Instalación de domótica para las viviendas

7 de octubre de 2020
Se espera que, a finales del 2020 habrán más 1,2 millones de dispositivos domóticos instalados en las viviendas españolas. Las previsiones apuntan que en el periodo 2020-2026, el mercado de instalaciones de domótica en España crezca más de un 18%. Y es que, ante las posibilidades que brinda esta tecnología, nuestro país ya se posiciona como el 5° con más inversión en domótica en Europa. La cifra de consumidores que hacen uso de dispositivos domóticos y sus aplicaciones han aumentado en el último año un 66%. Si estás pensando instalar un sistema domótico en tu vivienda, este es tu artículo.
Artículo escrito por:
Neftali Barreto, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

Instalación-domótica-en-viviendas

Fuente de la imagen: ©mvertical

¿Qué son las instalaciones domóticas?

Las instalaciones domóticas son el conjunto de tecnologías aplicadas al control y la automatización inteligente de la vivienda. Estas permiten una gestión eficiente del uso de la energía, aportando seguridad y confort, además de comunicación entre el usuario y el sistema. Una instalación domótica es capaz de recoger información proveniente de los sensores/entradas, procesarla y emitir órdenes a unos actuadores/salidas.

El sistema puede acceder a redes exteriores de comunicación o información. La instalación de domótica permite dar respuesta a las necesidades que plantean estos cambios sociales y las nuevas tendencias de nuestra forma de vida. Entre sus objetivos se facilita el diseño de los hogares, más personales, multifuncionales y flexibles.

Volver al menú de contenidos

¿Cómo funciona una instalación domótica?

La instalación domótica está ligada a los diferentes medios de transmisión de información, que hacen posible realizar ordenes entre los dispositivos de control y el usuario. Los dispositivos como electrodomésticos, puntos de luz, radiadores, neveras, persianas, entre otros, suelen ser equipos a los que se les añade una inteligencia o capacidad de comunicación para poder controlarlo.

Todos los dispositivos del sistema domótico envían y reciben señales, a través de una red de comunicaciones (bus), a la unidad central encargada de gestionar los intercambios de información. Los sensores captan la información sensible y, la unidad central, decidirá qué acciones realizar en relación a la información proporcionada por dichos sensores. La señales viajan codificadas en forma de protocolos de comunicación, por lo que se necesita “traducir” para cada uno de los dispositivos. En una instalación de domótica podemos diferenciar distintos tipos de arquitectura de funcionamiento según donde se instale el centro de control:

Arquitectura centralizada: un controlador central es el encargado de transmitir los datos e información a los diferentes actuadores, a partir de la información proveniente de diferentes sensores. En la hipotética situación de que el controlador central dejara de funcionar, lo mismo ocurriría con el resto del sistema ya que el controlador central es el ‘eje’ y ‘columna vertebral’ del mismo.

Arquitectura distribuida: al no haber un sistema de control central, toda la información está distribuida a través de los diferentes sensores y actuadores. Por ello, es normal un cableado en bus o redes inalámbricas.

Arquitectura mixta: también se conocen como sistemas híbridos. En éstos, se combinan las arquitecturas centralizada y distribuida. Puede contar con un controlador central, como en el caso de la Arquitectura Centralizada, o varios controladores descentralizados; En este caso, los diferentes dispositivos pueden recoger, gestionar y transmitir la información recibida al resto de los que componen el sistema y que se encuentran distribuidos por la vivienda, sin que ésta tenga que pasar, necesariamente, por un controlador principal.

¿Quieres realizar una instalación domótica en tu casa? Hogarsense te ayuda a conseguir varios presupuestos.

Volver al menú de contenidos

¿Puede hacer una instalación domótica sin obras?

Lo cierto es que en la actualidad se piensa que para poder realizar una instalación de domótica en diferentes zonas de nuestro hogar se necesita cablear toda la casa, con lo que ello conlleva. También, actualmente existen sistemas inalámbricos que nos permiten controlar muchas partes de nuestra vivienda sin necesidad de cablear la casa. Además, nos permiten ir realizando la instalación de domótica poco a poco por partes y, de esta forma, probar si te acostumbras o te beneficia.

