Casas inteligentes

7 de octubre de 2020
Podemos considerar que los orígenes de la domótica en España se encuentran en el año 1990, fecha en la que se empiezan a llevar a cabo las primeras iniciativas e investigaciones. Fue el Institut Cerdà, principalmente, el que inicio esta andadura. Al principio, el mercado se caracterizaba por un gran desconocimiento de la domótica tanto en el ámbito tecnológico como de posibilidades y aplicaciones. Por ello, el interés que suscitaba este adelanto tecnológico era muy limitado y su investigación mínima. Los primeros sistemas estaban poco integrados y las áreas de gestión que se cubrían eran, a duras penas, el aspecto de la confortabilidad y la seguridad. Aunque también cabe destacar que había otras aplicaciones más aisladas tales como la gestión de las comunicaciones y la energía. Este progreso de esta tecnología ha llevado al sector de los fabricantes de domótica a facturar 79M€ en el año 2018, último del que se tienen datos, y que supuso un aumento del 40% respecto al 2017.
Artículo escrito por:
Marcos Carbonell, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

casa-inteligente

Fuente de la Imagen: ©leparisien.fr

¿Qué es y como funciona una casa inteligente?

Una casa inteligente es una vivienda que cuenta con una serie de tecnologías avanzadas que permiten automatizar distintas funciones. Dichas tecnologías se engloban en el término domótica. Dentro de este concepto podemos encontrar desde el Internet de las cosas hasta la conexión mediante wifi.

De esta manera, es posible el control de la seguridad del hogar, la temperatura del mismo, el funcionamiento de los electrodomésticos a distancia o mediante un ordenador. Y todo esto interconectado, para hacer más sencillo el control de todo en una Smart Home.

Una de las primeras funciones de las casas inteligentes con domótica fue la del control energético y climático de las mismas. También puedes encender y apagar las luces de una casa inteligente de forma automática. Otra ventaja de las casas inteligentes, es que con una sencilla programación puedes irte de vacaciones sin preocuparte de los robos, estableciendo una sencilla rutina o encendiéndolas desde el teléfono. Muchos vecinos pensarán que no te has ido. Estarás ganando en seguridad.

Otra función interesante es la que ofrece la conexión de todos los aparatos del hogar. Las neveras se convierten en un almacén de alimentos controlado e inventariado. Siempre que falte algo, el frigorífico avisará o realizará la compra e incluso puede dar información nutricional, planear una dieta o sugerir recetas. De esta forma estaríamos ganando en comodidad. En definitiva, el funcionamiento de una casa inteligente se basa en la informática y la electrónica. Es por ello que los inicios de la domótica y su desarrollo ha ido siempre parejos al desarrollo de aquellas dos.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

Características de una Smart Home

De forma general, las casas inteligentes con domótica disponen de una red de comunicación y diálogo que les permite la interconexión de una serie de equipos a fin de obtener información sobre el entorno doméstico. Y basándose en esta red de comunicación, realizar unas determinadas acciones sobre dicho entorno.

Por ello las características fundamentales de este sistema son:

Característica Motivo
Control remoto interior ✓ A través de un sistema de comunicación con los distintos equipos (mando a distancia, bus de comunicación, etc.), se reduce la necesidad de moverse dentro de la vivienda. Este aspecto puede ser particularmente importante en el caso de personas de la tercera edad o minusválidos.
Control remoto exterior ✓ Supone un cambio en los horarios en los que se realizan las tareas domésticas (por ejemplo: la posibilidad de que el usuario pueda activar la iluminación desde el coche de camino a casa) y como consecuencia permite al usuario una mejor seguridad y bienestar.
Progamabilidad ✓ El hecho de que las casas inteligentes con domótica cuentes con programación, ya sea para que realicen ciertas funciones con sólo tocar un botón, o que las lleven a cabo en función de otras condiciones del entorno (movimiento, hora, temperatura interior o exterior, etc.) produce un aumento del confort y un ahorro de tiempo.
Acceso a servicios externos ✓ La Smart Home puede acceder a servicios de información, telecompra, telebanco, telemedico etc. Para ciertos colectivos estos servicios pueden ser de gran utilidad (por ejemplo, unidades familiares donde ambos cónyuges trabajan) ya que producen un ahorro de tiempo.

Volver al menú de contenidos

Beneficios: eficiencia energética, seguridad, ahorro y confort

El motivo por el que casas inteligentes con domótica están teniendo tanto auge, y cada vez más demanda, y por supuesto integración de todos los elementos de la vivienda es que ofrece una serie de ventajas, que nos facilitan la vida en diferentes sentidos:

↳ Seguridad

Empezando por las alarmas iniciales, y siguiendo por otros muchos sistemas que te permiten cerrar o abrir la puerta o las ventanas de las casas inteligentes con domótica, mediante el móvil, o con tu voz. No solo cuando estas en la puerta o dentro de tu caso, sino desde el trabajo o donde estés.

