5 diferencias entre la domótica e inmótica

13 de mayo de 2020
Si bien es cierto que, en España se acercan épocas de cambios y evolución en muchos hogares, los sistemas de tecnología de automatización avanzan a pasos constantes. Las posibilidades de crecimiento de la domótica e inmótica de cara a los próximos años son, de acuerdo con los diferentes estudios sectoriales, enormes. Gran parte de este avance se debe a la seguridad que están adquiriendo algunos constructores y compradores de viviendas. Esta seguridad te la queremos transmitir a través de este artículo, con todo lujo de detalles.
Artículo escrito por:
Neftali Barreto, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

Smart home domótica e inmótica

Fuente de la imagen: ©Fotolia

¿Qué es la domótica y la inmótica?

Las últimas encuestas realizadas recientemente por La Asociación Española de Domótica e Inmótica revelan que, al menos tres de cada cuatro personas están interesadas en tener mayor conocimiento sobre los Hogares Inteligentes. Y podemos preguntarnos, ¿qué es eso de hogares inteligentes? Para ello entraremos en materia de los hogares con sistemas domóticos y edificios con sistemas inmóticos.

Domótica

La domótica (Domus, del latín casa), se define como el conjunto de tecnologías aplicadas al control y la automatización inteligente de una casa individual. Esto nos permite tener una gestión más eficiente del uso de la energía, aportando seguridad y confort, además de facilitar la comunicación entre el usuario y el sistema.

Los sistemas domóticos se están implementando en el 60% de hogares de nueva construcción y en el 40% de hogares ya existentes. Lo cual implica que, cada vez más se esta normalizando la instalación de los dispositivos automatizados en nuestros viviendas

Inmótica

La inmótica cuenta con tecnologías aplicadas al control y la automatización inteligente de edificios no destinados a viviendas de pequeño espacio. Se emplea en universidades, hospitales y todos los edificios terciarios, facilitando la gestión eficiente del uso de la energía, además de aportar seguridad, confort, y comunicación entre el supervisor especializado y el sistema.

En el campo de la inmótica los autómatas o actuadores, así como su software de programación, son más complejos y potentes. Por ello, es que necesitan estar supervisados por un especialista o, almenos, que tenga conocimientos sobre los sistemas instalados por si detectan algún tipo de aviso.

¿Quieres realizar una instalación domótica en tu casa? Hogarsense te ayuda a conseguir varios presupuestos.

Volver al menú de contenidos

5 diferencias entre domótica e inmótica

Al igual que en el campo de la energía solar es importante determinar las diferencias entre placas solares térmicas y fotovoltaicas, con la domótica y la inmótica sucede exactamente lo mismo. A continuación, desarrollamos algunas:

1. Escala del sistema

La domótica e inmótica poseen muchas características en común, pero sus alcances son diferentes. Si bien es cierto que ambas tienen una base tecnológica común, pero una primera diferencia reside en la escala:

El tamaño es algo característico también en los sistemas domóticos. Los sensores y actuadores suelen ser de pequeñas dimensiones como micromódulos, módulos de carril Din, módulos de enchufes conectados a la red wifi... La idea es que puedan adaptarse a los sistemas de las viviendas sin generar gran impacto visual.

Si esta tecnología de control y automatización la queremos aplicar a espacios de tamaño superior como pueden ser hoteles, centros de estudio, complejos deportivos, empresas, o todo tipo de edificios de gran envergadura; aparecen los sistemas de inmótica.

En relación a los sistemas inmóticos podemos encontrar aparatos bastante grandes que suelen quedar ubicados en cuadros de control eléctricos de salas de máquinas o similares. Su acceso es con previa autorización si se requiere. Esto da seguridad a las empresas y se evitan riesgos de accidentes inesperados por mala gestión.

2. Aplicaciones

Sin duda, la tecnología facilita nuestra vida, haciendo que las tareas cotidianas sean cada vez más sencillas y rápidas. Las aplicaciones representan una parte fundamental en la domótica y en la inmótica. Se caracterizan por ser accesibles, prácticas y sencillas de usar.

Cuando se inicia una proyecto de instalación de domótica para el control de viviendas, encontramos sensores y actuadores más sencillos, orientados a funciones específicas. Entre ellos podemos encontrar actuadores de persianas, control de luces, sensores de temperatura para climatización, entre otros.

Respecto a los sistemas inmóticos, las aplicaciones en diferencia que en los sistemas domóticos, se agrandan en número y forma. Con objetivo de simplificar todas las funciones que se deben llevar a cabo en un edificio, se centralizan todas las tareas de los sensores y actuadores. Aplicaciones como la regulación de calefacción y refrigeración en almacenes, regulación de ventilación en aire acondicionado en oficinas de trabajo o estudio, control de iluminación, control de persianas automatizadas, agua caliente sanitaria para maquinaria, cámaras y alarmas...