Imagínate si se puede tener una casa inteligente sin necesidad de cables que, lo más básico que necesitamos para usar un sistema domótico, es una red inalámbrica Wifi o bluetooth. Simplemente necesitamos monitorizar algunos dispositivos de nuestra vivienda, por ejemplo un termostato, y tener un smartphone, Tablet u ordenador conectado para controlarlo.

Gracias a la domótica inalámbrica, las obras ya no son obligatorias. Se pueden automatizar muchos procesos y controlarlos desde un controlador gracias a los sistemas que no requieren cableado. En el terreno de la vivienda la versión de la domótica inalámbrica gana la partida, incrementando la seguridad, el ahorro y el confort de la casa.

Volver al menú de contenidos

¿En qué tipos de viviendas se puede hacer una instalación domótica?

El sector de la instalación de domótica ha evolucionado considerablemente en los últimos años, y en la actualidad ofrece una oferta más consolidada para todo tipo de viviendas. Hoy en día, la domótica aporta soluciones dirigidas a todo tipo de viviendas, incluidas las construcciones de vivienda oficial protegida. Además, se ofrecen más funcionalidades por menos dinero y más variedad de producto, que gracias a la evolución tecnológica, son más fáciles de usar y de instalar. En definitiva, la oferta es mejor y de mayor calidad, y su utilización es ahora más intuitiva y manejable por cualquier usuario.

Paralelamente, los instaladores de domótica han incrementado su nivel de formación y los modelos de implantación se han perfeccionado. Asimismo, los servicios posventa garantizan el perfecto mantenimiento de todos los sistemas. Las instalaciones domóticas de hoy contribuyen a aumentar la calidad de vida, con mayor versatilidad en la distribución de la casa. Por otra parte, cambia las condiciones ambientales creando diferentes escenas predefinidas, y consiguiendo que la instalación de domótica sea más funcional al permitir desarrollar facetas domésticas, profesionales, y de ocio bajo un mismo techo.

La red de control del las instalaciones domóticas se integra con la red de energía eléctrica y se coordinan con el resto de redes con las que tenga relación: telefonía, televisión, y tecnologías de la información, cumpliendo con las reglas de instalación aplicables a cada una de ellas. Por lo cual, independientemente si es una casa individual, piso, casa adosada o cualquier tipo de espacio habitable, la domótica se adapta sin mayor dificultad que la de adaptar el dispositivo al sistema que se quiera automatizar.

La instalación interior eléctrica y la red de control del sistema domótico están reguladas por el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión (REBT). En particular, la red de control del sistema domótico está regulada por la instrucción ITC-BT-51, que engloba instalaciones de sistemas de automatización, gestión técnica de la energía y seguridad para viviendas y edificios.

Volver al menú de contenidos

¿Qué aporta la domótica en las viviendas?

La instalación de domótica contribuye a mejorar la calidad de vida del usuario atendiendo a diferentes aspectos como:

✓ Facilitar el ahorro energético: mediante la monitorización gestiona inteligentemente la iluminación, climatización, agua caliente sanitaria, el riego, los electrodomésticos, etc., aprovechando mejor los recursos naturales, utilizando las tarifas horarias de menor coste, y reduciendo así, la factura energética.

✓ Fomentar la accesibilidad: facilita el manejo de los elementos del hogar a las personas con discapacidades de la forma que más se ajuste a sus necesidades, además de ofrecer servicios de teleasistencia para aquellos que lo necesiten.

✓ Aportando seguridad: mediante la vigilancia automática de personas, animales y bienes, así como de incidencias y averías. Mediante controles de intrusión, cierre automático de todas las aberturas, simulación dinámica de presencia, fachadas dinámicas, cámaras de vigilancia, alarmas personales, y a través de alarmas técnicas que permiten detectar incendios, fugas de gas, inundaciones de agua, fallos del suministro eléctrico, etc.