La integración de los sistemas de video-vigilancia o detección por movimiento, por infrarrojos u otros, para mejorar los sistemas de alarma de una Smart Home. Los sistemas automáticos de detección y extinción de incendios, localizándolos por estancias de la vivienda. Y otros muchos que iremos explicando en sucesivos artículos.

↳ Eficiencia energética

Todos los sistemas de las casas inteligentes ayudan de una forma u otra en el ahorro energético. Desde los toldos o persianas que se abren o se cierran de forma autónoma, para dejar que, entre la luz del sol, o impedir que esta misma caliente en exceso el interior de la vivienda.

Sistemas de control de las temperaturas e incluso de la calidad del aire en una Smart Home, para encender la climatización y/o la ventilación, solo cuando hace falta y en la medida justa. También ayudan a que el consumo energético se ajuste al máximo.

O el sistema de nuestra casa inteligente que gradúa el nivel lumínico de las lámparas ajustándose a la hora del día y la claridad existente. Son todas medidas que buscan el mismo fin, la eficiencia energética.

↳ Ahorro

El Ahorro económico es un beneficio que va íntimamente ligado al incremento de la eficiencia energética que se produce en las casas inteligentes con domótica. Con un sistema de casa inteligente, se consume menos energía y, por lo tanto, se paga mucho menos que sin domótica.

↳ Confort

La automatización del hogar brinda un sinfín de comodidades, sin tener siquiera que mover un dedo. La temperatura en las casas inteligentes con domótica se puede monitorear y el sistema se puede programar para encender la calefacción o el aire acondicionado dependiendo de las condiciones climáticas.

Siempre se puede llegar a la casa inteligente después de un día estresante en el trabajo, sabiendo que el calor o el frío no son una preocupación. La tecnología también ofrece comodidad y tranquilidad al dar la capacidad de controlar todo en el hogar de forma remota.

¿Quieres ahorrar en consumo y tener más comodidad en tu casa instalando un sistema domótico, y necesitas contactar con profesionales? Hogarsense te pone en contacto con los mejores instaladores.

Volver al menú de contenidos

Domótica

Hemos hablado de lo que es la domótica y lo que nos puede aportar, pero poco de donde viene la misma palabra de domótica. El término domótica viene de la unión de las palabras “domus” (que significa casa en latín) y autónomo (del griego: αὐτόνομος; “que se gobierna a sí mismo”). Se llama domótica a los sistemas capaces de automatizar una vivienda o edificación de cualquier tipo, aportando servicios de gestión energética, seguridad, bienestar y comunicación, y que pueden estar integrados por medio de redes interiores y exteriores de comunicación, cableadas o inalámbricas, y cuyo control goza de cierta ubicuidad, desde dentro y fuera del hogar.

Se podría definir como la integración de la tecnología en el diseño inteligente de un recinto cerrado. Y aunque el término se usa de forma general debemos clarificar que dependiendo del edificio o conjunto de edificios que se automatizan debemos usar palabras diferentes. Así, se distinguen tres sectores distintos dependiendo del alcance de aplicación de esta tecnología:

Domótica: para el sector doméstico.

Inmótica: para el sector terciario e industrial (residencias, hoteles, zonas comunitarias, etc.).

Urbótica, para las ciudades (control de la iluminación pública, gestión de semáforos, telecomunicaciones, medios de pago, etc.).

Volver al menú de contenidos

El futuro de las casas inteligentes

El “Internet de las cosas”, es quizá la mayor revolución desde la World Wide Web, y es algo fundamental para el desarrollo de las casas inteligentes con domótica. Es la fuente que alimenta el prometedor futuro entorno a la Smart Home, la casa inteligente. Una casa inteligente, que todavía no piensa, pero los sistemas de inteligencia artificial avanzan y es solo cuestión de tiempo que la Smart Home “piense”. Este paso solo se dará cuando los distintos equipo, dispositivos, servicios, plataformas, redes y objetos virtuales que ofrecen soporte al internet de las cosas sean capaces de comunicarse entre sí.

Según la consultora IDC, las previsiones apuntaban a un crecimiento del 26,9% del mercado global de aparatos para smart home en el 2019 hasta los 832,7 millones de envíos, cantidad que, según sus cálculos, alcanzará los 16,9 billones de envíos en 2023 a medida que aumente la disponibilidad de productos y servicios y los consumidores adopten un mayor número.

Artículos relacionados que te pueden interesar:
Siguiente artículo