Limpieza de las ventanas

7 de octubre de 2020
La limpieza de las ventanas es importante por diferentes motivos, pero uno de los más importantes es la claridad de visión que nos ofrece. Aunque no es algo que tengamos que hacer constantemente, si es recomendable que una vez al mes, o cada dos meses le dediquemos un poco de atención a la limpieza de las ventanas. Aunque parezca que no están sucias, ya que por o general es algo gradual y no nos damos cuenta, cuando las limpiamos, descubrimos un mundo diferente al mirar a través de ellas. Aquí te explicamos porque es importante, cuando y como debes limpiarlas. Sigue leyendo.
Artículo escrito por:
Marcos Carbonell, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

Limpieza_ventanas

Fuente de la imagen: ©my-unger.com

¿Por qué es importante la limpieza de las ventanas?

La importancia de la limpieza de las ventanas radica principalmente en la imagen que damos de la vivienda u oficinas. Cuando las ventanas están limpias el interior se ilumina con más claridad del sol, y el ambiente mejora. Ya que las capas de polvo y hollín de los coches y chimeneas van acumulándose, y aunque no lo parezca, van imitando la visión y claridad.

La limpieza de las ventanas es incluso más importante en los negocios, las tiendas que exhiben sus productos en los escaparates. Ya que limpiar los cristales regularmente ayuda a que nuestros productos se vean mejor, y que la propia imagen de la tienda sea mejor aceptada por los clientes que son un escaparate sucio. Lo mismo ocurre con nuestra vivienda, aunque no vendamos nada.

Volver al menú de contenidos

¿Cada cuánto se tienen que limpiar?

Para muchas personas, la limpieza de las ventanas es una tarea casi estacional, sin darse cuenta que la suciedad puede ser molesta para la iluminación interior, y en ocasiones ayuda a la degradación de los materiales. Es por ello que los expertos recomiendan limpiar los cristales con una periodicidad mayor.

La limpieza de las ventanas es una tarea importante para el mantenimiento de nuestras viviendas, ya que ayuda a mantener la condición y apariencia general de la vivienda. Pero desgraciadamente para muchos propietarios es una tarea que se realiza una o dos veces al año. Algunos lo engloban en la llamada “limpieza de primavera”, con la que pretenden dar un impulso a la vivienda y prepararla para el verano, después de los meses sombríos del invierno. Como si durante el invierno no importase tener claridad en la vivienda.

Evidentemente la periodicidad cambia en función de la situación de nuestra vivienda. Por ejemplo, en grandes ciudades con muchas chimeneas de calefacciones, e incluso en los edificios ya antiguos que aún tienen calefacciones de carbón o gasóleo, donde se produce un humo muy espeso y que ensucia mucho, limpiar los cristales se convierte en una tarea casi semanal.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

¿Cómo se limpia las ventanas?

Aunque cada maestro tiene sus trucos, lo más importante cuando limpiemos las ventanas de nuestra vivienda es nuestra propia seguridad. Aunque esto parezca una tontería, la cara externa de las ventanas a veces no es tan sencilla de limpiar. Nunca debemos sentarnos en el borde o marco de la ventana y asomarnos para limpiar los cristales exteriores. Ya que es fácil perder el equilibrio y el accidente sería mortal.

Para una correcta limpieza de las ventanas necesitaremos algunos instrumentos, y en ocasiones paciencia para acceder a los rincones más altos o difíciles. Los artículos básicos que necesitamos son:

✿ Un cubo con agua (si esta caliente mejor)

✿ Detergente liquido, vinagre blanco o producto limpiacristales especifico

✿ Alcohol etílico

✿ Una esponja

✿ Paño de microfibra

✿ Escobilla de goma

El detergente ayudará a limpiar las ventanas eliminando la suciedad más incrustada, y si el agua esta caliente reforzará este efecto. El alcohol nos ayuda a dar brillo al limpiar los cristales. Primero debemos mojar y frotar bien los cristales con la esponja. Y si la sociedad acumulada es mucha, quizás necesitemos un segundo cubo con agua limpia, para hacer una segunda pasada y terminar de eliminar los restos de suciedad y de jabón, ayudándonos de la escobilla de goma. Por último, pasaremos el paño de microfibra para terminar de secar el cristal, y generar el brillo característico.