✓ Confort y control: a través de la gestión de dispositivos y actividades domésticas. La domótica permite abrir, cerrar, apagar, encender, regular... los electrodomésticos, la climatización, ventilación, iluminación natural y artificial, persianas, toldos, puertas, cortinas, riego, suministro de agua, gas, electricidad...)

✓ Garantizando las comunicaciones: permite la recepción de avisos de anomalías e información del funcionamiento de equipos e instalaciones. La instalación domótica permite la transmisión de voz y datos, incluyendo textos, imágenes, sonidos (multimedia) con redes locales (LAN) y compartiendo acceso a Internet; recursos e intercambio entre todos los dispositivos, acceso a nuevos servicios de telefonía IP, televisión digital, por cable, diagnóstico remoto, videoconferencias, tele-asistencia...

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

¿Cuánto cuesta instalar domótica en casa?

“El abanico de sistemas y dispositivos es tan amplio que el coste de poner domótica puede ir de 1.000 a 50.000€”. Aunque los precios dependen directamente del nivel de equipamiento que quiera instalar cada persona, lo que parece más o menos consensuado es el precio de partida: un presupuesto de una instalación de domótica puede variar desde los 1.500-2.000 de un equipamiento estándar para un piso pequeño con 2 habitaciones hasta los 20.000 € de un equipamiento premium para un chalet de lujo con 4 habitaciones. Es decir, si queremos instalar algo decente habrá que tener una partida de 1.000€ por lo menos.

No obstante, para dar los primeros pasos en el maravilloso terreno de las casas conectadas, siempre puedes comenzar incorporando pequeños dispositivos que funcionan gracias a internet. Muchas marcas de referencia ya disponen en sus catálogos de electrodomésticos con la capacidad de conectarse a la red doméstica (wifi) y así poder manejaros desde el teléfono móvil con la aplicación correspondiente.

Entre algunos ejemplos, para comenzar incorporando controladores, encontramos la App Home Connect gratuita. Gracias a esta App se puede manejar desde la distancia los electrodomésticos conectados de Bosch y Siemens. Las opciones son variadas: desde programar la cafetera para que se ponga a funcionar a la hora que te suena el despertador, hasta decirle a la lavadora que empiece la colada para encontrarla hecha cuando llegues a tu casa. Técnicamente, esto no es convertir tu casa en una casa domótica pero es un primer paso para comprobar todas las ventajas que supone este tipo de tecnología.

Volver al menú de contenidos

¿Cuáles son las instalaciones domóticas más comunes en viviendas?

Los instalaciones domóticas que más se realizan en las viviendas suelen estar incorporadas en:

➪ Ascensores y elevadores

➪ Control de persianas y toldos

➪ Climatización

➪ Detección de incendios, humos y fugas

➪ Detección de presencias

➪ Iluminación

➪ Sistemas de riego

➪ Sistemas de acceso

Volver al menú de contenidos

Ventajas de una vivienda domótica/Smarthome

Ventajas Beneficios
Eficiencia energética La instalación de domótica ayuda a reducir la factura mediante un uso más racional de la energía
Medio ambiente Gastar menos energía (hasta 40% menos) equivale a un hogar más respetuoso con el medioambiente
En hogares y empresas Desde los controles de acceso sin llave de un hogar a los sistemas de monitorización y seguridad de una oficina
Revalorización económica Una vivienda que sea más eficiente en términos de consumo energético adquiere un mayor valor de mercado
Accesibilidad Las instalaciones domóticas puede favorecer un control del entorno más intuitivo y sencillo para personas mayores y con discapacidades
Seguridad Vigilancia automática para detectar posibles intrusos, sensores de ruido o movilidad, entre otros
Control centralizado Interconectar digitalmente dispositivos cotidianos, teniendo control remoto de toda la instalación domótica
Siguiente artículo