3. Precios y costes

Para disfrutar de las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías en el hogar o en un edificio, es muy importante pensar detenidamente en las instalaciones que más nos convienen según las necesidades. Entre ellas, la seguridad, el confort, o el ahorro juegan un papel importante en la decisión final.

Sobre los precios de un sistema domótico podemos encontrar todo tipo de variedades y marcas de renombre mundial. Una sistema básico de domótica puede variar desde los 1.000-2.000 € de un equipamiento estándar para un piso pequeño con 2 habitaciones hasta los 20.000 € de un equipamiento premium para un chalet de lujo con 4 habitaciones, sin incluir los costes de instalación.

Un sistema inmótico puede variar el precio en gran medida dependiendo de los m2 de edificio, los sistemas que se necesiten automatizar y el coste de las obras de inserción del cableado. Un valor aproximado de un sistema básico inmótico puede rondar entre los 20.000 – 50.000 € para un edificio de 300-500 m2. Dependiendo de las necesidades y funciones a automatizar variará el coste.

4. Instalación

Cada sistema de domótica o inmótica es distinto y podemos encontrar múltiples tipos y protocolos: Cableados, inalámbricos, PLC, Wi-Fi, Bluetooth o infrarrojos. Si bien en esencia, son todos muy parecidos pero con distinto lenguaje. Desde el punto de vista de donde reside la inteligencia del sistema, se pueden ver claras diferencias de arquitecturas en el funcionamiento de los sistemas domóticos e inmóticos:

En los sistemas domóticos, actualmente existe una tendencia de implementación wifi en la mayoría de dispositivos que utilizamos en casa. Televisión, aire acondicionado, iluminación led, enchufes inteligentes, reproductores de audio/video, todo ellos utilizando una arquitectura distribuida o mixta en algún caso. Lo cierto es que con el tiempo, los sistemas cableados en las viviendas van desapareciendo, dejando el lugar a los inalámbricos.

En los sistemas de inmótica, las arquitecturas de instalación más usuales son la centralizada y la distribuida. Se emplea en su mayoría sistema interconectado cableado y algún sistema secundario de control inalámbrico. A diferencia que en una vivienda, en un edificio se vela en mayor grado por la seguridad y control de los sistemas automatizados, ya que pueden correr riesgos y perdidas significativas. Con esto hacemos referencia a posibles fallos en cadena de maquinaria u otros accidentes laborales.

5. Accesibilidad y comunicación

En España se estima que en torno a 3.800.000 personas padecen alguna discapacidad. En este sentido, la automatización de viviendas puede ser de gran ayuda para este colectivo. La inmótica y domótica pueden ser las soluciones perfectas para que las personas que padecen algún problema que reduzca de manera significativa su movilidad puedan hacer más abarcable su realidad.

Las ventajas de la domótica para la accesibilidad abarcan desde la vida diaria en la vivienda, hasta la relación de esas personas con su entorno. En este sentido, la domótica permite una mejor comunicación de los usuarios con familiares y amigos, así como con servicios de ayuda domiciliaria y teleasistencia.

En palabras de inmótica, estos sistemas ayudan a conseguir una gestión más eficiente de los recursos energéticos y brinda mayor confort a los usuarios. Llevar el control de todos los sistemas de riego, maquinaria, calefacción, agua, red de interna de datos, a la vez nunca había sido tan cómodo.

Por ejemplo, en un hospital; algo tan sencillo como evitarse la tarea de transcribir en el ordenador el historial clínico de cada paciente, tiene grandes repercusiones positivas si se tiene en cuenta la cantidad de pacientes que acuden a los centros médicos a diario.

Además, para que puedas comprender visualmente toda la información anterior, hemos diseñado esta tabla con las diferencias sobre domótica e inmótica:

Diferencias

Domótica

Inmótica

Escala del sistema Sistemas de menor tamaño especialmente diseñados para hogares y viviendas Sistemas más potentes diseñados para implementar en empresas, hoteles, o edificios de gran envergadura

Aplicaciones
Orientados en funciones especificas dentro de la vivienda como persianas, iluminarias o calefacción Con capacidad de resolución de funciones complejas simultaneamente como riegos, refrigeración, base de datos, videovigilancia
Precios y costes 1.000 hasta 20.000 € 20.000 hasta 50.000 €
Instalación En su mayoría inalámbrica y algún sistema cableado En su mayoría cableado y algún sistema inalámbrico
Accesibilidad Facilita el control de los sistemas a todos los miembros de la familia Ayuda a conseguir una gestión más eficiente de todos los sistemas automatizados
Siguiente artículo