Registro de empresa
Actualizado: 5 dic. 2019

¿Por qué es interesante cambiar a una bomba de calor?

Debido a la variedad de sistemas de calefacción disponibles en el mercado, puede resultar complejo saber cuál es el más indicado para nosotros. Como es lógico, se buscan opciones con un alto rendimiento y eficiencia energética. Esto es, aparatos de frío y calor que puedan ofrecer confort a nuestra vivienda sin tener que pagar un precio excesivamente alto. Cambiar a una bomba de calor puede ser la solución, pero antes debemos conocer tanto sus características, como sus ventajas y desventajas.
Menú de contenidos:

cambiar-a-una-bomba-de-calor

Fuente de la imagen: ©ContenidosClick.es

Las bombas de calor en España

El Instituto para la Diversificación del Ahorro y la Energía (IDAE) ha realizado el Estudio Parque de bombas de calor Instalado en España. En este, analiza los tipos de bombas de calor que se han ido instalando en nuestro país en los últimos años. Así como las zonas climáticas en las que más se encuentran, su rendimiento y su potencia. Si bien cambiar a una bomba de calor no es todavía una opción muy escogida por la mayoría de la población, este sistema ofrece una serie de beneficios que la hacen muy interesante. Con ella se asocian términos como la aerotermia y la geotermia, sistemas que utilizan las energías renovables para funcionar. Y que por tanto, resultan más económicas al tiempo que respetan al medio ambiente.

Las cifras nos indican que en España hay ya más de 12 millones de bombas de calor. Estas se reparten entre viviendas y locales comerciales. Según estos datos la zona en la que más se da es la del Mediterráneo. El motivo lo encontramos en sus temperaturas; inviernos con temperaturas que no son extremas y veranos con bastante calor. Una climatología que hace que cambiar a una bomba de calor sea una opción factible y recomendable. En lo que respecta a los cuidados de estos equipos de calefacción, podemos decir que el mantenimiento de una bomba de calor es bastante sencillo. No se requieren controles de seguridad exhaustivos, salvo el visual y el control del consumo eléctrico para comprobar que está funcionando correctamente. Aunque es recomendable que se acuda a profesionales para que controlen el consumo eléctrico, temperaturas de funcionamiento del gas refrigerante y la limpieza, la vida útil de una bomba de calor puede llegar a los 25 años.

Volver al menú de contenidos

Cómo funciona una bomba de calor

Una bomba de calor es una máquina, que puede ser de diversos tamaños, y funciona utilizando un ciclo de refrigeración reversible. Es por esto que la calefacción aerotérmica también se utiliza como aire acondicionado en verano. Hasta hoy, cambiar a una bomba de calor era una opción más frecuente en los locales comerciales, que utilizaban los modelos de tipo mural. Pero si tenemos pensado cambiar a una bomba de calor debemos conocer su funcionamiento. Sabiendo que la bomba de calor para aire acondicionado consta de dos partes diferenciadas importantes: el foco caliente y el foco frío. La bomba se conecta a la corriente eléctrica y uno de estos focos empieza a subir su temperatura y por tanto desprendera energía. Mientras, el otro, absorberá esa energía y disminuirá su temperatura.

En su interior, el intercambio que tiene lugar es únicamente de energía. Es decir, no hay intercambio de aire entre la unidad exterior y la interior, como suele pensarse. De este modo, todo el aire que entra en el equipo exterior no pasará a la unidad interior, es decir, aquella que está colocada dentro de la vivienda o del local. Esto sucederá únicamente en el caso de que contemos con un sistema de aporte que sea específico para ello. La energía que transmite el gas refrigerante es lo único que circula entre ambas unidades. Si lo que deseamos es aumentar la temperatura en nuestra vivienda, la bomba de calor tendrá que enfriar el aire exterior. Este es el funcionamiento bomba de calor. Cuando queremos lo opuesto, es decir, enfriar la habitación, el aparato lo que hará es calentar el aire del exterior.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

¿Es verdad que hay que cambiar a una bomba de calor nueva cada 10 años?

Cambiar a una bomba de calor es una opción acertada ya que su vida útil es muy larga. Sin embargo, y como también comentábamos, el mercado nos ofrece continuamente nuevas opciones con mejor eficiencia energética y que nos ayudan a ahorrar el consumo de las facturas. Por ello, lo más probable es que decidamos cambiar a una bomba de calor nueva antes de que la vida de la actual finalice. Otro aspecto a tener en cuenta antes de cambiar a una bomba de calor para no tener que pasarnos a otro sistema de calefacción, es que con la instalación de tipo mural, suele darse la llamada sensación de pies fríos. Puesto que el aire caliente es más ligero que el aire frío, este tiende a subir hacia el techo. De esta forma, podemos notar la estancia caliente, pero sin embargo sentir que el suelo está frío. La solución está en instalar un aparato a menor altura, o un modelo de suelo, en lugar de la instalación mural.