Volver al menú de contenidos

¿Cómo limpiar ventanas muy altas?

La limpieza de las ventanas altas conlleva un grado extra de dificultad, y es que con los utensilios normales no alcanzamos, y por ello necesitamos de herramientas especiales. Por lo general, solemos recurrir a una escalera, pero depende de que tipo sea, puede ser peligroso, y más si no hay nadie que nos ayude.

Cuando las ventanas son correderas, y por ello resulta relativamente fácil sacarlas de las guías y dejarlas apoyadas en el suelo, nos facilita la tarea. Esta claro que suelen pesar lo suficiente como para que necesitemos ayuda para sacarlas del marco, y volver a ponerlas, pero es una forma de acceder a toda la superficie de la ventana para limpiar los cristales. Incluso en la parte exterior.

Cuando esto no sea posible, la limpieza de las ventanas desmontadas, los expertos aconsejan disponer de un mango telescópico. Algo similar al utilizado por los pintores, para que se convierta en una prolongación del brazo, y poder acceder a toda la ventana desde el suelo, sin necesidad de escaleras para limpiar los cristales. De esta forma, evitaremos accidentes, y nos aseguramos llegar a todos los rincones, incluso a las partes más alejadas, marcos y perfilería incluidos, de la parte exterior.

Pero ante una dificultad tal que seamos incapaces de limpiarlas correctamente, siempre puedes contar con empresas especializadas en la limpieza de las ventanas, ya que es un trabajo delicado, y los profesionales disponen de herramientas más especiales, y cuentan con gran experiencia para trabajos difíciles.

limpiar-ventanas-altas

Fuente de la imagen: ©shop.wenko.de

¿Quieres cambiar las ventanas de tu casa, y necesitas contactar con profesionales? Hogarsense te pone en contacto con los mejores instaladores.

Volver al menú de contenidos

¿Cómo limpiar los cristales por fuera?

La limpieza de las ventanas por el exterior es la que presenta mayor dificultad y posibilidad de accidentes. Ahí debemos saber que el modo de apertura de las ventanas nos puede ayudar o perjudicar para limpiar los cristales por la parte externa de la vivienda. Por ejemplo, todas las ventanas con apertura batiente, pivotante o plegable, no ofrecerán dificultad, ya que al abrirlas podemos acceder a la parte exterior con cierta facilidad, aunque su apertura sea hacia el exterior.

En el caso de apertura hacia el exterior, que no es muy normal, siempre podremos limpiar la hoja cerrada, abriendo la otra, y con un mango telescópico para acceder a la hoja cerrada, sin tener que sacar todo el cuerpo fuera. De igual modo, las ventanas combinadas o correderas, que sean fácilmente desmontables, podremos sacarlas de las guías o marcos para limpiarlas, como ya hemos explicado anteriormente.

En el caso de ventanas de una sola hoja, con apertura hacia el exterior, si tendremos grandes dificultades cuando tengamos que realizar la limpieza de las ventanas. Y junto con ventanas tipo guillotina, fijas o claraboyas, lo más aconsejable es que contemos con la ayuda de empresas especializadas, que podrán acceder desde el exterior con mayor seguridad y nos evitaremos del riesgo de accidentes, y nos asegurarán un acabado perfecto al limpiar los cristales.

Volver al menú de contenidos

8 consejos para limpiar cristales

Para conseguir una limpieza de las ventanas más eficiente, te ofrecemos estos consejos:

① Minimizar la espuma

El uso de jabón líquido al limpiar los cristales facilita la eliminación de la suciedad. Pero si nos excedemos en la cantidad de jabón, se formará una gran cantidad de espuma que deja el vidrio lleno de marcas.

② Usar vinagre blanco

El vinagre blanco, o los detergentes específicos a base de vinagre blanco, son uno de los productos multiusos que mejor funcionan para limpiar los cristales y dejarlos brillantes y desinfectados. Al tener una componente ácida elimina las bacterias, y en a limpieza de las ventanas desprende cualquier acumulación de polvo o residuos.

③ Utilizar agua destilada

La explicación a este consejo es muy sencilla. En gran parte de España el agua es dura o muy dura, es decir, contiene disuelto carbonato de calcio o cal, y donde no hay cal, debemos tener en cuenta que se le aplica al agua productos químicos para asegurar su potabilidad. Por eso al usar el agua del grifo, estamos lavando con un agua no completamente limpia y que puede dejar marcas al limpiar los cristales.

④ Aplicar alcohol

Una de las suciedades habituales de las ventanas, o mejor dicho de los cristales, y un gran inconveniente es que suelen acumular las huellas de nuestros dedos. Aunque al principio no se noten, con los días, el polvo se acumula especialmente a la grasa que dejamos con la huella, y al final se ven muy claramente.

Diluir un poco de alcohol en el agua que vamos a usar al limpiar los cristales nos ayudara a eliminarlas con gran facilidad. Basta con aplicarlo con la ayuda de un paño o periódico al realizar la limpieza de las ventanas.

⑤ Usar pasta de dientes

Para la limpieza de las ventanas, si usamos la pasta de dientes, cuyos componentes tienen propiedades limpiadoras tendremos una ayuda muy útil para dejar el cristal brillante y limpio. Debemos aplicar una pequeña cantidad y frotarla en movimientos circulares. Una vez repartida de forma uniforma sobre la superficie, se aclara con un poco de agua y se termina el proceso con un paño de microfibra.

⑥ Emplear un papel periódico

El papel de periódico es un gran aliado, aunque por desgracia cada día menos común en nuestras casas. Después de la limpieza de las ventanas para secar los cristales el papel de periódico ayuda al se un gran absorbente y secar los cristales rápido, dejando la superficie de vidrio impecable, sin una sola marca o residuo. Pero no debemos despreciar a los modernos paños de microfibra.

⑦ Evitar las toallas de papel

El papel de cocina o similar, aunque parezcan un buen producto para limpiar las superficies de cristal, dejan marcas y restos de papel en el vidrio. Es por ello que te aconsejamos que las evites. Si no dispones de papel de periódico, puedes usar como alternativa los paños de microfibra o una escobilla de goma.

⑧ Ser constante con la limpieza

Con este consejo te queremos decir que no por realizar la limpieza de las ventas muy a fondo, pero solo un par de veces al año, aunque sea con los productos más caros, vas a conseguir que aguanten mucho tiempo. Cuando hablamos de constancia en la limpieza nos referimos a que es mejor una pequeña y suave limpieza semanal, y dedicar un enorme esfuerzo una vez al año. La periodicidad nos ayudará a que la suciedad no sea mucha y se limpien con más facilidad, Además las ventanas lucirán siempre como nuevas.

Volver al menú de contenidos

Beneficios de contar con ventanas modernas en casa

Beneficio Aportación de las ventanas eficientes
Alto aislamiento Las ventanas eficientes consiguen un aislamiento térmico alto, ayudando a que la climatización interior no se pierda hacia el exterior de la vivienda
Ahorro económico A consecuencia del alto aislamiento, las ventanas con eficiencia energética alta consiguen que el consumo de nuestra calefacción o aire acondicionado este bajo control y por ello el gasto en dinero de las facturas del combustible o electricidad
Confort Derivado de los beneficios anteriores, relativos al aislamiento térmico y acústico, las ventanas eficientes aumentan el confort de los habitantes de la vivienda
Menos ruido Las ventanas de eficiencia energética alta, al mismo tiempo que ayudan con la perdida de calor o frio, también ayudan en la mitigación de los ruidos exteriores
Ayuda al medio ambiente Ya que las ventanas eficientes nos ayudan a consumir menor gas o electricidad con nuestro suelo radiante o con el aire acondicionado, estamos favoreciendo la reducción de las emisiones de CO2 al medio ambiente, con lo que ayudamos a mantener nuestro planeta un poco más verde
Decoración Las ventanas eficientes son también un elemento decorativo, que intentamos que se adecuen a la fachada, tanto en color como en diseño
Artículos relacionados que te pueden interesar:
Siguiente artículo