Registro de empresa

Amortización fotovoltaica

Cuando hablamos de rentabilidad de una instalación fotovoltaica, podemos hacerlo en dos sentidos diferentes. Podemos evaluarlo como particulares que se han sumado al autoconsumo, o como inversores de una empresa del mercado eléctrico. En ambos casos lo importante es en primer lugar recuperar el dinero que ha costado la instalación. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia establece en su informe INF/DE/113/18 para la aprobación de la metodología de calculo de la tasa de retribución financiera para la generación eléctrica con energías renovables establece para el período que termina el 31 de diciembre de 2019 una rentabilidad razonable del 7,503%, como retribución financiera.
Menú de contenidos:

amortizacion-fotovoltaica1

Fuente de la imagen: ©Senivpetro - Freepik.com

¿Qué es y como se mide el período de amortización?

Contablemente la amortización es la cantidad de dinero que una instalación, equipo o bien pierde de valor con el paso del tiempo. Esta pérdida de valor se tiene en cuenta para saber que, en una cantidad determinada de años, necesitaremos hacer de nuevo la inversión, para comprar otro producto nuevo. Pero si hablamos de la rentabilidad de una instalación fotovoltaica, o de la amortización fotovoltaica de nuestra instalación, tenemos que variar esta definición. O mejor, entender esta definición desde el punto de vista del tiempo en que tardará en pagarse ella misma.

El período de amortización de nuestra instalación es importante para saber si esta será rentable. Lo podemos calcular de una forma sencilla, y nos permite conocer la cantidad de tiempo necesario para llegar al punto de equilibrio. Ente punto es ese momento en el que la inversión hecha se iguala a la cantidad ahorrada. Para hacer este cálculo simplemente necesitamos conocer el coste final de la instalación, por medio del presupuesto de un profesional, y los beneficios o el ahorro económico que conseguimos cada año, gracias a las placas solares. Esto último no podemos saberlo, pero un profesional nos puede hacer una estimación, en función el consumo eléctrico normal que tenemos a lo. Largo del año.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

¿Qué factores determinan el período de amortización?

Como hemos dicho antes, hay dos factores que debemos tener en cuenta para conocer la rentabilidad de una instalación fotovoltaica, y con ella el período de amortización. Por un lado, debemos sumar todos los costes que son necesarios para poner nuestra instalación en funcionamiento. Aquí debemos tener en cuenta no solo el coste de la propia instalación, sino también, aquellos gastos adicionales que tengamos que hacer para poner conectar la instalación fotovoltaica a nuestra red eléctrica interna de la vivienda. Si hemos necesitado pagar algún informa técnico, por ejemplo para que un técnico determine si nuestro tejado podrá soportar el peso de las placas fotovoltaicas, etc.. Y el plan de mantenimiento previsto.

Para el cálculo de los costes de la instalación también deberemos tener en cuenta las posibles subvenciones, y las retenciones que de estas se deriven a hacer la declaración de impuestos. O bien hacer los cálculos con los dos supuestos para ver cuál es el caso más desfavorable, o incluso decidir si hay alguna subvención que por algún motivo no nos interesa.

En el lado de los ingresos, o estimaciones de ahorros, que nos aportará la instalación deberemos hacer una estimación económica. Para ello debemos tener en cuenta la cantidad de energía eléctrica que nuestras placas solares producirán, y la que podemos almacenar en las baterías para usarla por la noche. Todo ello en función de los consumos que hacemos normalmente sin tener la instalación. Así tendremos el valor estimado por mes o año del dinero que pagamos a la compañía eléctrica y que lo ahorraremos cuando tengamos la instalación fotovoltaica operativa.

Simplemente nos queda hacer una división, el dinero que nos cuesta toda la instalación, entre el dinero que nos podremos ahorrar cada mes o año. Y tendremos la cantidad de meses o de años que se necesitan para que nuestra instalación se amortice. Es decir que se page ella sola.

Ahora que sabes cuando se amortiza una instalación fotovoltaica, ¿estás pensando en utilizar la energía solar en la vivienda y quieres un presupuesto para una instalación? Hogarsense te ayuda a conseguir presupuestos.

Volver al menú de contenidos

¿Cuándo es rentable?

Según se ha explicado en el punto anterior, podemos establecer de forma aproximada el período de amortización de nuestra instalación. Aunque sea solo una estimación, los expertos aseguran está alrededor de los 7 años, el período de amortización de nuestra instalación no variará mucho de esa cantidad de tiempo. Pero ese período de amortización calculado no es real. Si decidimos hacer la inversión y que un profesional nos realice la instalación fotovoltaica, podremos ir comprobando año a año que el plazo de amortización se cumplirá o no. Y si no se cumple si lo hará antes o después, y cuento tiempo de diferencia.

El período de amortización real, será cuando los ahorros producidos igual a los costes que tuvimos en su día, y los mantenimientos que hemos tenido que hacer. A partir de ese momento nuestra instalación es rentable. Es decir, ella misma se ha pagado, y mientras el final de su vida útil no la haga inservible, nos aportará beneficios netos.

En general para cualquier tipo de instalación la rentabilidad se alcanza en el momento explicado, es decir, cuando los ingresos o ahorros compensan a los costes o gastos. Pero para los individuos puede que les afecte de forma diferente. Tanto para autoconsumo colectivo como para el individual el momento de rentabilidad es el explicado. A pesar que en una instalación de autoconsumo compartido todos los participantes no lo hagan proporcionalmente. Ya que los ahorros que se produzcan serán proporcionales a sus aportaciones y por tanto todos empezarán a tener rentabilidad aproximadamente igual.

Si hablamos de una instalación industrial o de grandes instalaciones dedicadas a la generación y venta de la electricidad, su período de amortización debe ser algo menos, ya que los ingresos son mayores, al estar destinada toda la electricidad a la venta. A pesar de ser instalaciones grandes con un coste inicial mucho mayor, se debe tener en cuenta que se perciben ingresos por toda la electricidad que se genera. Al contrario que en el autoconsumo, que solo se puede compensar el exceso entre su consumo y lo producido. Es por ello que la amortización fotovoltaica debe ser mayor.

Volver al menú de contenidos

Características generales para su rentabilidad y amortización

Motivo

Explicación

Tamaño

- El tamaño de la instalación debe estar acorde al consumo que se realice, para compensar la mayor parte de la electricidad que necesitamos.

- Si es muy grande no compensamos suficiente para el coste de la instalación. Si es muy pequeña se compensa poco en relación al consumo y tardaremos más tiempo en tener rentabilidad.

Irradiación solar

- Dependiendo de la zona, necesitaremos más placas fotovoltaicas para generar la misma cantidad de electricidad, por lo que el período de amortización aumentará.

Orientación de las placas

- Si disponemos de una zona perfectamente orientada al sur, generaremos más electricidad que si la orientación varia del sur, por lo que la amortización fotovoltaica será más rápida.

Calidad de la instalación

- Si la instalación se ha realizado correctamente y materiales adecuados, el mantenimiento será al normal y por consiguiente el período de amortización será el calcular.

- Si tenemos problemas aumentarán los costes de mantenimiento y por consiguiente se retrasará el inicio de la rentabilidad de la instalación fotovoltaica.

*Este artículo ha sido actualizado por última vez el 28.08.2019

Artículos relacionados que te pueden interesar:
Este artículo ha sido escrito por: Marcos Carbonell, Redactor de www.HogarSense.es