Por otra parte, cambiar a una bomba de calor es adecuado cuando las temperaturas no son excesivamente frías. ¿Y por qué? Pues porque aquí es donde encontramos uno de los inconvenientes de las bombas de calor. Cuando la temperatura ambiente es muy baja, es decir, inferior a los 5º, la unidad exterior se cubrirá de escarcha y hará que el funcionamiento se detenga durante un período de tiempo no excesivamente largo, pero disminuyendo el confort del usuario. Durante este, no tendremos calefacción en el interior de la vivienda. No es necesario realizar ningún mantenimiento de una bomba de calor cuando esto sucede, ya que el funcionamiento se retomará cuando se haya deshecho el hielo en su interior.


Estas pensando en cambiar tu sistema de calefacción o instalarte un nuevo sistema de calefacción, pues nosotros te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

Volver al menú de contenidos

Mantenimiento de una bomba de calor: ¿qué se necesita hacer?

Para el mantenimiento de una bomba de calor, no es necesario realizar controles de gran complejidad. Aunque pueda parecernos por desconocimiento que estos sistemas requieren un control exhaustivo, lo cierto es que sus cuidados son bastante sencillos. Solo es necesario realizar el mantenimiento de una bomba de calor con regularidad para no afectar a su rendimiento. Los circuitos de refrigeración van completamente sellados, de esta manera no se producen fugas ni es necesario rellenar el circuito de gas. En el caso de que se produzcan fugas de gas, es debido a que se ha generado algún poro por donde de escapa el gas, producido por oxidación, o algún golpe que ha sufrido alguna parte del circuito. El mantenimiento de una bomba de calor comienza con la limpieza de los filtros. Si estos están sucios, la bomba empezará a perder eficacia al calentarse, y tendremos que esperar más tiempo para que la vivienda alcance la temperatura deseada.

Esta limpieza podemos realizarla nosotros mismos sin tener que acudir a un profesional. Basta con extraer el filtro del aparato y lavarlo con agua o utilizar una aspiradora. Una vez que se haya secado completamente, lo colocaremos en la unidad interior. La frecuencia para este mantenimiento de una bomba de calor es de una o dos veces al año. Por ejemplo, al comienzo de cada temporada, es decir, en invierno y en verano. Para la unidad exterior, el mantenimiento de una bomba de calor debe llevarlo a cabo un experto. Además de verificar que no hay anomalías, se comprobará que no haya restos de hojas u otros residuos que puedan dificultar su funcionamiento. Si vivimos cerca de la costa, el mantenimiento de una bomba de calor debe ser más frecuente, ya que el salitre del mar se acumula en algunos componentes y puede llegar a afectar a su funcionamiento, además de acelerar la oxidación de todos los componentes, lo que puede provocar algunas averías. Por último, un profesional deberá revisar los circuitos hidráulicos.

Volver al menú de contenidos

Beneficios de cambiar una bomba de calor no inverter a inverter

Una bomba de calor inverter significa que en su propio funcionamiento regula el compresor del equipo, de manera que puede trabajar con una velocidad progresiva, evitando arranques y paradas bruscas. De este modo, se evitan las paradas y los arranques continuos para buscar la temperatura adecuada, y que provocan consumos eléctricos más elevados. El compresor se encarga de comprimir el gas refrigerante, que es el que permite que pueda producirse una transferencia de calor de una parte a otra. El compresor aumenta la presión de aquel, y al pasar al condensador, se convierte en un líquido. En el sistema inverter hay dos cámaras de compresión fijas, cada una con un rodillo. Ambos van sobre el mismo eje y están diametralmente opuestos. Así se logra un perfecto equilibrio de tensiones sobre los ejes, y se evitan las vibraciones.

Los beneficios de cambiar a una bomba de calor de tipo inverter son varios. Principalmente es el ahorro que puede llegar hasta el 40% del consumo eléctrico, simplemente al regular la frecuencia de funcionamiento del compresor. La eficiencia energética también se ve aumentada con este tipo de sistema. Gracias a él, la bomba puede trabajar hasta temperaturas de 15º bajo cero. Con las tradicionales, cuando se llega a los 0º suelen dejar de funcionar. Logramos así mantener una temperatura estable en el interior de la vivienda al no haber paradas. Por último, además de no existir casi ruido, podemos alargar la vida útil de la bomba de calor. Como desaparecen los arranques continuos, el desgaste es menor. No obstante, aún así debemos realizar el mantenimiento de una bomba de calor normal. En conclusión, cambiar a una bomba de calor es una decisión acertada si buscamos una buena eficiencia y un consumo moderado.

Volver al menú de contenidos

Cambiar caldera de gasoil por bomba de calor aerotérmica

En el siguiente cuadro exponemos algunas diferencias entre un equipo de aire acondicionado (Bomba de Calor) y una instalación de calefacción por caldera de Gasóleo y Radiadores o suelo radiante.

Caldera de gasoil

Bomba de calor

✓ Consumo de 0,106 €/kWh. Gasóleo a 1,06 €/L.

✓ Consumo mas bajo 0,0457 €/kWh. Energía eléctrica ronda 0,16 €/kWh.

✓ Utiliza combustibles fósiles.

✓ Utiliza energías renovables y eléctrica.

✓ Mantenimiento frecuente y certificado de prueba de combustión.

✓ El mantenimiento es sencillo.

✓ Produción de calor inmediato

✓ Calentamiento mas lento al inicio

✓ Necesitan una instalación compleja y costosa.

✓ La instalación es sencilla y el precio más asequible.

Artículos relacionados que te pueden interesar: