Registro de empresa

Domótica - Casas inteligentes (Smarthome)


La-domótica-para-ahorrar-energía

Fuente de la imagen: ©by-studio - Fotolia.com

¿Qué es y cómo funciona la domótica?

Se llama domótica a los sistemas que automatizan una vivienda o edificación de cualquier tipo, realizando el control de diferentes equipos e instalaciones como por ejemplo: electrodomésticos, climatización, calefacción, ventilación, servicios de gestión energética, seguridad, bienestar y comunicación.

El control de lleva a cabo por medio de redes interiores y exteriores de comunicación, cableadas o inalámbricas. Que se puede disfrutar de cierta ubicuidad, desde dentro y fuera del hogar. Se podría definir como la integración de la tecnología en el diseño inteligente de un recinto cerrado.

Para entederlo de una forma más sencilla, es implementar en nuestra vivienda sistemas que abran las persianas y ventanas por la mañana cuando nos levantamos, las cierren cuando de el sol o llueva, o las abra en momentos de temperatura agradable. Por ejemplo, si encendemos la calefacción o el aire acondicionado, que nos avise que hay alguna ventana abierta, y en su caso que la cierre para evitar que la temperatura que queremos conseguir no se escape por esa ventana.

¿De dónde sale este concepto de casa inteligente?

El origen de la domótica se atribuye a Jhoel Spira, que en el año 1959 trabajaba para una empresa aeroespacial. Durante el desarrollo de un proyecto en el que trabajaba se le ocurrió que podría emplear un tiristor (un pequeño dispositivo electrónico de la familia de los transistores) para variar la intensidad de luz de las bombillas. Hasta entonces esto se realizaba con reóstatos que tenían un tamaño muy grande y eran caros. Por este motivo estos sistemas solo se empleaban para la iluminación de escenarios o grandes edificios.

Pero la idea de Spira significaba que el pequeño mecanismo electrónico podía instalase en una pequeña caja empotrada en la pared, y a un precio significativamente bajo. Por lo que podría utilizarse en las viviendas sin ningún problema. Aquí empezó la era del control y automatización de nuestros hogares.

Beneficios que aporta la domótica en los hogares

Ahorro energético

Los beneficios que nos aporta un sistema domótico son principalmente el ahorro energético, aunque también ha derivado hacia la comodidad en el hogar. En cuanto a la eficiencia energética, la domótica posibilita la gestión inteligente de la iluminación de la vivienda, los electrodomésticos, la calefacción o climatización, el suministro de agua, el riego de nuestro jardín. De forma que optimiza los horarios de uso, a las horas de tarifa más económica, o por la presencia de personas que necesitan iluminación o un cambio de temperatura. Además, ofrecen información de los consumos, y con ellos posibilita el cambio de hábitos en horarios para mejorar la eficiencia energética de la vivienda.

Comodidad y confort

En cuanto a la comodidad o confort, ya que posibilita que algunos electrodomésticos o instalaciones actúen solas en función de las necesidades de las personas. Por ejemplo, retirando el toldo que nos protege del sol, si el viento se hace fuerte y hay peligro de que se rompa. Si empieza a llover nos cierra las ventanas para que no entre el agua en casa. Enciende las luce cuando entramos en una habitación y las apaga cuando salimos. Todos estos ejemplos y muchos más, sin necesidad que ninguna persona tenga que hacer nada.

Seguridad

También aportan seguridad. Un sistema domótico dispone de controles y alarmas que detectan de forma inmediata incendios, fugas de agua e incluso gas, rotura de ventanas o si alguien intenta forzar una puerta, incluso aumentos de corriente eléctrica que pueden derivar en incendios por un consumo excesivo. Además, puede simular movimiento cuando los habitantes de la casa se encuentren ausentes, encendido de luces de modo aleatorio o envío de notificaciones vía email, en caso de que se produzca una incidencia, entre otras muchas aplicaciones.

Accesibilidad

En cuanto a la accesibilidad, la domótica facilita el manejo de las diferentes instalaciones de los hogares, de manera que las personas con discapacidad o alguna limitación puedan desenvolverse con soltura. En definitiva, la domótica permite las condiciones de la vivienda se ajusten a las necesidades de todas las personas que la habiten.

¿Cuánto se consume en los hogares españoles?

Según datos del IDEA, el consumo medio de electricidad de una vivienda tipo con 3 personas en España esta alrededor de los 3.500 kWh. Si sumamos la energía utilizada para calefacción, la media de una casa es de 9.900 kWh. Si consultamos los datos que ofrece Red Eléctrica de España, comprobamos que el consumo doméstico representa aproximadamente un 25% del consumo eléctrico total de nuestro país. Y debemos tener en cuenta que la cantidad de energía que se consume en un hogar varía mucho en función del tamaño y tipo de la vivienda, su ubicación y el número de ocupantes.

Consumo eléctrico Anual Diario
Consumo medio de un hogar español 3.272 kWh 9 kWh
Facturación media 500 € 1,35 €
Emisiones de C02 medias por hogar 1.300 kg 3,6 kg

*Datos de Red Eléctrica de España

La importancia de monitorizar el consumo energético en el hogar

Hoy en día, un sistema domótico ofrece una gran variedad de funciones orientadas a monitorizar el consumo de agua, de gas, gasóleo u otro combustible, y el consumo eléctrico de todos los sistemas de la vivienda (Iluminación, electrodomésticos, sistemas de comunicaciones, refrigeración y/o calefacción, etc). Al monitorizar todo lo que sucede conseguimos información de los horarios donde más energía consumimos (de forma diaria, mensual, anual), que sistema de nuestra vivienda esta consumiendo más, y si el consumo es normal o anormalmente alto.

Toda esta información nos ayuda a cambiar hábitos o pautas de comportamiento en nuestra vivienda en algunas actividades que pueden cambiarse de horario, por ejemplo, poner la lavadora o el lavavajillas en horarios de periodos más reducidos de electricidad. O si deponemos de una instalación fotovoltaica centrar esos usos durante el día para aprovechar el consumo eléctrico directo desde las placas, calentar el agua en horas más propicias y almacenarla en un deposito con buen aislamiento hasta su uso, etc..

¿Que puede aportar la domótica al ahorro y la eficiencia energética?

Como se ha comentado en el punto anterior, si conocemos en que horas hacemos los mayores consumos energéticos y que son además a un coste mayor, podemos desplazar esas actividades, o por lo menos algunas de ellas a las horas de menor coste de electricidad. Por ejemplo, si tenemos una tarifa eléctrica con discriminación horaria, o con unas horas determinadas a un coste más bajo intentaremos centrar en esas horas los gastos de los mayores consumidores de electricidad de nuestra vivienda, lavadora, lavavajillas, etc. y que no supongan una disminución del confort.