia es un fuerte aumento de su capacidad aislante, llegando a rebajar su transmitancia térmica a U= 3,3 W/m2K, para la composición más básica. El aumento progresivo del espesor de la cámara proporciona una reducción paulatina de la transmitancia térmica. Esta reducción deja de ser efectiva cuando se producen fenómenos de convección dentro de la misma.

Vidrio de triple acristalamiento

El vidrio de triple acristalamiento es lo más similar a una ventana blindada que podemos encontrar actualmente en el mercado. En el vidrio de doble acristalamiento, la capa de aire encerrada entre dos vidrios aísla bastante; pero mucho más si lo duplicamos y tenemos dos cámaras de aire entre tres vidrios. Gracias a la separación milimétrica entre hoja y hoja, se aumenta en gran medida la seguridad de este tipo de ventana. Su transmitancia térmica oscila en valores de U= 1,8 W/m2K. Si entre las capas se añade gas argón obtenemos transmitancias térmicas similares a un muro aislado.

Fuente de la imagen: ©veneo.es

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

Importancia de una correcta elección: vidrio + perfil de la ventana

Revisar la envolvente térmica de los huecos de la vivienda, y más en concreto, los marcos y cristales para ventanas, es una buena alternativa para mejorar sus prestaciones térmicas y, por lo tanto, reducir la demanda energética. Los huecos representan el elemento más débil de la envolvente desde el punto de vista térmico (y también acústico). En invierno porque se pierde calor generado en el interior, y hacia el exterior, y en verano por las ganancias solares hacia el interior. Si conseguimos reducir las pérdidas térmicas en los vidrios y marcos, se puede incrementar el porcentaje de ahorro aumentando la calificación energética de la vivienda.

La consecuencia de mejorar, tanto el vidrio como el marco, es inmediata. Por lo que, para la correcta elección de la ventana, no solo debemos considerar tener un buen acristalamiento, sino también debe acompañar un perfil acorde con los requerimientos de la vivienda. Si adquirimos un vidrio con un elevado aislamiento térmico, por ejemplo, pero el perfil no es aislante, el frío se colará por el marco de la ventana, anulando así el efecto aislante del vidrio. Por este motivo, a la hora de cambiar la ventana hay que tener muy presente las propiedades del perfil que vayamos a instalar.

Tipos de marcos

Metálicos: Los marcos pueden ser de aluminio o de acero. Esto marcos son los más habituales desde hace muchos años. Se presentan en varios formatos; lacado en color, anodizado, con imprimación imitando madera, etc. La transmitancia térmica de estos marcos suele rondar U = 5,7 W/m²K. El color del marco influye en el factor solar modificado del hueco.

Metálicos con RPT: La rotura de puente térmico (RPT) consiste en incorporar uno o varios elementos de baja conductividad que separan los elementos interiores de los exteriores, de la carpintería. La transmitancia térmica oscila en torno a U = 4 – 3,2 W/m²K.

Madera: La conductividad de estos marcos es baja favoreciendo por lo tanto el aislamiento térmico, aunque requieren operaciones de mantenimiento. Su transmitancia térmica es bastante baja, oscilando U = 2,2 – 2 W/m²K.

PVC: Los marcos de PVC están formados por perfiles normalmente huecos, y sus prestaciones térmicas son muy buenas. Mejoran las transmitancia de los perfiles de madera en tanto a U = 1,8 – 2,2 W/m²K.

Otro tipos: La combinación de los diferentes materiales anteriores nos llevan a desarrollar algunos como madera-aluminio, aluminio-madera, poliuretano con núcleo metálico, metálicas con RPT y relleno de espuma aislante, etc.

Volver al menú de contenidos

¿Cuál son los mejores tipos de vidrios para ventanas?

La combinación de perfil y el vidrio es la que nos da la capacidad de aislamiento de la ventana. Como hemos comentado anteriormente, un perfil que no sea adecuado puede disminuir las cualidades de un buen vidrio, aunque sea de doble o triple hoja; al igual que un mal vidrio puede echar por tierra las cualidades de aislamiento de una buena ventana. No debemos olvidar que el 80% de la superficie de la ventana es vidrio, por lo que es importante elegir un vidrio de calidad y de grosor adecuado para que nos garantice cubrir las necesidades de nuestras viviendas.

Unos cristales para ventanas adecuados, depende del grosor que se instale para reducir las pérdidas energéticas de la casa hasta en un 60%. Lo que permitirá ahorrar hasta un 40% en la calefacción y aire acondicionado, si no tenemos que estar encendiendo constantemente ambos sistemas. Por ello, si nuestra vivienda dispone de estos sistemas de climatización debemos asegurarnos de que nuestras ventanas están bien selladas y no existen fugas en todo el perímetro entre el marco y la hoja.

Otras de las cuestiones que debemos tener en cuenta, para elegir el mejor vidrio para nuestra ventana es la zona geográfica en la que se encuentra la vivienda. No será lo mismo un vidrio para una zona de monte, donde suele aparecer frecuentemente neblina y lluvia, que unas ventanas de zonas cálidas y cerca de la playa. Debemos adaptar el marco y el acristalamiento si no cumplen su función de aislamiento o de ventilación, ante todo.

Por último, la posición y el lugar que ocupan las ventanas en el interior de nuestra vivienda es algo decisivo en la elección de un tipo de vidrio u otro. Se debe comprobar que la apertura se realiza correctamente sin ningún tipo de obstáculo que pueda afectar o dañar el vidrio. También, si es una ventana que goza por tener luz solar la mayor época del año, debemos complementar con un vidrio que se adapta a nuestras necesidades. Si queremos más luz o, en cambio, queremos que el vidrio opaque esa luminosidad que entra.

Volver al menú de contenidos

Tabla resumen sobre los tipos de vidrios para ventanas que existen

Tipos de vidrios Características
Vidrio monolítico Una única lámina de vidrio. Se caracterizan por tener bajas propiedades térmicas y acústica y, se utilizan para acristalar huecos de interiores y exteriores, con gran transmisión de luz en las viviendas
Vidrio laminado Se forman mediante la unión de dos o más láminas de vidrio entre sí, mediante una capa intermedia de material translúcido que puede ser de PVB (polivinilo butiral) o de EVA (etil-vinil-acetato)
Vidrio con cámara o doble acristalamiento Los vidrios de doble acristalamiento están formados por dos hojas de vidrio separadas por una cámara de aire o gas deshidratado que está sellado herméticamente
Vidrio templado Se considera un vidrio de seguridad ya que están preparados para cualquier tipo de accidente o impacto fuerte. Su composición se consigue aplicando diferentes tratamientos térmicos y químicos, con el fin de incrementar su resistencia
Vidrio bajo emisivo Los vidrios bajos emisivos, también llamados Low-e, se caracterizan por tener una emisividad de la superficie del vidrio muy baja y energéticamente eficiente
Vidrio con control solar Es un vidrio doble térmicamente reforzado, muy similar al de baja emisividad. La lámina que se le añade entre sus dos vidrios reduce la cantidad de calor solar o energía de onda larga.
Vidrio armados El vidrio armado es un vidrio impreso que lleva en su interior incorporado una malla metálica de retícula cuadrada soldada. Son considerados vidrios de seguridad, ya que en caso de rotura los trozos quedan sujetos a la malla
Vidrio mates Es un tipo de vidrio que tiene un tratamiento específico al ácido con un acabado en la superficie de estética mate. De esta forma evita que las huellas dactilares se impriman en ella
Vidrio inteligente Se refieren a los vidrios que pueden cambiar sus propiedades de transmisión de luz cuando se le aplica una corriente eléctrica o un cambio de temperatura. Estos permiten al usuario, controlar la luminosidad que transmiten, una vez se activan
Siguiente artículo